Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Después de Irak, ¿quién será el siguiente en criminalizar los lazos con Israel? ¿Argelia o el gobierno hutí de Yemen?

Un guardia de seguridad iraquí camina por el exterior del edificio del parlamento en Bagdad mientras la votación programada para elegir al presidente de la república fue pospuesta indefinidamente después de que la mayoría de los principales bloques políticos boicotearan la sesión parlamentaria el 7 de febrero de 2022. [SABAH ARAR/AFP vía Getty Images]

La semana pasada, el Parlamento iraquí aprobó una nueva ley que penaliza la normalización con Israel, convirtiéndose en el primer país árabe que prohíbe formalmente la normalización con Israel. La moción fue descrita en una declaración como "un verdadero reflejo del pueblo". La medida ha suscitado reacciones encontradas, con Irán alabando la decisión e Israel condenándola.

En medio de la creciente normalización de los lazos con Israel respaldada por Occidente en la región, otros dos Estados árabes podrían seguir pronto a Bagdad: Argelia y Yemen. Esto es de esperar, ya que también son algunos de los países más coherentes y acérrimos pro-palestinos y, al igual que la de Irak, la legislación también reflejará los fuertes sentimientos anticoloniales de ambas sociedades.

Argel acogerá la cumbre de la Liga Árabe el próximo mes de noviembre (estaba prevista para marzo, pero se volvió a aplazar tras dos años de cancelaciones relacionadas con la pandemia). En diciembre, antes del entonces próximo evento, el presidente Abdelmadjid Tebboune, (que en 2019, poco después de ser elegido dijo que la causa palestina es una cuestión constante de la política exterior de Argelia) prometió 100 millones de dólares en ayuda a Palestina, "de acuerdo con la historia revolucionaria de Argelia y el compromiso de todo el pueblo argelino de apoyar la justa causa palestina en todas las circunstancias".

En cuanto a la organización de la cumbre por parte de Argelia, Tebboune también declaró que Argelia tiene la intención de "poner la causa palestina en el centro de este importante evento".

El gobierno de facto de Yemen dirigido por los Houthi, el Gobierno de Salvación Nacional (GNS) con sede en la capital, Saná, es también un firme defensor de la causa palestina y decididamente antisionista. El mes pasado, el primer ministro, Dr. Abdulaziz Bin Habtour, sostuvo que Palestina era, y sigue siendo, "la cuestión central de la Ummah musulmana". Hizo estos comentarios antes de la Conferencia sobre Palestina que se celebró durante el mes de Ramadán, afirmando que "a través de esta conferencia, reafirmamos nuestra oposición a la normalización entre algunos regímenes árabes y el enemigo sionista".

LEER: La selección argentina de fútbol cancela el partido contra Israel

El 17 de mayo, un grupo de legisladores argelinos presentó un proyecto de ley destinado a penalizar toda forma de normalización con el Estado de ocupación, incluidos los viajes y los contactos directos e indirectos. El proyecto de ley fue presentado por el Movimiento de la Sociedad por la Paz, un partido islamista vinculado a los Hermanos Musulmanes que forma el mayor bloque de la oposición en el Parlamento.

El proyecto de ley, que contiene siete artículos destinados a penalizar la "normalización con la entidad sionista", debe obtener primero la mayoría (50+1) de la primera cámara del Parlamento antes de ser remitido a una segunda cámara para su aprobación definitiva. El documento sigue siendo revisado por la primera cámara y la Oficina de Iniciativas Parlamentarias de la Asamblea Nacional Popular.

El domingo se informó de que la legislatura de Saná está preparando un proyecto de ley similar que prohibirá toda forma de normalización con Israel, que ha usurpado tierras árabes palestinas y sirias. El primer ministro Habtoor fue citado por Al-Masirah diciendo: "Estamos al lado de la nación palestina y de su lucha frente a las amenazas israelíes contra el complejo de la mezquita de Al-Aqsa y la ciudad ocupada de Al-Quds".

Habtoor añadió que las frecuentes y descaradas provocaciones en el recinto de Al-Aqsa y sus alrededores son un intento de los israelíes de "ilustrar su dominio" tras sus numerosos acuerdos de normalización con otros Estados árabes.

El lunes se informó de que el proyecto de ley ha sido remitido a la Comisión Especial del Parlamento para su estudio y se votará una vez aprobado el proyecto definitivo. El vicepresidente del Parlamento, Abdulsalam Hashoul, fue citado diciendo: "Queremos una ley estricta que convenga al pueblo yemení y refleje la posición yemení frente al enemigo sionista, que es en lo que estamos trabajando actualmente".

OPINIÓN: Los asesinatos selectivos de Israel deberían ser parte de la denuncia de su violencia

Aunque ni Argelia ni Yemen tienen lazos diplomáticos con Tel Aviv, la presión para criminalizar el hecho de tener relaciones con Israel también puede estar vinculada a preocupaciones legítimas de seguridad.

El vecino de Argelia, Marruecos, fue uno de los cuatro Estados árabes, junto con Sudán, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, que se adhirieron a los Acuerdos de Abraham, negociados por Estados Unidos; de hecho, el Reino restableció sus vínculos diplomáticos. El cuarteto se une a Egipto y Jordania, que mantienen acuerdos de paz y relaciones con Israel desde hace tiempo. Desde hace décadas existe una rivalidad entre los dos países norteafricanos por la cuestión del disputado Sáhara Occidental, que es reclamado por Rabat mientras que el movimiento independentista saharaui, el Frente Polisario, es apoyado por Argelia.

Parte del acuerdo de paz entre Marruecos e Israel implicaba el reconocimiento por parte de Estados Unidos de la reivindicación de Rabat de la soberanía sobre el Sáhara Occidental, lo que elevó aún más las tensiones con Argelia, lo que llevó a esta última a romper los lazos con Rabat el año pasado alegando "acciones hostiles" por parte de su vecino. Una cooperación militar más estrecha entre Marruecos e Israel empujará inevitablemente a Argelia a criminalizar los lazos con Israel, pero también la acercará probablemente al Eje de la Resistencia liderado por Irán, del que Sana'a ya forma parte.

Desde el punto de vista del GSN, se informa de que Israel ya está activo en la isla yemení de Socotra, controlada por los EAU, con acusaciones de que se está utilizando para establecer una base de espionaje en la región. Los recientes informes de que Arabia Saudí, que, junto con los EAU, ha estado librando una guerra contra Yemen durante los últimos siete años, pretende normalizar las relaciones con Israel supondrán, como es lógico, un grave problema de seguridad para Saná.

Argelia y Yemen, por lo tanto, cuentan con la voluntad popular y el apoyo de la gente que es abrumadoramente leal a la causa palestina detrás de sus legislaciones propuestas. Ambos países se verán aún más envalentonados por el movimiento de Irak, cimentando legalmente la política exterior establecida en la oposición y el desafío contra los gobiernos árabes alineados con Occidente y pro-sionistas. Sin embargo, estos acontecimientos tendrán también una dimensión de seguridad y, por tanto, racional, y serán propensos a polarizar la región en general entre los ejes de la normalización y la resistencia.

LEER: Israel es un Estado de apartheid, jurídica, política y moralmente", concluye una conferencia histórica

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakIsraelOriente MedioPalestinaRegiónYemen

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines