Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El mito de Davos: Pobreza sin cambios y cambio climático

El canciller alemán Olaf Scholz (d) junto al fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial Klaus Schwab en la reunión anual del Foro Económico Mundial (FEM) en Davos el 26 de mayo de 2022 [FABRICE COFFRINI/AFP via Getty Images].

La principal conclusión de la conferencia de Davos de este año fue expresada de la mejor manera por el senador independiente de Vermont y ex candidato presidencial de EE.UU., Bernie Sanders, cuando dijo: "Los oligarcas festejan y los pobres sufren". Mientras que algunos multimillonarios, como Bill Gates y Elon Musk, se han centrado en las soluciones tecnológicas impulsadas por los flujos de capital privado, sin cuestionar el papel que desempeña la desigualdad a la hora de limitar la capacidad de los gobiernos para responder al cambio climático en aras del interés público, Sanders destacó la desigualdad de la riqueza que se exhibió en el Foro Económico Mundial.

"Los oligarcas de Davos se divierten, los pobres sufren. Mientras que 260 millones de personas en todo el mundo se verán probablemente abocadas a la pobreza extrema este año -tratando de sobrevivir con menos de 2 dólares al día-, más de 2.000 multimillonarios en todo el mundo se enriquecieron con 3,78 billones de dólares durante la pandemia", compartió en Twitter.

Mientras tanto, la pobreza y la inseguridad financiera están relacionadas con el cambio climático. Los tres suponen un gran obstáculo para una acción eficaz. Lo que hacen Leonardo DiCaprio, el Papa Francisco y el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la pobreza extrema y los derechos humanos, está relacionado, y está claro que no podemos resolver uno sin abordar el otro.

"Las comunidades más pobres del mundo suelen vivir en las tierras más frágiles, y a menudo están marginadas política, social y económicamente, lo que las hace especialmente vulnerables a los impactos del cambio climático." Por ejemplo, en Centroamérica, la sequía y el mal tiempo han hecho que miles de agricultores y sus familias, que viven junto a la reserva natural de la Laguna de Tisma, en Nicaragua, se dirijan al norte en busca de medios de supervivencia. Según el autor y periodista Todd Miller, que ha escrito un nuevo libro titulado "Storming the Wall: Climate Change, Migration, and Homeland Security", el cambio climático es un factor clave que obliga a las familias a huir de Centroamérica y México, y se prevé que las sequías mortales, los huracanes, las inundaciones y los desprendimientos de tierra se intensifiquen aún más en la región a medida que aumente el calentamiento global, lo que afectará especialmente a los pequeños agricultores.

LEER: Irán afirma que la política exterior de EE.UU. es "rehén" de Israel

Además, los ciudadanos temen que las nuevas políticas climáticas, como los impuestos sobre el carbono, aumenten sus facturas de energía, combustible y alimentos. Los trabajadores de las industrias que dependen del carbono temen, como es lógico, por sus puestos de trabajo, mientras que las grandes industrias energéticas obtienen beneficios día a día. Aunque los impuestos sobre el carbono son extremadamente aterradores para los ciudadanos, la aplicación de una política de impuestos sobre el carbono puede recaudar importantes ingresos para los países, si se aplica eficazmente.

La conferencia de Davos de este año ha puesto de manifiesto, con razón, los perjuicios económicos causados por la quema de combustibles fósiles. Entre las soluciones propuestas figura la necesidad de que los gobiernos utilicen, por ejemplo, los ingresos derivados de los impuestos sobre el carbono para reducir los impuestos sobre la renta de las personas físicas, compensar futuros déficits e invertir en energías limpias y en la adaptación al clima. Un ejemplo notable es la aplicación de un impuesto sobre el carbono en la provincia canadiense de Columbia Británica. En esta región, los impuestos sobre el carbono se aplican desde 2008, y se celebran en todo el mundo como un ejemplo de libro sobre la imposición del carbono en un actor subestatal, ya que cubre aproximadamente el 70% de las emisiones provinciales de gases de efecto invernadero (GEI). Los impuestos sobre el carbono podrían erradicar la pobreza luchando contra la desigualdad de la riqueza mediante políticas climáticas correctas, como ha demostrado la Columbia Británica de Canadá durante más de una década.

LEER: Presionados por el alto precio del petróleo, EE.UU. busca volver a la normalidad con Arabia Saudí

Mientras debatimos sobre la protección de los pobres a través de políticas climáticas eficaces, este año Davos volvió a poner de manifiesto una realidad inquietante: "la pobreza invariable y el clima cambiante". Oxfam Internacional nos recuerda que un individuo del 1% más rico de la población mundial utiliza 175 veces más carbono de media que alguien del 10% más pobre.

Está claro que los ricos que emiten mucho deben rendir cuentas por sus emisiones excesivas y la destrucción de la naturaleza de nuestras jóvenes generaciones, independientemente de dónde vivan, en el espacio o en las playas de Hawai. Sin embargo, es fácil olvidar que las economías en rápido desarrollo también albergan a la mayoría de las personas más pobres del mundo; y, aunque tienen que hacer su parte justa, son los países ricos los que deberían seguir liderando el camino. Por lo tanto, en lugar de financiar a los oligarcas, los países ricos deberían centrarse en cómo empoderar a los pobres, como señaló Sanders de forma inteligente en la semana de Davos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUOrganizaciones InternacionalesRegiónUN

Elif Selin Calik es periodista e investigadora independiente. Es colaboradora habitual de publicaciones en TRT World, Daily Sabah, Rising Powers in Global Governance y Hurriyet Daily News. Fue una de las fundadoras del Departamento de Noticias a Fondo de la Agencia de Noticias Anadolu y participó en la COP23 de las Naciones Unidas en Bonn como observadora. Tiene una maestría en Estudios Culturales de la Universidad Internacional de Sarajevo y una segunda maestría en Diplomacia Global de la SOAS, Universidad de Londres.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines