Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El gobierno escocés silencia a los palestinos

Manifestantes en solidaridad con el pueblo de Palestina en medio del conflicto en curso en Gaza el 16 de mayo de 2021 en Glasgow, Escocia [Jeff J Mitchell/Getty Images].

La Primera Ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, se enfrenta a una reacción violenta después de que un grupo de académicos palestinos criticara su decisión de adoptar la definición de trabajo de antisemitismo elaborada por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto, porque la definición contradice claramente una revisión de los delitos de odio encargada por su propio gobierno.

El gobierno de Holyrood tomó la decisión de seguir a Westminster en su adopción de la controvertida definición de antisemitismo de la IHRA, que incluye, como ejemplo, "negar al pueblo judío su derecho a la autodeterminación, por ejemplo, afirmando que la existencia de un Estado de Israel es un empeño racista".

Ahora el gobierno de Sturgeon se encuentra en la embarazosa posición de aceptar dos informes contradictorios que se contradicen abiertamente. Para colmo de males, los grupos internacionales de derechos humanos, así como un experto en derechos de la ONU, han declarado recientemente que Israel es un "Estado de apartheid".

El contenido de la definición de la IHRA choca con las conclusiones de Lord Bracadale, nombrado por los ministros escoceses en 2017 para dirigir la Revisión Independiente de la Legislación sobre Delitos de Odio. Un grupo de académicos palestinos se ha enfrentado ahora al gobierno de Sturgeon por esta clara contradicción.

LEER: Shireen Abu Akleh: occidente guarda un silencio vergonzoso, pero los periodistas no debemos hacerlo

Hace unos días se publicó en los medios de comunicación escoceses una carta abierta sobre el dilema al que se enfrentan los palestinos que viven en Escocia y que acusan al gobierno de Holyrood de amordazarlos efectivamente para que no hablen de la limpieza étnica de Palestina durante y desde la Nakba.

"Como palestinos en Escocia sentimos la necesidad de poder contar nuestra historia de haber sido expulsados de nuestra patria en un programa de limpieza étnica que construyó el Estado de Israel sobre la destrucción de nuestros pueblos y ciudades", escribieron los 26 firmantes, entre los que se encuentran Amina Abdel-Khaliq, el Dr. Nur Abdelkhaleq, Waseem Abu Aghlain y el Dr. Kholoud Ajarma. "La adopción por parte del Gobierno escocés de la problemática definición de antisemitismo de la IHRA (Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto) limita esa libertad al proteger al Estado de Israel de las críticas democráticas a sus estructuras de apartheid ampliamente reconocidas.

"Respondiendo en parte a la cuestión de la definición de la IHRA, la Revisión de 2018 de la Legislación sobre Delitos de Odio de Lord Bracadale aceptó el caso presentado por los palestinos y otros que la legislación no debe proteger a las "entidades políticas", ya que eso podría conducir al "recorte de la libertad de expresión y la libertad de debate político"."

En su carta, los firmantes exigen que el Gobierno escocés actúe de acuerdo con las conclusiones de la revisión de los delitos de odio de Lord Bracadale que encargó.

"La voz de la comunidad palestina ha estado ausente mientras el Estado que los viola ha sido armado y apoyado por nuestro gobierno y toda la clase política del Reino Unido", comentó el cofundador de la Campaña Escocesa de Solidaridad con Palestina, Mick Napier. "Esa voz palestina en primera persona es la única que obliga a reconocer el historial sangriento de Israel, su historial pasado y presente de limpieza étnica violenta que nuestros políticos ocultan o justifican".

Napier añadió la advertencia de que "el Gobierno escocés parece empeñado en enterrar la advertencia de Bracadale de que la IHRA puede amordazar la libertad de expresión. No debe permitirse que lo haga".

Siempre he creído que el odio hacia los judíos y el tratamiento injusto de los mismos debe ser condenado rotundamente, oponerse a él y enfrentarse con tolerancia cero. Pero, para ser franco, la definición de la IHRA, que trata de confundir el antisionismo con el antisemitismo, no sirve para proteger a los judíos; se trata de proteger al Estado canalla de Israel y a sus celosos partidarios.

A finales del año pasado, escribí sobre Diana Neslen, de 82 años, que se enfrentó a la expulsión del Partido Laborista tras ser acusada de publicar opiniones "antisemitas" en las redes sociales. El problema para el líder laborista Keir Starmer y su partido, sin embargo, era que Diana es judía.

Después de tres investigaciones por parte del partido, ella se hartó tanto que contrató a unos abogados, que le enviaron una carta de advertencia en la que le decían a los funcionarios laboristas que su punto de vista antisionista es una creencia filosófica protegida por la Ley de Igualdad del Reino Unido. Además, los abogados de Bindmans dijeron que ella misma había sido "objeto de discriminación y acoso por parte del partido en relación con sus creencias filosóficas protegidas".

LEER: ¿Responderá Israel?: entrevista con la nueva Enviada Especial de la ONU en Palestina

Como era de esperar, el Partido Laborista se echó atrás, aunque todavía no ha pedido disculpas a Neslen ni ha abandonado las denuncias contra otros miembros del partido sometidos a investigaciones similares. Jewish Voice for Labour, al que pertenece Neslen, afirma que al menos 46 miembros judíos del Partido Laborista, dos de los cuales ya han fallecido, se han enfrentado o se enfrentan a cargos disciplinarios relacionados con acusaciones de antisemitismo.

"Decir que estamos insultando a los judíos es un error", dijo Neslen a The Guardian en febrero. "Estamos actuando de acuerdo con lo que consideramos valores judíos y ética judía, y no voy a cambiar eso".

Así que parece que para la mayoría de los palestinos y muchos judíos, la IHRA fue diseñada para proteger a Israel, sus políticas racistas y sus partidarios sionistas. Mientras tanto, el informe de Lord Bracadale deja muy claro que las críticas a Israel y a sus políticas racistas son totalmente legítimas.

No cabe duda de que el antisemitismo es un delito, pero tampoco cabe duda de que luchar contra el sionismo es un deber para cualquiera que se oponga al apartheid. Ya es hora de que Sturgeon y su gobierno salgan de la barrera, abandonen su apoyo a la definición de antisemitismo de la IHRA y permitan a los palestinos escoceses contar sus historias sin permisos ni obstáculos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines