Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La maldición de la octava década y el fin de Israel

El primer ministro israelí Naftali Bennett en Jerusalén, el 27 de abril de 2022 [MENAHEM KAHANA/AFP vía Getty Images].

Había escrito un artículo sobre la creencia entre un amplio sector de los palestinos de que la segunda mitad de la octava década del Estado de Israel sería el principio del fin, pero me quedó claro que los israelíes también mantienen, de una u otra manera, esta creencia, especialmente los líderes de la élite política israelí que se toman en serio esta creencia/obsesión.

Tal vez el primero que habló en este sentido y lo invocó de entre los primeros ministros de Israel fue Benjamin Netanyahu, quien afirmó que su permanencia como primer ministro es la única garantía para la continuidad de Israel después de su octava década y más de un siglo, a diferencia de la historia de los judíos que no tuvieron un Estado que durara más de ocho décadas. A continuación, el discurso de Naftali Bennett, el actual Primer Ministro de Israel, en su campaña electoral de 2020, en el que se hizo eco de los mismos sentimientos e instó a los votantes judíos a respaldar la coalición Azul y Blanco que él lidera, para superar la octava década con seguridad y garantizar la continuidad del Estado de Israel después de su octogésimo año. Ehud Barak, ex primer ministro de Israel, escribe para confirmar el mismo complejo, el del miedo a la supervivencia. Es importante tener en cuenta que las personas mencionadas no son sólo algunos rabinos que creen en supersticiones religiosas que no tienen ninguna relación con la realidad, sino que son los líderes políticos de Israel.

La pregunta importante aquí es ¿por qué este miedo al futuro, a pesar de todas las manifestaciones de fuerza que Israel ha querido desplegar, directa o indirectamente? ¿Por qué este miedo, a pesar de todo el apoyo financiero, militar y jurídico estadounidense y europeo, que ha convertido a Israel en una entidad por encima de la ley y de la crítica, y lo ha protegido en las instituciones internacionales, incluido el Consejo de Seguridad y los principales medios de comunicación mundiales? Israel ha obtenido sistemas de armamento estadounidenses que sólo existen en Estados Unidos de América y tiene a su disposición el mayor almacén de armas estadounidenses, al tiempo que disfruta de una ventaja militar de la que no goza ningún país de la región, que es el arma nuclear.

Los dirigentes israelíes se han jactado durante mucho tiempo de la penetración de Israel en la élite política árabe y de su atracción por países árabes influyentes como Egipto, Marruecos, los Emiratos, Jordania y otros, y también ha conseguido subyugar por completo a la Autoridad Palestina y convertirla en una herramienta de seguridad en su mano, además del papel de Israel en la provocación de disturbios en los países árabes de su entorno, como Iraq, Siria y Sudán. Israel ha intentado por todos los medios imponer un bloqueo económico asfixiante a Irán, con el pretexto de su posible producción de una bomba nuclear que podría amenazar la seguridad de Israel, y lo ha convertido en un Estado paria en la comunidad internacional.

LEER: La importancia estratégica de los palestinos en Israel en cualquier guerra que se avecine

A pesar de todo, Israel sigue sufriendo un complejo crónico de miedo, un complejo que se refleja en el discurso público de sus intelectuales, periodistas, académicos, pensadores, en los discursos de sus primeros ministros y en el miedo de sus ciudadanos al futuro, que ven en la doble nacionalidad un bote salvavidas cuando se acerca cualquier peligro. Filosofan este horror existencial al futuro basándose en la historia judía, sino que lo convierten en un fenómeno cósmico que trasciende civilizaciones y siglos, como hizo Ehud Barak hace unos días en las páginas de Yedioth Ahronoth, porque -aparentemente- no ven el mundo fuera de su limitada experiencia subjetiva.

Los vemos en cada punto de inflexión histórica, o en un acontecimiento importante a nivel externo o interno, enfrascados en una discusión sobre el futuro de Israel y su capacidad de supervivencia. Es, de hecho, una situación rara, ya que apenas se encuentra un país en todo el mundo que discuta la idea de su supervivencia o continuidad; un líder o un partido puede perder el poder, y el Estado puede cambiar de un régimen a otro o de una forma a otra, pero no pasa por la mente de su élite ni por la de sus ciudadanos que el pueblo, el país y el Estado estén sujetos a la extinción. Hemos visto cómo la Unión Soviética se derrumbó, pero sus pueblos permanecieron, y el Estado se transformó en entidades más pequeñas; se transformó de un régimen a otro, pero no pereció. Hemos visto cómo Yugoslavia se rompió en trozos más pequeños, pero el pueblo, la cultura y la tierra permanecieron. Es cierto que Alemania sufrió un gran golpe en la Segunda Guerra Mundial y se dividió en dos partes, pero al final se recuperó y logró la unidad, pero la situación de Israel no es en absoluto así.

El ex primer ministro de Israel, el comandante de su ejército y su general más condecorado, Ehud Barak, antepuso el peligro de la división interna a las amenazas externas, y lo consideró el mayor peligro que acecha a su supervivencia. Incluso las ambiciones nucleares de Irán no son una amenaza existencial. Incluso si consiguiera producir una bomba nuclear, no podría utilizarla contra Israel, y esta supuesta arma nuclear sería sólo un arma de disuasión.

No cabe duda de que las preocupaciones de Ehud Barak no surgieron de la nada, ya que Israel es una entidad llena de contradicciones, que alguien como Netanyahu se empeñó en presentar como una especie de diversidad benigna y disciplinada, similar a lo que ocurre en Estados Unidos de América.

LEER: Medios de comunicación, ideología y la guerra en Ucrania

Un grupo no homogéneo de etnias, culturas, lealtades e ideologías, que ni siquiera la religión judía, que reúnen bajo su bandera, es capaz de unir. Por el contrario, la religión divide a los israelíes, y podría encender el fuego de una guerra religiosa interna que podría convertir a Israel en cenizas. Hemos visto la credibilidad de algo de eso a través de los videos que muestran una discusión entre dos rabinos, uno de ellos de la secta haredi y otro del sionismo religioso, cuando el primero acusó al segundo de ser responsable de la operación El-Ad llevada a cabo por dos palestinos contra un grupo de colonos, y dijo que su explotación de la religión, contraria a las enseñanzas de la Torá, y sus continuas provocaciones a los sentimientos de los musulmanes asaltando la mezquita de Al-Aqsa es lo que incita a los palestinos y les empuja a vengarse y matar a los judíos, y que son ellos los que pagan el precio de los errores del sionismo religioso.

El estado de rivalidad política y religiosa amenaza hoy con la caída del gobierno de Bennett, y la celebración de nuevas elecciones que podrían profundizar el estado de división y polarización interna, y las elecciones -en este caso- serán las cuartas que se celebren en un periodo de dos años, lo que significa que la media de vida de un mismo gobierno no supera los seis meses, lo que es un indicio del fracaso del sistema de gobierno en Israel y de la quiebra de la clase política israelí.

Ayer por la mañana, el ejército israelí asesinó -como ya ha hecho en innumerables ocasiones- a la reportera de noticias en Cisjordania, Shireen Abu Akleh, que además de palestina tiene la nacionalidad estadounidense. Desde el primer momento, los israelíes trataron de seguir su estrategia habitual de transferir la responsabilidad de sus acciones criminales a la parte palestina, a pesar de que esto es prácticamente imposible, asumiendo que al pretender investigar el incidente, absorberían el resentimiento popular y finalmente saldrían con una declaración fría y de múltiples interpretaciones negando la responsabilidad criminal de la ocupación y sus soldados.

Este tipo de comportamiento arrogante y de desprecio por la verdad es lo que empujará a todos los que apoyan a Israel a abandonarlo, y convertirá poco a poco el conflicto en un conflicto interno como resultado de responsabilizar a cada una de las partes del fracaso crónico que sufre Israel, y no de las profecías bíblicas, ni de la interpretación arbitraria de los acontecimientos de la historia. La obsesión que padecen los israelíes se convertirá en una realidad tangible como resultado de sus acciones imprudentes, no debido a acontecimientos sobrenaturales.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioRegiónSmall Slides

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines