Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Shireen Abu Akleh: un cuarto de siglo cubriendo la ocupación terminó con una bala israelí en la cabeza

Periodistas protestan en apoyo a la reportera del canal de televisión Al-Jazeera Shireen Abu Akleh, asesinada por soldados israelíes, en la ciudad de Gaza, el 11 de mayo de 2022. [Ali Jadallah - Agencia Anadolu]

Cargó con sus pertenencias y se dirigió con el equipo de prensa al campo para comenzar la cobertura informativa. Estaba preparada para presentar su reportaje visual, como había hecho durante los últimos 25 años, pero su último reportaje la convirtió en el tema de la cobertura, que fue tan impactante como sangriento. El ejército de ocupación israelí la atacó con una bala real en la cabeza durante la cobertura de prensa desde el campo de refugiados de Jenin, en el norte de Cisjordania, y ella cayó al suelo, mientras su colega, el productor de prensa Ali Al-Samoudi, resultaba herido. Sus colegas se abalanzaron sobre ella en un coche en un intento desesperado por rescatarla, mientras los rasgos de su cabeza explotada cambiaban, según los impactantes clips que documentan el incidente. Se trata de los últimos clips de Shireen Abu Akleh, que goza de gran prestigio, ya que es la periodista palestina que siempre ha estado presente en la televisión de Al-Jazeera y conocida por generaciones en todos los hogares árabes, presente durante los incidentes diarios y los grandes acontecimientos.

Era una periodista muy enérgica, siempre sobre el terreno para seguir el ritmo e informar sobre las apropiaciones de tierras, la expansión de los asentamientos, la confiscación y las demoliciones de viviendas, la erección de los sombríos muros grises en Cisjordania y las multitudes de palestinos reunidos en los humillantes puestos de control militar establecidos por la ocupación para impedir su movimiento. Abu Akleh informó de innumerables asesinatos cometidos por las fuerzas de ocupación sobre el terreno contra ciudadanos palestinos de todas las edades, y luego fue objeto del mismo suceso en su última cobertura desde el terreno, cuando las fuerzas de ocupación la mataron de forma espantosa el miércoles 11 de mayo de 2022 por la mañana en el campo de Jenin.

Sherine Abu Aqla, corresponsal de Al Jazeera [Al Jazeera].

Las coberturas de campo de Shireen Abu Akleh dan testimonio de una realidad diseñada por la ocupación a su manera. Lo que presentó en su trabajo periodístico retrata lo que los sucesivos gobiernos israelíes han practicado sobre el terreno, a la sombra del llamado Proceso de Paz de Oriente Medio y el fracaso de las promesas hechas por la comunidad internacional, Estados Unidos y Europa para establecer un Estado palestino independiente viable al final del maratón de negociaciones. La célebre periodista cubrió las campañas y redadas lanzadas sin descanso por el ejército de ocupación en Cisjordania, y estuvo presente en barrios residenciales palestinos amenazados con la demolición o el desarraigo de los residentes en beneficio de los colonos israelíes, como el barrio de Sheikh Jarrah. Informó de las habituales detenciones diarias en las primeras horas del día en varias ciudades, pueblos y campos de refugiados, de los asesinatos de una larga lista de dirigentes palestinos y de muchos asesinatos de civiles palestinos en la carretera, que acaban con la absolución de los soldados por parte del ejército de ocupación y la culpabilización de las víctimas, muchas de las cuales son niños y mujeres.

LEER: El legado de Shireen Abu Akleh debería provocar sanciones a Israel

Los logros de la carrera de Shireen Abu Akleh son realmente sorprendentes. Durante su trabajo en la prensa a lo largo de un cuarto de siglo, el tamaño de la presencia de asentamientos ilegales en Jerusalén y Cisjordania se ha duplicado varias veces, a pesar de las continuas condenas verbales de la comunidad internacional. Las autoridades de ocupación construyeron un sombrío muro gris en los territorios palestinos en las profundidades de Cisjordania y alrededor de Jerusalén, a pesar de las también inútiles condenas internacionales. Se estableció un gran número de puestos de control y cruces militares para restringir la circulación del pueblo palestino entre ciudades y pueblos, mientras los colonos israelíes disfrutan de tentadoras instalaciones para atraerlos y establecer su control sobre las tierras usurpadas a los ciudadanos palestinos. Sus informes de prensa sobre el terreno fueron testigos de los hechos del apartheid israelí, que ahogó las oportunidades de los palestinos de tener una vida libre y digna en su país, siguió restringiéndoles la vivienda, los estudios, el trabajo, los recursos y las oportunidades de vida futuras, y dejó que las bandas extremistas de los asentamientos se soltaran para abusar de los palestinos, controlar sus tierras, saquear sus casas, quemar sus cosechas y amenazar con matarlos mientras cantaban "Mavet le-Aravim" o "Muerte a los árabes". Esto hizo que el discurso fascista de los colonos entrara en la vida política israelí, y uno de sus iconos es el miembro de la Knesset de los colonos extremistas, Itamar Ben-Gvir, que lleva a cabo campañas diarias de incitación contra los palestinos, y que justificó inmediatamente y de forma descarada el asesinato de Shireen Abu Akleh, simplemente porque estaba dando cobertura a la prensa sobre el terreno.

Por supuesto, Shireen Abu Akleh se dio cuenta de que la ocupación tenía un problema con la prensa que informaba de la verdad sobre ella. Incluso dijo en declaraciones anteriores que siempre había sentido que estaba en el punto de mira tanto del ejército de ocupación como de los colonos armados. Luego, al final de su carrera, Shireen Abu Akleh se sumó a la lista de periodistas asesinados por el ejército de ocupación mientras ejercían su profesión. Las fuerzas israelíes la arrebataron repentinamente de Al-Jazeera y no se salvó por el hecho de que estuviera dando cobertura mediática a una red de medios de comunicación respetada en todo el mundo, ni por el hecho de que esta mujer palestina sea ciudadana estadounidense.

Este espantoso asesinato demuestra que los dedos de los soldados israelíes son tan ágiles en el gatillo que no hay inmunidad para ningún palestino en el campo. Saben que están respaldados por un gobierno dispuesto a justificar todas las violaciones que cometen, incluso cuando tienen como objetivo a los corresponsales de prensa. Además, este asesinato se produjo con el telón de fondo del primer aniversario de la destrucción por parte de los aviones de guerra israelíes de la Torre Al-Jalaa en la ciudad de Gaza, que se derrumbó ante los ojos del mundo. Esta torre albergaba las oficinas de agencias de prensa internacionales, entre ellas Associated Press y la cadena Al-Jazeera, pero la comunidad internacional no se atrevió a pensar en responsabilizar al gobierno israelí y a los dirigentes de su ejército de ninguno de estos crímenes de guerra.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines