Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El Estado delincuente de Israel tiene licencia para matar

El primer ministro israelí Naftali Bennett durante un panel organizado por la Universidad de Reichman el 23 de noviembre de 2021. [Oficina de Prensa del Gobierno israelí/Agencia Anadolu]

Israel se ha convertido en una ley para sí mismo y, a menos que la comunidad internacional se enfrente al Estado canalla, seguirá utilizando el mundo como su propio patio trasero para conspirar contra sus enemigos y matarlos. Esto quedó claro el domingo cuando el primer ministro israelí, Naftali Bennett, puso fin a las especulaciones sobre el asesinato en Teherán de un coronel del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica al jactarse públicamente de que "la inmunidad del régimen iraní se ha acabado". Sin embargo, la capacidad de su propio país para actuar con impunidad sigue siendo sólida. De forma vergonzosa.

Hasta que hizo su burla, Bennett, cuya oficina supervisa la agencia de inteligencia Mossad, se había negado a comentar el asesinato del coronel Hassan Sayad Khodaei a principios de este mes; fue asesinado a tiros al volante de su coche por dos personas en una moto en la capital iraní. Tel Aviv había acusado previamente a Khodaei, que servía en la Unidad 840 de la Fuerza Quds, de planear ataques contra sus ciudadanos en todo el mundo. Mientras señalan con el dedo a otros, Israel y sus partidarios ignoran el hecho de que el Estado ocupante de colonos ha llevado a cabo más de dos mil intentos de asesinato desde su sangrienta creación en la Palestina limpiada étnicamente hace 74 años.

No todos los complots de Israel han tenido éxito. He recordado este hecho cuando se acerca el 25º aniversario del intento de asesinato del líder político palestino Jaled Meshaal en Ammán, la capital de Jordania, a finales de este año. El audaz atentado contra el entonces jefe del Buró Político de Hamás, de 41 años de edad, desencadenó una disputa diplomática que amenazó con arruinar el recién firmado acuerdo de paz entre Jordania e Israel. La crisis terminó con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu haciendo una serie de humillantes concesiones.

LEER: Así es como Israel planea anexionarse la Cisjordania ocupada

Se dice que Netanyahu seleccionó personalmente a Meshaal de una lista de asesinatos de varios altos cargos de Hamás. En el atentado contra Meshaal participó un equipo del Mossad formado por seis miembros con pasaportes canadienses falsos. El plan consistía en asesinar al líder exiliado de Hamás utilizando una toxina letal sin dejar ningún rastro. En teoría, tras la administración de la toxina mediante un spray, Meshaal seguiría el resto del día con normalidad y luego, cuando el cansancio le venciera, se echaría una siesta, de la que nunca despertaría.

El jefe del Buró Político de Hamás, Jaled Meshaal, habla durante una conferencia en la capital qatarí, Doha, el 1 de mayo de 2017 [KARIM JAAFAR/AFP vía Getty Images].

El día del asesinato, dos de los seis agentes se pusieron en posición para suministrar la dosis letal de la toxina de fentanilo cuando Meshaal llegara a su oficina. Los otros cuatro agentes del Mossad debían actuar como conductores en la huida y vigías. Los agentes administraron la toxina mediante un dispositivo de aerosol dirigido a la oreja de Meshaal, pero cuando huían del lugar uno de sus guardaespaldas les persiguió y venció a los asesinos en un combate cuerpo a cuerpo.

La operación fallida fue un revés, pero evidentemente no fue un factor de disuasión. Desde entonces, el llamado "Equipo Cesárea" de élite del Mossad se ha embarcado en muchos más asesinatos patrocinados por el Estado. La mayoría han tenido éxito, pero en enero de 2010 surgieron detalles increíbles de una operación de un escuadrón de 30 personas en Dubai para matar a otro miembro de alto rango de Hamás.

Aunque lograron matar a Mahmoud Al-Mabhouh, un líder de Hamás cuyo nombre en clave dentro del Mossad era "Pantalla de Plasma", un vídeo de sus movimientos fue publicado en Internet para que todo el mundo lo viera. El Equipo Cesárea está entrenado para realizar asesinatos globales, sabotajes y penetración en instalaciones de alta seguridad. A pesar de su reputación como unidad de élite, éste era el segundo intento de matar a Al-Mabhouh. En un viaje anterior a Dubai, dos meses antes, en noviembre de 2009, el mismo equipo trató de envenenarlo untando una toxina mortal en los accesorios de su habitación de hotel, de la misma manera que los agentes rusos utilizaron el envenenamiento Novichok para tratar de asesinar al agente doble ruso Sergei Scribal y a su hija, Yulia, en su casa de Salisbury.

LEER: ¿Ha llegado el momento de hacer política con Hamás?

El domingo, en declaraciones transmitidas a sus ministros, Bennett -sin una pizca de ironía- acusó a Irán de atentar repetidamente contra los intereses israelíes. "Durante décadas, el régimen iraní ha practicado el terrorismo contra Israel y la región por medio de apoderados, emisarios, pero la cabeza del pulpo, el propio Irán, ha gozado de inmunidad", dijo Bennett. "Como hemos dicho antes, la era de la inmunidad del régimen iraní ha terminado. Los que financian a los terroristas, los que arman a los terroristas y los que envían a los terroristas pagarán todo el precio".

El New York Times informó de que Israel había informado al gobierno de Biden de que había matado al coronel como advertencia a Teherán para que pusiera fin a las operaciones de una unidad militar encubierta a la que pertenecía el oficial.

Rory Cormac, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Nottingham, está especializado en inteligencia secreta y operaciones encubiertas. En su libro más reciente escribe que en noviembre de 2020 Israel utilizó una ametralladora robótica controlada por satélite y dirigida por inteligencia artificial para asesinar a Mohsen Fakhrizadeh, un alto científico nuclear militar iraní.

Ese mismo año, el 3 de enero, el poderoso general iraní Qasem Soleimani fue asesinado cuando aviones no tripulados estadounidenses dispararon misiles Hellfire contra su comitiva cuando iba a reunirse con el primer ministro iraquí en Bagdad. Y en un asesinato fallido unos meses después, Alexei Navalny, el rival político ruso de Vladimir Putin, enfermó violentamente en un vuelo tras ser envenenado con Novichok. El mortal agente nervioso ruso se había aplicado en su ropa interior en una habitación de hotel, pero no había logrado penetrar completamente en su piel como estaba previsto.

En su nuevo libro, que sale a la venta en junio, How To Stage A Coup, Cormac dedica un capítulo a la historia de los asesinatos sancionados por el Estado, en el que escribe: "A lo largo de los años, los estadounidenses han recurrido a la pasta de dientes envenenada, a las escafandras forradas de veneno y, lo más famoso, a los puros explosivos. Mientras tanto, los israelíes han lanzado más de dos mil operaciones de asesinato. Los métodos incluyen francotiradores, coches bomba, paquetes bomba, explosivos ocultos en un teléfono y veneno. No siempre tuvieron éxito".

Y concluye: "Una vez que los líderes -y a menudo son los líderes políticos y no los de los servicios de inteligencia- se ponen de acuerdo para que un objetivo muera, la pregunta es: ¿cómo diablos esperan salirse con la suya?"

Es una pregunta interesante, pero que nunca preocupa a Israel, que se ha convertido realmente en una ley en sí misma. Gracias a la incapacidad y falta de voluntad del resto de la comunidad internacional para actuar, el Estado canalla se sale con la suya, literalmente, una y otra vez.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines