Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La UE sigue chantajeando a los palestinos mediante la instrumentalización del antisemitismo

Estudiantes palestinos en Ramallah, Cisjordania, el 23 de enero de 2022 [Issam Rimawi/Anadolu Agency].

En el último año, la Unión Europea ha retrasado la transferencia de cientos de millones de euros de su ayuda anual a la Autoridad Palestina (AP), únicamente por las acusaciones de que los libros de texto escolares de la AP contienen algunos contenidos considerados "antisemitas".

La restricción de la financiación anual -tanto la del año pasado como la de este año- se produjo después de que Oliver Varhelyi, diplomático húngaro y comisario de la UE para la vecindad y la ampliación en Bruselas, propusiera que la ayuda a la AP estuviera condicionada a la eliminación de "contenidos problemáticos" en los libros de texto.

Con la ayuda de 214 millones de euros (235 millones de dólares) paralizada hasta que la Comisión Europea (CE) tome una decisión definitiva, los palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza ya están sufriendo. Los salarios del personal, los profesores, los médicos y los trabajadores del gobierno no se han pagado, y los hospitales y el sistema sanitario, en general, funcionan con una capacidad y unos recursos extremadamente bajos.

De los 214 millones de euros, unos 150 millones (165 millones de dólares) se reservan exclusivamente al presupuesto de la AP para salarios, proyectos de infraestructuras y grupos de la sociedad civil. Debido a la gran dependencia de la AP de la financiación de la UE y de la ayuda exterior, en general, el bloque y las naciones occidentales, como EE.UU. y el Reino Unido, intentan a menudo utilizar esa influencia contra Ramallah para extorsionar la conformidad política. La propuesta de Varhelyi es sólo el último caso de esa dinámica.

Más de un año después de que esa propuesta se iniciara en abril de 2021, aún no ha sido adoptada ni eliminada, ya que no alcanzó una mayoría de votos de 14 países. Por ahora, el tema sigue en discusión y disputa dentro de la UE y su parlamento, hasta que la CE y su presidenta, Ursula von der Leyen, tomen una decisión al respecto.

Constantemente al borde del colapso: cómo los palestinos se convirtieron en un obstáculo de la política israelí

Sin embargo, incluso si la propuesta se aprueba y la AP se ve obligada a cumplir la condición, no estaría en juego la totalidad de los 214 millones de euros, sino 10 millones de la ayuda, según Martin Konecny, director de la ONG con sede en Bruselas, European Middle East Project (EuMEP).

En declaraciones a Monitor de Oriente, Konecny afirmó que "la UE no está aplicando la condicionalidad en los cambios de los libros de texto en ningún otro lugar del mundo. Así que se trata de una idea bastante singular, como si los palestinos fueran de algún modo singularmente odiosos en su educación". La cuestión es "definitivamente un doble rasero", confirmó.

A lo largo de los años, también ha habido una gran preocupación por los contenidos tendenciosos e incitadores contra los árabes y los palestinos que se ven en los libros de texto israelíes. Sin embargo, la UE nunca ha llamado la atención sobre el contenido impulsado por el plan de estudios de Israel, que es "intrínsecamente tendencioso", dijo Konecny. "El hecho es que la UE financia el sector educativo palestino, no el israelí. Pero no se puede mirar sólo los libros de texto de un lado de este conflicto, sobre todo si se trata de la sociedad ocupada".

Citó un estudio financiado y respaldado por el gobierno de Estados Unidos hace una década, en el que se analizaron los libros de texto palestinos e israelíes y se descubrió que ambos fomentan la parcialidad y la rivalidad entre ellos. "Así que la UE podría haberlo hecho [de forma similar], pero decidió no hacerlo", dijo, y añadió que "es como si sólo los palestinos fueran capaces de incitar".

El escrutinio unilateral de los libros de texto de la AP enlaza, esencialmente, con la falta general de responsabilidad y condicionalidad en las relaciones entre la UE e Israel. "Israel forma parte de Horizonte Europa, que es un programa masivo de la UE para el apoyo a la investigación y la innovación. No hay condiciones políticas para beneficiarse de ese programa".

El hecho de que Varhelyi, diplomático húngaro, haya propuesto que la reforma de los libros de texto palestinos sea una condición para la continuación de la ayuda de la UE también es interesante, ya que Budapest ha favorecido durante mucho tiempo a Tel Aviv y ha bloqueado repetidamente las declaraciones de la UE sobre su conflicto.

LEER: El silencio internacional sobre la represión mediática de Israel es también un ataque a las narrativas palestinas

Cuando se le preguntó si Varhelyi -que ya ha sido cuestionado por miembros del Parlamento Europeo (PE) por su lealtad al primer ministro húngaro de extrema derecha, Viktor Orban- está llevando a cabo los intereses de su gobierno dentro de la UE, Konecny dijo que "no se puede desvincular la conducta de Varhelyi en Bruselas de la orientación de la política exterior de Hungría, que ha sido alinearse estrechamente con Israel". Sin embargo, aclaró que "no significa que esto haya sido coordinado con Orban o el gobierno húngaro".

Si Varhelyi está, en efecto, dirigiendo las actividades de política exterior húngara desde su puesto en Bruselas, entonces coincidiría con sus esfuerzos anteriores y en curso para influir en la situación política de los Balcanes, donde él y Orban han presionado para la adhesión de Serbia a la UE, a pesar de las preocupaciones sobre el estado de su democracia. Muchos califican esta influencia como la infiltración de la extrema derecha en la UE y sus políticas.

Como la disputa sobre la condicionalidad de la ayuda a la AP continúa y se mantiene dentro de los límites de las instituciones de la UE, todo lo que hay que hacer por ahora es esperar a que la CE y la presidenta von der Leyen se pronuncien sobre la cuestión. Según Konecny, hace meses que debería haber finalizado, y dijo que "es realmente muy extraño que esto se siga alargando... no hay nada que esperar".

De ahí también las especulaciones sobre el silencio de la CE y de su Presidente sobre el asunto y el retraso de su sentencia. Desestimando las afirmaciones de algunos sobre la parcialidad directa contra la parte palestina, Konecny señaló que "se están haciendo acusaciones de antisemitismo en este contexto, que es un asunto políticamente muy sensible para los europeos, y para los alemanes doblemente".

"Nadie quiere ser atacado y criticado por ser supuestamente demasiado blando en el tema del antisemitismo", razonó.

Todavía está por ver si la UE reducirá su ayuda a la AP o se negará a condicionar la cuestión de los libros de texto. Sin embargo, sea cual sea la decisión, el hecho es que cuanto más tiempo continúe el bloque reteniendo los fondos, más palestinos, trabajadores esenciales, hospitales y decenas de miles de familias se verán privados de una ayuda financiera necesaria y vital. El chantaje debe cesar.

LEER: Israel representa la cara más fea del colonialismo brutal

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Europa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall SlidesUnión Europea

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines