Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Convivencia: presionando por la paz y la coexistencia para todos en Israel/Palestina

Cristianos ortodoxos en la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén el 23 de abril de 2022 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

Uno de los muchos mitos que sustentan el apoyo occidental a la colonización israelí de Palestina es que sus judíos viven en un estado perpetuo de hostilidad con los musulmanes de la región. A pesar de todas las pruebas que apuntan a lo contrario, los propagandistas y apologistas sionistas han vendido con éxito al mundo el engaño de que son las víctimas inocentes de la violencia/terrorismo musulmán.

Sin embargo, los últimos acontecimientos han puesto en entredicho esta idea. En abril, los cristianos palestinos fueron filmados mientras eran acosados, se les impidió continuar una procesión religiosa y fueron golpeados por la policía israelí cuando intentaban conmemorar la Pascua en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Apenas unas semanas más tarde, las cámaras captaron el momento en que la periodista cristiana palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh fue abatida por un soldado israelí y los posteriores ataques policiales a los asistentes a su funeral.

Los palestinos de ambas religiones han soportado juntos el sufrimiento asociado a la ocupación. La unidad que ha caracterizado históricamente sus relaciones mutuas, con la excepción de las Cruzadas, también se extendió en su día a los judíos del país, antes de que los sionistas empezaran a utilizar el judaísmo para legitimar su toma y ocupación de la tierra.

El anhelo de volver a esta coexistencia pacífica es lo que ha inspirado la última iniciativa pública de paz para Palestina/Israel. Llamada "Convivencia", toma su nombre del período de la historia española que va desde la conquista musulmana del sur de España en el siglo VIII hasta su expulsión junto a los judíos a partir de 1492. Propuesto por primera vez por el filólogo español Américo Castro, Convivencia describe una Edad de Oro en la que las tres confesiones vivían pacíficamente, creando un clima de proeza intelectual y artística sin parangón en el mundo. Tras la reconquista cristiana, muchos judíos huyeron al Imperio Otomano, que hasta el siglo XX proporcionó un lugar seguro para que personas de todas las confesiones abrahámicas vivieran en relativa armonía y florecieran. En la Palestina otomana, compartían una cultura árabe común y vivían en los mismos barrios hasta la llegada del sionismo político desde Europa.

¿Responderá Israel?: entrevista con la nueva Enviada Especial de la ONU en Palestina

Convivencia es la creación de una alianza de académicos, líderes de grupos religiosos, activistas y grupos de la sociedad civil inspirados en cómo se ejerció la presión pública contra otro apartheid. En su presentación, el 8 de mayo en Londres, los representantes de la Alianza Convivencia establecieron un paralelismo con Sudáfrica, donde el poder popular, y no los políticos, derrocó parcialmente un sistema similar de supremacía racial. Hablando a través de un enlace de vídeo, Jeff Halper, del Comité Israelí contra la Demolición de Casas, recordó que el Congreso Nacional Africano era consciente de que no podía conseguir el apoyo de la mayoría de los sudafricanos blancos, ni de los gobiernos del mundo, "así que recurrió a su único aliado, que era la gente del mundo". Sin embargo, el apartheid en Sudáfrica no consiguió una sociedad justa, ni la comunidad política y económica compartida de blancos y negros, preservando los privilegios de clase y la desigualdad. En cambio, Convivencia aspira a una descolonización de Palestina que incluya la justicia redistributiva.

Convivencia se basa en valores compartidos y en el compromiso con la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Garantizar los derechos humanos y la justicia es el deber de todos los gobiernos, pero su responsabilidad depende de la acción colectiva de los ciudadanos. En 1970, la ONU definió el crimen del apartheid -la forma legalizada de racismo- y lo declaró ilegal, por ser incompatible con la declaración universal de los derechos humanos de la ONU. En los últimos años, un número cada vez mayor de organizaciones internacionales de derechos humanos han concluido que el sistema político de Israel se ajusta a la definición de apartheid de la ONU.

Convivencia también es, en parte, una respuesta a la agenda de normalización -representada por los Acuerdos de Abraham 2020 y el trabajo interreligioso dirigido por los sionistas- que impulsan Israel y Estados Unidos y que está diseñada para separar a los palestinos del resto del mundo árabe. Esta "coexistencia" es deshonesta y socava los valores fundamentales de las tres religiones abrahámicas. Los proyectos de normalización israelo-palestinos, patrocinados por los gobiernos occidentales, legitiman el apartheid, con el objetivo de congelar la situación en Palestina, negando los derechos de los palestinos y permitiendo que cada vez más parte de Palestina sea activamente confiscada y colonizada ilegalmente por los colonos. Todas estas prácticas están en connivencia con el racismo y hay que oponerse a ellas mediante un auténtico programa antirracista, a saber: una coexistencia justa basada en la descolonización.

LEER: Israel representa la cara más fea del colonialismo brutal

Convivencia rechaza la solución de dos Estados porque consolida los logros del colonialismo de los colonos. Sigue el programa original de la Organización para la Liberación de Palestina hacia la construcción de una comunidad política compartida -una solución de un solo estado- mediante un proceso de descolonización, empezando por Palestina. Esto requiere el fin del sionismo, el apartheid y la ocupación, y la construcción de una sociedad civil justa y democrática en toda Palestina. En lugar de dividir a las personas, este enfoque las une en la búsqueda de una paz justa basada en la igualdad para todos en Palestina/Israel. Espera inspirarse en el concepto de justicia, que es fundamental en las tres religiones monoteístas, con el fin de crear un sistema político que combine la igualdad, la justicia y los derechos humanos universales para conseguir la paz, la democracia y el Estado de derecho.

Entre los partidarios de la iniciativa se encuentran celebridades y políticos como el actor Alexei Sayle y el director de cine Ken Loach. Yusuf Islam, ex cantante Cat Stevens, también respalda la iniciativa, al igual que el renombrado novelista y comentarista cultural árabe Ahdaf Soueif, el escritor Tariq Ali y la ex Secretaria de Estado para el Desarrollo Internacional del Reino Unido, Clare Short.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Faisal Bodi es responsable de medios de comunicación en la Comisión Islámica de Derechos Humanos.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines