Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿No impresiona a los tunecinos la escalada de poder de Kais Saied?

Un grupo de personas se reúne frente al Teatro Municipal para protestar contra el presidente tunecino Kais Saied en Túnez, el 15 de mayo de 2022. [Yassine Gaidi - Agencia Anadolu].

El presidente de Túnez, Kais Saied, sigue adelante, a veces con una aparente fuerza, a pesar de todos los rechazos y desprecios que ha recibido últimamente de distintos sectores políticos del país. Su próximo paso previsto es que los tunecinos acudan a las urnas para celebrar un referéndum sobre una nueva constitución. El 25 de julio, aniversario de la toma de poder del Sr. Saied en 2021, los votantes tendrán que responder a una sola pregunta: ¿aprueba usted la nueva constitución? El documento en sí aún no se ha redactado y publicado para que la gente lo estudie.

Hacer las cosas a la inversa, celebrando un referéndum sobre algo que aún está por escribir, es una forma clara del Presidente de medir el estado de ánimo de la población antes de seguir adelante con algo concreto. Pero también es una maniobra política arriesgada, ya que podría salirle el tiro por la culata si los tunecinos rechazan la idea en sí, un resultado poco probable, aunque es difícil de asegurar. Si las cosas van según su plan, Túnez tendrá una nueva constitución para lo que el presidente llama "nueva república". Ésta sustituirá al documento de 2014 aprobado por la mayoría de los tunecinos en octubre de ese año.

Como preparación, el presidente disolvió la comisión electoral del país y la volvió a montar a su gusto nombrando a Farouk Bouasker como su jefe, junto con otros siete miembros, la mayoría de los cuales han sido miembros del organismo disuelto.

La ironía aquí es que ha acusado repetidamente a la Comisión de no ser independiente -difícil de corroborar esta acusación ya que fue elegido Presidente bajo la misma comisión que acaba de disolver.

Desde julio, el Sr. Saied ha estado dirigiendo el país mediante decretos, sin el debido proceso democrático, en lo que los opositores describen como un golpe de estado contra el Estado, que según él está a salvo de la desintegración.

LEER: El principal sindicato de Túnez declara una huelga general el 16 de junio

Si la votación de julio resulta favorable a la nueva constitución, eso allanaría el camino para su siguiente paso, que es reestructurar todo el sistema político del país mediante la celebración de elecciones legislativas basadas en la nueva constitución el 25 de diciembre. Esto enterraría, de una vez por todas, la Constitución de 2014, a la que Saied y muchos tunecinos culpan de los males del país, en particular las disputas políticas entre partidos durante la mayor parte de los años anteriores, que llevaron al país a un punto muerto.

Saied sigue siendo popular, lo que le permite desmantelar lo que suele describir como un proceso democrático "corrupto" en Túnez, que en su día se consideró la joya de la llamada "primavera árabe", que expulsó del poder al ex presidente Ben Ali en un levantamiento en enero de 2011. La mayoría de los avances democráticos conseguidos tras ese levantamiento se están revirtiendo o dejando de lado.

Saied ha ido creando, poco a poco, un impulso político y social para apoyar su revisión del sistema político de cara a la victoria "definitiva" en diciembre con un objetivo: recuperar el sistema presidencialista que ha dominado la vida en Túnez desde la independencia, un sistema en el que el presidente, y no el primer ministro, goza de poderes ejecutivos más fuertes y amplios.

Desconocido hasta ahora y sin experiencia política, el Presidente ha sido cuidadoso y excesivamente cauto en su empeño por dar la vuelta a la pirámide del poder. Por ejemplo, nunca reveló del todo su verdadero plan político y llegó a la Presidencia sin ningún partido político ni ningún manifiesto político claro que explicara su programa. Una vez en el poder, solía tantear las turbias aguas políticas anunciando una idea más bien populista y se sentaba a escuchar la reacción del público en busca de señales de aprobación. Mantuvo su contacto directo con la gente del país visitando los lugares de trabajo, reuniéndose con la gente en las calles y adoptando un lema bastante popular, que se hace eco en gran medida de la revuelta de 2011, "la gente quiere..." como su única agenda. Su índice de aprobación ha bajado a solo el 23,2% en febrero pasado, pero no parece molestarle.

La mayoría de los partidos políticos se han mostrado, hasta ahora, críticos con lo que llaman el "golpe" de Saied, que ha supuesto la prohibición de casi todos ellos, aunque de forma implícita. Han sido marginados de cualquier consulta sobre cualquiera de los decretos del Presidente, empezando por la suspensión del Parlamento democráticamente elegido el año pasado.

Desde ayer, los principales partidos políticos han formado lo que llaman "Frente de Salvación Nacional" para contrarrestar su "proyecto populista", al que acusan de querer "destruir las instituciones del Estado". La nueva alianza política, dirigida por el veterano político Ahmed Najib Chabi, incluye al Movimiento En-Nahda, el partido con mayoría en el Parlamento disuelto.

LEER: Un tribunal tunecino impone la prohibición de viajar al presidente del Parlamento, Rached Ghannouchi

En otro desplante a Saied, la poderosa Unión General del Trabajo de Túnez (UGTT), que antes parecía apoyar al Presidente, ha decidido boicotear su propuesta de "consulta nacional", acusando al Presidente de actuar unilateralmente. En una nueva escalada, el sindicato ha convocado una huelga general para el 15 de junio, lo que supone una mayor presión sobre el gobierno en un momento de graves tensiones financieras.

Los problemas acumulados por Túnez siguen siendo, en su mayoría, económicos, con su sector turístico, principal generador de divisas, muy afectado por la pandemia del COVID-19 y la inestabilidad política. El desempleo se sitúa en el 16,1%, mientras que a los tunecinos de a pie les resulta difícil llegar a fin de mes, sobre todo después de que la guerra en Ucrania presionara aún más los precios mundiales de las materias primas, haciendo que los precios al consumo fueran muy elevados. El país importa alrededor del 80% de su trigo de Ucrania, Rusia y Europa. En 2020, el total de las importaciones de trigo costó al Tesoro unos 476 millones de dólares, mientras que la previsión para 2022/2023 prevé un aumento de las importaciones, ya que la incertidumbre política en el país hace que los agricultores sean más cautelosos y se muestren más reacios al riesgo, sembrando menos tierra de lo que suelen hacer. Esto supondrá un mayor gasto de divisas en importaciones en un momento en el que son más necesarias.

Los intentos de desbloquear un préstamo de unos 4.000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional no han logrado hasta ahora ningún acuerdo. El principal obstáculo parece ser la profundidad de las exigencias de reforma que puede permitirse el país. Para aprobar cualquier reforma difícil, el Fondo podría exigir que el gobierno necesite el apoyo de la UGTT para vender, lo que sería una píldora difícil de tragar.

Es probable que cualquier reforma incluya el fin de las subvenciones a ciertos productos básicos y la limitación de los salarios del sector público. Pero la UGTT ya ha pedido al gobierno una subida salarial para contrarrestar el aumento de la inflación, que se situó en el 7% el pasado mes de abril, y ha reforzado sus reivindicaciones con la huelga general de mediados de junio.

Será interesante ver cómo le va a la "nueva república" del Sr. Saied, tras el referéndum previsto para julio. Sin embargo, es difícil ver cómo podría prevalecer el Presidente cuando, hasta ahora, no ha conseguido aliviar las dificultades económicas que su base política ha estado buscando. Irónicamente, la "nueva república" no es más que una vuelta a un sistema político ya rechazado.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónSmall SlidesTúnez

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines