Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Quién es el responsable de teñir a Irak de rojo?

Iraquíes visitan el santuario del Imán Alí durante una tormenta de arena en la ciudad santa iraquí de Nayaf el 5 de mayo de 2022. [QASSEM AL-KAABI/AFP vía Getty Images]

Una tormenta de polvo que cubrió siete provincias iraquíes, incluida Bagdad, provocó más de 5.000 casos de asfixia y la muerte de una persona. Las redes sociales difundieron imágenes sorprendentes del polvo rojo que envolvió la atmósfera, las personas y los lugares por séptima vez en un mes. Las imágenes iban acompañadas de análisis y teorías, combinando pruebas científicas, exageración y propaganda oficial acompañada de justificaciones en diversos grados.

Las declaraciones oficiales se centraron en el cambio climático, la falta de lluvias y la desertificación, que son causas reales en todo el mundo, ya que la destrucción causada por el hombre al medio ambiente ya no es un secreto para nadie. Sus síntomas crecientes son los huracanes, las inundaciones, el aumento de las temperaturas, la desertificación, la desecación de las tierras agrícolas, los incendios forestales y el aumento de los gases y la contaminación atmosférica. Son fenómenos sobre los que los ecologistas llevan mucho tiempo advirtiendo y reclamando la necesidad de encontrar soluciones radicales para ellos. Científicos y activistas medioambientales subrayaron la necesidad de obligar a todos los países sin excepción a adherirse a cambios que puedan detener o acelerar la reparación de los daños causados.

Al examinar la situación medioambiental de Irak, nos encontramos con una singularidad que la distingue de América, Europa e incluso de los países vecinos. A pesar de ello, las declaraciones oficiales intentan empaquetarla en el mismo cajón.

LEER: Un ataque con misiles provoca un incendio en una refinería de petróleo en Irak

Al seguir las declaraciones oficiales locales y los informes internacionales nos damos cuenta de que no abordan las raíces del desastre medioambiental en Iraq ni la responsabilidad de la política colonial occidental en el mismo. Pensaron que sería suficiente con rascar la superficie proponiendo la formación de comités, cuyo destino sigue siendo desconocido después de que el bombo mediático se haya apagado. Esto impide encontrar soluciones reales que ayuden, en primer lugar, a detener el deterioro y, en segundo lugar, a mejorar la situación.

La singularidad de la situación catastrófica se debe a que el desastre medioambiental, además de la destrucción general del país, es el resultado de la guerra, la ocupación y las políticas neocoloniales, internacionales y regionales, reforzadas por el régimen no estatal de Iraq. Esto ha llevado a socavar la base económica de la vida en la región. Los efectos de estas guerras y políticas coloniales, así como el total desprecio del régimen por su responsabilidad, son visibles en el devastador cambio climático, el agotamiento de los recursos naturales, la escasez de agua y la contaminación del aire y el suelo por el uso de municiones modernas, como el uranio empobrecido.

Iraquíes reciben tratamiento en una sala de urgencias del Hospital Sheikh Zayed de Bagdad, mientras miles de personas fueron hospitalizadas en todo el país durante una fuerte tormenta de arena el 6 de mayo de 2022. [AHMAD AL-RUBAYE/AFP vía Getty Images]

Se calcula que la guerra contra Irak provocó la liberación de 141 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, entre 2003 y 2007, es decir, más del 60% de todos los países del mundo. La doctora iraquí Souad Al-Azzawi y la doctora egipcia Beatrice Boctor han documentado en muchas de sus investigaciones las violaciones del derecho internacional por parte de EE.UU. durante la Guerra del Golfo, desde el principio, al utilizar armas capaces de tener un impacto a largo plazo, causando una destrucción permanente del entorno natural incluso después de que no hubiera necesidad militar. El tiempo ha demostrado que esto es correcto, especialmente después de que Estados Unidos continuara violando las leyes de la guerra y las leyes humanitarias en los años siguientes hasta su invasión de Irak en 2003.

Entre las razones de la destrucción del medio ambiente iraquí, que se mantienen deliberadamente en secreto, está el modo en que las fuerzas estadounidenses se deshacen de los residuos militares, quemándolos en grandes fosas en el suelo.

Los soldados admitieron que los residuos incluían material médico usado, pintura, botellas de agua de plástico, baterías e incluso Humvees enteros. El proceso de quema enfermó gravemente a los soldados. "El humo era tóxico. Es un asesino silencioso, y puede que no te mate en el campo de batalla mañana. En el futuro, va a causar algunos efectos en la salud a largo plazo", dijo el teniente coronel retirado del ejército estadounidense Dan Brewer. "Y eso lo estamos viendo ahora, lo estamos viendo mucho", añadió. El aumento de la aparición de síntomas en los soldados llevó a la creación de una asociación para exigir cuidados especiales e indemnizaciones para los soldados heridos, sin embargo, ni los políticos iraquíes ni los extranjeros, ni siquiera los miembros de las organizaciones de derechos humanos locales e internacionales, exigieron una investigación sobre los síntomas a los que se expuso el ciudadano iraquí como consecuencia de la quema de residuos tóxicos, por no hablar de la reclamación de indemnizaciones. El doble rasero sigue siendo el lenguaje dominante.

LEER: Unas 700 familias huyen de los enfrentamientos armados en el norte de Irak

Aunque nadie discrepa de la complejidad de la situación medioambiental iraquí y de que sea el resultado de décadas de destrucción, no responsabilizar a Occidente como principal responsable de la destrucción y ofrecer soluciones que no se desvíen del camino de los mismos regímenes que causaron la devastación no conducirá a limpiar el país y a detenerlo en su espiral descendente. La falta de agua en los ríos Tigris y Éufrates, como resultado de la construcción de presas por parte de Irán y Turquía, en violación de los acuerdos internacionales, constituye un grave problema, que fue abordado por la Dra. Souad Al-Azzawi en un reciente trabajo de investigación que escribió, en el que señaló la inevitabilidad de que los dos ríos se sequen. Esta catástrofe no se detendrá mientras el régimen gobernante esté formado por partidos y milicias, que se pelean entre sí, despojando al Estado de cualquier poder y autoridad central. Las soluciones, incluso las más sencillas, como legislar una ley que prohíba las excavaciones no organizadas, arrasar los huertos y convertirlos en edificios, e impedir el desarraigo de los árboles y, en cambio, trabajar para fomentar la plantación de árboles densos y el regreso de los agricultores a las tierras que abandonaron debido a las sequías y las tormentas, siguen pendientes de aplicación. El tratamiento real sigue ligado a la presencia de una voluntad política sincera, que emane del corazón de la sociedad y represente sus intereses y que sea impuesta por el propio pueblo.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 9 de mayo de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines