Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel es un Estado de apartheid, jurídica, política y moralmente", concluye una conferencia histórica

El director del Foro Al-Sharq, Wadah Khanfar, habla sobre su amigo el periodista saudí Jamal Khashoggi en Londres el 29 de octubre de 2018 [Jehan Alfarra/Monitor de Oriente].

El ex director de Al Jazeera, Wadah Khanfar, ha criticado a los principales medios de comunicación occidentales por no informar honestamente sobre la brutal realidad de la ocupación ilegal de Israel. En una conferencia histórica celebrada ayer en Londres, junto a un grupo de representantes de los principales grupos de derechos humanos, Khanfar rindió homenaje a la periodista Shireen Abu Akleh, asesinada por un francotirador israelí, e instó a los principales medios de comunicación a informar con honestidad sobre la "verdad desnuda del régimen de apartheid que deshumaniza a los palestinos". El asesinato de Abu Akleh es un "punto de inflexión", dijo Khanfar, que se incorporó a Al Jazeera al mismo tiempo que la periodista asesinada.

Khanfar fue uno de los seis oradores del acto organizado por el Centro Internacional de Justicia para los Palestinos. Los otros cinco invitados eran representantes de Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Al Haq, B'Tselem y Democracy in the Arab World Now (DAWN). Todos ellos declararon recientemente que Israel está cometiendo los crímenes del apartheid y participaron en el acto titulado: Respondiendo al Apartheid en Israel y en los Territorios Palestinos Ocupados: la obligación del Reino Unido según el Derecho Internacional.

Ahora presidente del Foro Al Sharq, este hombre de 53 años acusó a los principales medios de comunicación de ser cómplices de un encubrimiento para ocultar la realidad del régimen de apartheid israelí bajo "capas de mentiras, fabricación y ofuscación". Los representantes del grupo de derechos humanos explicaron por qué se acusa a Israel del crimen de apartheid. En resumen, hay tres componentes en la designación de apartheid según el derecho internacional: la existencia de un régimen de dominación racial desde el río hasta el mar en la Palestina histórica; el uso de la violencia para mantener y preservar ese régimen y la intención de preservar un régimen de dominación racial. El consenso entre los principales grupos de derechos humanos es que Israel cumple las tres condiciones.

Khanfar predice que la poderosa imagen del funeral de Abu Akleh resultará ser un momento crucial para derrotar al régimen de apartheid de Israel, del mismo modo que el funeral del miembro del Congreso Nacional Africano y activista antiapartheid asesinado, Ashley Krielas. La imagen de un policía intentando retirar la bandera del CNA que cubría el féretro de Kriel durante su funeral en 1987 en Langa Township, Ciudad del Cabo, se convirtió en un poderoso símbolo de resistencia que condujo a la liberación del difunto Nelson Mandela. La bandera del CNA era ilegal bajo el régimen sudafricano de los blancos, del mismo modo que la bandera de Palestina está proscrita bajo el régimen del apartheid israelí.

Apelando a los periodistas para que pongan fin a su deshumanización de los palestinos, Khanfar les instó a estar a la altura de las normas morales y defender la integridad de su posición. "¿Quién puede pedirles cuentas?", se preguntó retóricamente Khanfar, hablando de la "impunidad mortal" de la que goza Israel. "La hegemonía occidental creó la impunidad de Israel... Israel es un Estado de apartheid legal, político y moral".

Khanfar se centró en un horizonte más amplio y arremetió contra los llamados "Acuerdos de Abraham". Mencionó su última aparición en el mismo lugar de Londres para hablar en un acto organizado por MEMO para conmemorar el asesinato de Jamal Khashoggi. En los cuatro años transcurridos entre el asesinato del periodista saudí y el de Abu Akleh, se ha consolidado una "alianza de régimen autoritario y régimen de apartheid", dijo Khanfar. Buscan "dominar, sofocar y subyugar todos los llamamientos a la democracia", advirtió, al tiempo que subrayó la necesidad de formar un "frente internacional para desafiar la alianza autoritaria y de apartheid".

LEER: La selección argentina de fútbol cancela el partido contra Israel

El tema común en las observaciones de los seis principales oradores fue la impunidad de Israel. A pesar del consenso entre los principales grupos de derechos humanos, los gobiernos occidentales se han mostrado reacios -si no hostiles- a sus conclusiones. Sin embargo, ninguno ha discutido los hechos de los informes ni ha explicado por qué impugna la conclusión. Selma Dabbagh, directora de operaciones del ICJP, hizo de la impunidad el tema de su discurso de apertura. "Si la ley es lo suficientemente fuerte para defender a los palestinos, es lo suficientemente fuerte para defender a cualquiera", dijo Dabbagh. Los seis oradores consideraron que poner fin a la ocupación ilegal y al régimen de apartheid de Israel es una importante prueba de esfuerzo para la comunidad internacional.

El director ejecutivo de B'Tselem, Hagai El-Ad, comenzó la primera de las seis presentaciones principales. Habló de los hechos y circunstancias que llevaron al grupo de derechos a designar a Israel como un Estado de apartheid. "No hay un solo centímetro cuadrado en el que judíos y palestinos sean iguales", dijo El-Ad, describiendo el régimen de apartheid de Israel. "La política de supremacía judía está en todas partes", continuó, explicando que en el territorio entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, conocido como la Palestina histórica, existe una "realidad de un solo Estado controlado por un solo régimen", que, subrayó, está cometiendo el delito de apartheid.

¿Cuál es la responsabilidad de los gobiernos cuando un país viola un principio fundamental del derecho internacional conocido como norma imperativa? Solomon Sacco, de Amnistía Internacional, ofreció una respuesta. Explicó que, cuando un país viola una norma imperativa, como por ejemplo mediante la práctica de la matanza, el genocidio, la tortura y el apartheid, tiene la obligación de actuar. No se permite ninguna excepción, y los Estados están obligados a poner fin a su apoyo a un gobierno acusado de violar normas imperativas. Sacco hizo un llamamiento a todos los Estados para que cumplan la obligación que les impone el derecho internacional, y no sean cómplices del mantenimiento de un régimen que comete el crimen del apartheid.

Nuestros gobiernos no sólo están incumpliendo las normas imperativas del derecho internacional al seguir comerciando con Israel, sino que están socavando su propia identidad democrática liberal para preservar los vínculos con el Estado del apartheid, sugirió Sarah Leah Whitson, directora ejecutiva de DAWN. A pesar de que los hechos, la ley y la opinión pública convergen en la práctica del apartheid por parte de Israel, los gobiernos occidentales están aprobando leyes antiliberales y poniendo en peligro el principio básico de la libertad de expresión al tratar de silenciar a los críticos de Israel, explicó Whitson.

"Reino Unido y Estados Unidos deben elegir entre preservar los intereses de Israel o los de nuestros propios ciudadanos", dijo Whitson, advirtiendo de la amenaza que supone la controvertida definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto (IHRA). Varios partidos políticos y gobiernos han adoptado la definición. Siete de los once ejemplos de la IHRA confunden las críticas a Israel con el racismo antijudío. Los críticos, entre ellos su principal redactor, han dicho que la adopción de la definición de la IHRA tendrá un efecto amedrentador sobre la libertad de expresión. "¿Cuál es el coste de defender el apartheid israelí?", preguntó Whitson. ¿Qué dice de un régimen, si los llamamientos a la igualdad de derechos provocan un "terremoto en Israel"?

Para el director de Israel y Palestina de Human Rights Watch, Omar Shakir, los informes son el punto de partida de un largo proceso para derribar el régimen de apartheid israelí. "Estamos en un momento único en la historia de Israel y Palestina", dijo Shakir. "Los grupos de derechos y la sociedad civil mundial tienen una evaluación clara y comparten la misma determinación". Acabar con el régimen de apartheid israelí empieza por reconocer a Israel como lo que es, y por nombrar los crímenes con honestidad y diagnosticar el problema correctamente, explicó Shakir. "Una ocupación de 55 años no es temporal. La negación de derechos no es simplemente una ocupación. La represión estructural no es un conflicto", dijo Shakir. "Un sistema único diseñado para privilegiar a unos sobre otros, junto al apartheid, no es una democracia". Shakir enumeró a los principales líderes mundiales, a los miembros de la Knesset israelí y a cientos de políticos europeos que han advertido sobre el deslizamiento de Israel hacia el apartheid. Ya hemos pasado ese momento, dijo Shakir, y añadió que la "hoja de parra" de las fallidas conversaciones de paz no ha servido para nada durante décadas, salvo para enmascarar el crimen de apartheid cometido por Israel.

El apartheid es sólo uno de los muchos crímenes que Israel ha cometido durante décadas en su toma de posesión de Palestina, argumentó Shawan Jabarin, director ejecutivo de Al-Haq. Afirmó que, además del crimen de preservar y mantener un Estado racista que busca la supremacía judía, la limpieza étnica y el colonialismo de los colonos contra la existencia palestina son otras violaciones del derecho internacional por parte de Israel. Dijo que el Reino Unido, al haber emitido la Declaración Balfour, tiene la "obligación histórica" de ayudar a los palestinos a combatir el régimen de apartheid.

LEER: Los asesinatos selectivos de Israel deberían ser parte de la denuncia de su violencia

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines