Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Malí se ha convertido en otro frente de la guerra entre Rusia y la OTAN en Ucrania

Unos manifestantes sostienen una pancarta en la que se lee "Gracias Wagner", el nombre de la empresa de seguridad privada rusa presente en Malí, durante una manifestación organizada por la plataforma panafricanista Yerewolo para celebrar el anuncio de Francia de retirar las tropas francesas de Malí, en Bamako, el 19 de febrero de 2022 [FLORENT VERGNES/AFP vía Getty Images].

La distancia entre Ucrania y Mali se mide en miles de kilómetros, pero la distancia geopolítica es mucho más cercana. Tan cercana, de hecho, que parece que los conflictos en curso en ambos países son el resultado directo de las mismas corrientes geopolíticas y de la transformación en curso en todo el mundo.

Después de que el gobierno de Malí acusara a las tropas francesas de llevar a cabo una masacre en el país de África Occidental, el 23 de abril el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso declaró su apoyo a los esfuerzos de Malí, presionando para que se lleve a cabo una investigación internacional sobre los abusos y masacres francesas en el país. "Esperamos que los responsables sean identificados y castigados con justicia", declaró el ministerio.

En su cobertura del conflicto en Malí, los medios de comunicación occidentales han omitido en gran medida las afirmaciones malienses y rusas sobre las masacres francesas; en cambio, dieron crédito a las acusaciones francesas de que las fuerzas malienses, posiblemente con la ayuda de "mercenarios rusos", han llevado a cabo masacres y han enterrado a los muertos en fosas comunes cerca de la base del ejército francés recientemente evacuada en Gossi, para culpar a Francia.

A principios de abril, Human Rights Watch pidió una investigación "independiente y creíble" sobre las matanzas, aunque negó ambas versiones. Sugirió que sí se había llevado a cabo una campaña sangrienta, dirigida principalmente a "islamistas armados" entre el 23 y el 31 de marzo.

Dejando de lado el encubrimiento de los medios de comunicación y la desinformación oficial, Malí ha sido escenario de un gran derramamiento de sangre en los últimos años, especialmente desde 2012, cuando una insurgencia militante en el norte amenazó con desestabilizar completamente un país ya inestable y empobrecido. La insurgencia tenía sus razones, entre ellas el acceso repentino a alijos de armas de contrabando procedentes de Libia tras la guerra de Occidente contra Trípoli en 2011. Miles de militantes que fueron expulsados de Libia durante la guerra y sus secuelas encontraron refugio en las regiones del norte de Malí, en gran parte sin gobierno.

LEER: Los rumores sobre la retirada de Rusia de Siria provocan la alarma en la región

Sin embargo, el éxito de los militantes -que lograron apoderarse de casi un tercio del país en sólo dos meses- no está totalmente vinculado a las armas occidentales. Grandes franjas de Malí han sufrido un prolongado abandono gubernamental y una pobreza extrema. Además, el ejército maliense, a menudo en deuda con intereses extranjeros, es muy odiado en estas regiones debido a sus violentas campañas y a sus horribles abusos de los derechos humanos. No es de extrañar que la rebelión del norte haya encontrado tanto apoyo popular en estas zonas.

Dos meses después de la rebelión tuareg en el norte, un oficial maliense y un contingente de soldados supuestamente descontentos derrocaron al gobierno elegido en Bamako, acusándolo de corrupción y de no haber frenado a los militantes. Esto allanó el camino para la intervención militar de Francia en su antigua colonia con el pretexto de "luchar contra el terrorismo".

La guerra francesa en Malí, que comenzó en 2013, fue desastrosa desde el punto de vista de los malienses. No estabilizó el país ni proporcionó un plan integral para pacificar el norte rebelde. Siguieron la guerra, las violaciones de los derechos humanos por parte de los propios franceses y más golpes militares, sobre todo en agosto de 2020 y mayo de 2021.

Sin embargo, su intervención fue fructífera desde el punto de vista de Francia. En cuanto las tropas francesas comenzaron a entrar en Malí, Francia empezó a reforzar su control sobre los países del Sahel, incluido Malí, lo que llevó a la firma de dos acuerdos de defensa, en 2013 y 2020. Ahí termina la "historia de éxito" francesa en África Occidental.

Aunque París consiguió atrincherarse más, no dio ninguna razón al pueblo o al gobierno de Malí para apoyar sus acciones. A medida que los franceses se involucraban más en la vida de los malienses, los ciudadanos de a pie de todo el país, del norte y del sur, los detestaban y rechazaban. Este cambio fue la oportunidad perfecta para que Rusia se ofreciera como alternativa a Francia y Occidente. La llegada de Rusia a este complejo escenario permitió a Bamako romper con su total dependencia de Francia y sus aliados occidentales de la OTAN.

Incluso antes de que Francia pusiera fin formalmente a su presencia en el país, las armas y los técnicos militares rusos estaban aterrizando en Bamako. Helicópteros de ataque, sistemas de radar móviles y otras tecnologías militares rusas sustituyeron rápidamente a las armas francesas. No es de extrañar que Malí votara en contra de la resolución de la Asamblea General de la ONU para suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos.

Como resultado de la guerra de Ucrania y de las sanciones occidentales que comenzaron a finales de febrero, Rusia ha acelerado su alcance político y económico, particularmente en el Sur Global, con la esperanza de disminuir el impacto de las sanciones internacionales lideradas por Occidente. En realidad, sin embargo, la búsqueda geopolítica de Moscú en África Occidental comenzó antes del conflicto de Ucrania, y el apoyo inmediato de Malí a Rusia tras la guerra fue un testimonio del éxito de Moscú en la región.

Francia comenzó oficialmente su retirada de Malí el pasado mes de febrero, pero París y otras capitales europeas han sido cada vez más conscientes de lo que perciben como una "amenaza rusa" en África Occidental. Sin embargo, ¿cómo puede Occidente luchar contra esta amenaza, real o imaginaria, especialmente a la luz de la retirada francesa? Una de las opciones es una mayor desestabilización de Malí. Quizá no sea una coincidencia que Bamako declarara el 16 de mayo que había frustrado un golpe militar en el país, afirmando que los golpistas eran soldados "apoyados por un Estado occidental", presumiblemente Francia. Si el "golpe" hubiera tenido éxito, ¿significaría esto que Francia -u otro "país occidental"- estaba tramando el regreso a Malí a lomos de otra intervención militar?

Rusia, por su parte, no puede permitirse el lujo de perder a un valioso amigo como Malí en este momento crítico de aislamiento y sanciones occidentales. En efecto, esto significa que Malí seguirá siendo el escenario de una guerra fría geopolítica que podría durar años. El vencedor de esta guerra podría reclamar todo el África Occidental, que sigue siendo rehén de la competencia mundial más allá de las fronteras nacionales de la región.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaMaliRegiónRusiaUcrania
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines