Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El derecho al retorno: la Nakba vuelve a estar en la agenda palestina

Manifestantes marchan en el día de Al Nakba en el distrito de Neukoelln para manifestar por los derechos de los palestinos el 15 de mayo de 2021 en Berlín, Alemania Sean Gallup/Getty Images)

La Nakba vuelve a estar en la agenda palestina.

Durante casi tres décadas, a los palestinos se les dijo que la Nakba -o Catástrofe- es cosa del pasado. Que la verdadera paz requiere compromisos y sacrificios; por lo tanto, el pecado original que ha llevado a la destrucción de su patria histórica debe ser eliminado por completo de cualquier discurso político "pragmático". Se les instó a seguir adelante.

Las consecuencias de ese cambio de narrativa fueron nefastas. Renegar de la Nakba, el acontecimiento más importante que ha dado forma a la historia moderna de Palestina, ha provocado algo más que una división política entre los llamados radicales y los supuestos pragmáticos amantes de la paz, como Mahmud Abbas y su Autoridad Palestina. También dividió a las comunidades palestinas en Palestina y en todo el mundo en torno a líneas políticas, ideológicas y de clase.

Tras la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993, quedó claro que la lucha palestina por la libertad se estaba redefiniendo y reformulando por completo. Ya no se trataba de una lucha palestina contra el sionismo y el colonialismo israelí que se remonta a principios del siglo XX, sino de un "conflicto" entre dos partes iguales, con reivindicaciones territoriales igualmente legítimas, que sólo puede resolverse mediante "concesiones dolorosas".

Acuerdos de Oslo, el 25º aniversario - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

La primera de estas concesiones fue relegar la cuestión fundamental del derecho al retorno de los refugiados palestinos que fueron expulsados de sus pueblos y ciudades en 1947-48. Esa Nakba palestina allanó el camino para la "independencia" de Israel, que se declaró sobre los escombros y el humo de casi 500 pueblos y ciudades palestinos destruidos y quemados.

Al inicio del "proceso de paz", se pidió a Israel que respetara el derecho al retorno de los palestinos, aunque fuera de forma simbólica. Israel se negó. Se presionó entonces a los palestinos para que relegaran esa cuestión fundamental a unas "negociaciones sobre el estatuto definitivo", que nunca tuvieron lugar. Esto significó que millones de refugiados palestinos -muchos de los cuales siguen viviendo en campos de refugiados en Líbano, Siria y Jordania, así como en los territorios palestinos ocupados- quedaron totalmente fuera de la conversación política.

Si no fuera por las continuas actividades sociales y culturales de los propios refugiados, que insisten en sus derechos y enseñan a sus hijos a hacer lo mismo, términos como Nakba y Derecho al Retorno habrían desaparecido por completo del léxico político palestino.

Mientras que algunos palestinos rechazaron la marginación de los refugiados, insistiendo en que el tema es político y no meramente humanitario, otros estaban dispuestos a seguir adelante como si este derecho no tuviera ninguna importancia. Varios funcionarios palestinos afiliados al ya desaparecido "proceso de paz" dejaron claro que el derecho al retorno ya no era una prioridad palestina. Pero ninguno se acercó siquiera a la forma en que el propio presidente de la AP, Abbas, enmarcó la posición palestina en una entrevista de 2012 con el Canal 2 israelí.

"Para mí, Palestina es ahora las fronteras del 67, con Jerusalén Este como capital. Esto es ahora y para siempre... Esto es Palestina para mí. Soy [un] refugiado, pero vivo en Ramallah", dijo.

Por supuesto, Abbas se equivocó por completo. Quiera o no ejercer su derecho al retorno, ese derecho, según la Resolución 194 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, es simplemente "inalienable", lo que significa que ni Israel, ni los propios palestinos, pueden negarlo o perderlo.

LEER: Shireen Abu Akleh: occidente guarda un silencio vergonzoso, pero los periodistas no debemos hacerlo

Por no hablar de la falta de integridad intelectual para separar la trágica realidad del presente de su principal causa, Abbas careció también de sabiduría política. Con su "proceso de paz" tambaleándose, y ante la falta de cualquier solución política tangible, simplemente decidió abandonar a millones de refugiados, negándoles la esperanza misma de recuperar sus hogares, sus tierras o su dignidad.

Desde entonces, Israel, junto con Estados Unidos, ha combatido a los palestinos en dos frentes diferentes: uno, negándoles cualquier horizonte político y, el otro, intentando desmantelar sus derechos históricamente consagrados, principalmente su Derecho al Retorno. La guerra de Washington contra la agencia de los refugiados palestinos, la UNRWA, entra dentro de esta última categoría, ya que el objetivo era -y sigue siendo- la destrucción de las propias infraestructuras legales y humanitarias que permiten a los refugiados palestinos verse a sí mismos como un colectivo de personas que buscan repatriación, reparación y justicia.

Sin embargo, todos estos esfuerzos siguen fracasando. Mucho más importante que las concesiones personales de Abbas a Israel, el presupuesto cada vez más reducido de la UNRWA o el fracaso de la comunidad internacional a la hora de restablecer los derechos de los palestinos, es el hecho de que el pueblo palestino se está unificando, una vez más, en torno al aniversario de la Nakba, insistiendo así en el derecho al retorno de los siete millones de refugiados en Palestina y en la shattat - diáspora.

Irónicamente, ha sido Israel quien, sin saberlo, ha vuelto a unificar a los palestinos en torno a la Nakba. Al negarse a conceder un centímetro de Palestina, y mucho menos a permitir que los palestinos reclamen alguna victoria, un Estado propio -desmilitarizado o no- o a permitir que un solo refugiado vuelva a casa, los palestinos se vieron obligados a abandonar Oslo y sus numerosas ilusiones. El argumento, antaño popular, de que el derecho al retorno era simplemente "impracticable" ya no importa, ni a los palestinos de a pie ni a sus élites intelectuales o políticas.

En la lógica política, para que algo sea imposible, una alternativa tendría que ser alcanzable. Sin embargo, con el empeoramiento de la realidad palestina bajo el sistema cada vez más profundo del colonialismo de los colonos israelíes y el apartheid, los palestinos entienden ahora que no tienen otra alternativa posible que su unidad, su resistencia y la vuelta a los fundamentos de su lucha. La Intifada de la Unidad del pasado mes de mayo fue la culminación de esta nueva conciencia. Además, las concentraciones y los actos de conmemoración del aniversario de la Nakba en toda la Palestina histórica y en el mundo el 15 de mayo han contribuido a cristalizar el nuevo discurso de que la Nakba ya no es simbólica y el derecho al retorno es la demanda colectiva y fundamental de la mayoría de los palestinos.

LEER: La Resolución 181 de la ONU debe ser derogada: la creación de Israel y la partición de Palestina fue un terrible error

Israel es ahora un Estado de apartheid en el verdadero sentido de la palabra. El apartheid israelí, como cualquier sistema de separación racial de este tipo, tiene como objetivo proteger las ganancias de casi 74 años de colonialismo desquiciado, robo de tierras y dominio militar. Los palestinos, ya sea en Haifa, en Gaza o en Jerusalén, lo entienden ahora perfectamente y luchan cada vez más como una sola nación.

Y puesto que la Nakba y la posterior limpieza étnica de los refugiados palestinos son el denominador común de todo el sufrimiento palestino, el término y sus fundamentos vuelven a ser el centro de cualquier conversación significativa sobre Palestina, como debería haber sido siempre.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines