Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Shireen vs Estados Unidos e Israel

Una foto tomada el 19 de mayo de 2022 muestra dibujos en una exposición de arte en honor a la periodista palestina de Al-Jazeera asesinada Shireen Abu Akleh [RONALDO SCHEMIDT/AFP vía Getty Images].

Hay dos tipos de estadounidenses: aquellos a los que Estados Unidos acude en busca de ayuda y otros a los que Estados Unidos da la espalda y hace la vista gorda ante su tragedia. Por Estados Unidos me refiero a la administración estadounidense y a los principales medios de comunicación, que configuran la percepción pública.

Tomemos el caso de Omar Asad, un ciudadano estadounidense de 78 años que: "Pasó la mayor parte de su vida en el Medio Oeste estadounidense y crió a cinco hijos en Estados Unidos antes de regresar a la Cisjordania ocupada hace una década". Asad fue asesinado en una operación nocturna en la aldea de Jiljilya, en las afueras de Ramallah, el 12 de enero de 2022, a manos de tropas del batallón Netzah Yehuda de judíos religiosos. Asad regresaba de casa de sus primos después de jugar a las cartas, charlar y reír a altas horas de la noche, cuando fue detenido por las fuerzas de ocupación israelíes que patrullaban su pueblo. Le sacaron del coche, le vendaron los ojos, le amordazaron y le esposaron" y le dejaron en una obra cercana para que muriera. Los soldados israelíes nunca buscaron ayuda médica para el hombre, a pesar de que un médico militar estaba a mano.

Como es habitual, Estados Unidos confió plenamente en la investigación de las fuerzas de ocupación israelíes, que llevan 55 años ocupando ilegalmente Cisjordania. Israel acabó admitiendo que era responsable del asesinato de Asad, pero ¿cuál fue el resultado? Como resultado de la investigación, el comandante del batallón será amonestado, mientras que los comandantes de pelotón y compañía serán despojados de sus mandos, pero no de sus rangos, y: "No ejercerán funciones de mando durante dos años".

LEER: Análisis técnico forense del asesinato de Shireen Abu Akleh

En el caso de una segunda ciudadana estadounidense, la reportera de noticias de Al Jazeera Shireen Abu Akleh, asesinada por la bala de un francotirador militar israelí que se encontraba en un jeep del ejército israelí a 190 metros de distancia, Abu Akleh fue disparada y asesinada, a pesar de que ella y su equipo ya habían informado al ejército de ocupación estacionado cerca del campo de refugiados de Jenin sobre su misión e identidad, y de que llevaba la palabra "PRESS" (prensa) en su chaleco y casco. Los informes dicen que le dispararon en un punto que no cubría el casco ni el chaleco, debajo de la oreja. Esto requeriría las habilidades de un francotirador experimentado con un equipo para guiarlo, no un oficial actuando por su cuenta o identificando erróneamente un objetivo. Se trata claramente de un caso de "asesinato selectivo" en términos israelíes, lo que significa un asesinato extrajudicial previamente planificado de una persona identificada y autorizada por los dirigentes israelíes.

Israel mata a tiros a la periodista de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, durante la invasión de Yenín - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Al llegar noticias contradictorias desde Israel sobre la intención del ejército de ocupación israelí de iniciar una investigación criminal, esto nos trae a la mente el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, que fue brutalmente asesinado por un equipo de inteligencia en el consulado de su país en Estambul. Este crimen perturbó las relaciones de Arabia Saudí con muchos países, especialmente con Estados Unidos, aunque Jamal no era ciudadano estadounidense y se limitaba a escribir para The Washington Post.

De hecho, países como Arabia Saudí y otros países del Golfo siempre han sido aliados de Estados Unidos, pero es impensable compararlos con Israel. La relación entre Israel y EEUU es difícil de explicar en cuanto a intereses. Los políticos israelíes actúan como si fueran indispensables e inmunes a las críticas, y mucho menos a la persecución legal, incluso si la víctima es un ciudadano estadounidense. Esto explica la fría reacción inicial de EE.UU. ante el asesinato de Abu Akleh. que procedía de la Embajada de EE.UU. situada ilegalmente en Jerusalén.

Muchos argumentan que ¿por qué debería Estados Unidos apoyar a Abu Akleh cuando es el mismo país que bombardeó las oficinas de Al Jazeera en Afganistán en 2001 y en Irak en 2003, matando al reportero de Al Jazeera Tareq Ayyoub? Pero esta vez, el caso es diferente. En teoría, esta vez Estados Unidos es la víctima, no el victimario. Pero cuando se trata de Israel, EE.UU. está pagando la habitual palabrería, dejando la investigación del asesinato de uno de sus ciudadanos al ejército israelí, que es el principal sospechoso de su asesinato.

LEER: Shireen Abu Akleh: hay mayor presencia en determinadas ausencias

Esta vez, Estados Unidos tiene una razón adicional para ser más indulgente con Israel que de costumbre. Israel ni siquiera habría considerado cometer este crimen sin su protección contra las consecuencias legales y políticas. ¿Y si la supuesta investigación estadounidense o internacional revela que el gobierno o el primer ministro israelí encargaron el asesinato? ¿Significaría eso la caída del ya fracturado gobierno, y quién sería la siguiente opción? ¿Sería Netanyahu, y por qué razón?

Lo más probable es que Israel acabe escapando del asesinato de Abu Akleh, como siempre ha hecho, y que quienes encargaron este atroz crimen sigan desempeñando el papel de víctimas debido a la hipocresía de Estados Unidos. Sin embargo, tener la valentía de enfrentarse a la ilegal ocupación israelí y seguir denunciando sus mentiras e informando desde el terreno, a pesar de toda la intimidación que practica contra los periodistas y los que se comprometen con la verdad, es el mejor homenaje a Abu Akleh y a todos los que caen a causa de las balas de la ocupación israelí, frenando los crímenes israelíes y salvando el alma de muchos civiles palestinos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines