Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Se inclinó Turquía ante Arabia Saudí?

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan (izq.), se reúne con el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman (dcha.), en el Palacio Real de Al-Salam en Jeddah, Arabia Saudí, el 28 de abril de 2022 [Presidencia de TUR/ Murat Cetinmuhurdar/Anadolu Agency].

El presidente turco, Recep Erdogan, visitó Jeddah en julio de 2017 y se reunió con el rey saudí Salman Bin Abdul Aziz y el príncipe heredero Mohammed Bin Salman para mediar por el fin del bloqueo impuesto a Qatar por los saudíes, los EAU, Bahréin y Egipto. "Nadie tiene interés en prolongar más esta crisis", dijo Erdogan a los periodistas en el aeropuerto de Estambul antes de volar al Reino.

Esa fue la última visita de Erdogan a Arabia Saudí antes de la semana pasada, cuando volvió a reunirse con el rey y el príncipe heredero para discutir el fin del bloqueo impuesto por Arabia Saudí y sus aliados a Turquía.

La mayoría de los Estados del Golfo, incluida Arabia Saudí, mantenían buenas relaciones con Turquía, que se tensaron por sus diferentes posturas ante las revoluciones de la Primavera Árabe. Turquía las apoyaba, mientras que la mayoría de los Estados del Golfo se oponían a ellas.

Las relaciones bilaterales también fueron muy tensas tras el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi por un escuadrón de asalto saudí en el consulado del Reino en Estambul en 2018. En ese momento, Erdogan acusó a los "más altos niveles" de la dirección saudí de ordenar el asesinato, pero no nombró a ningún funcionario.

LEER: El rey saudí ingresa en el hospital para someterse a exámenes médicos

El asesinato de Khashoggi provocó una protesta mundial contra el Reino y Bin Salman, que es su gobernante de facto. Turquía insistió en buscar justicia en el caso de Khashoggi e inició un proceso judicial; la CIA acusó a Bin Salman de ordenar el asesinato. Sin embargo, ningún país u organismo internacional ha tomado ni siquiera una pequeña medida punitiva contra Arabia Saudí.

Según Reuters, esto provocó un boicot no oficial saudí a los productos turcos, reduciendo las exportaciones turcas al Reino en un 90%. Sin embargo, Erdogan ha decidido recomponer los lazos con Riad.

Desde principios de este año, Ankara ha rebajado sus críticas por el asesinato de Khashoggi. Las importaciones saudíes procedentes de Turquía aumentaron un 2,8% en los dos primeros meses de 2022.

Ceremonia de conmemoración celebrada frente al Congreso de Estados Unidos en el tercer aniversario de la muerte del periodista saudí Jamal Khashoggi el 2 de octubre de 2021 [Yasin Öztürk/Agencia Anadolu].

El mes pasado, Turquía trasladó el juicio de 26 sospechosos saudíes en el caso de Khashoggi de los tribunales turcos a Arabia Saudí, a pesar de la condena generalizada de los grupos de derechos y de la prometida de Khashoggi, Hatice Cengiz. Sólo esto puede haber animado al Reino a invitar a Erdogan a visitar Riad y reunirse con el envejecido monarca y su heredero.

Erdogan estaba entusiasmado con la reunión porque considera que el comercio con Arabia Saudí es un requisito importante para la reactivación de la economía turca, y considera que el apoyo político y diplomático de Riad es vital de cara a las elecciones presidenciales del próximo año. También sabe que el catalizador del distanciamiento de su país con los saudíes, la Primavera Árabe, ha terminado en todo menos en el nombre.

Antes de partir hacia Jeddah, Erdogan dijo a los periodistas que su visita a Arabia Saudí era "la manifestación de nuestra voluntad común" de mejorar los lazos y fortalecer las relaciones políticas, militares y culturales. Añadió que sería mutuamente beneficioso impulsar la cooperación en áreas como la salud, la energía, la seguridad alimentaria, la defensa y las finanzas.

LEER: Porqué y cómo debe reformarse la ONU

"Con esfuerzos comunes", explicó, "creo que llevaremos nuestros lazos incluso más allá de donde estaban en el pasado". Añadió que el final del mes sagrado musulmán del Ramadán era un momento adecuado para la visita. "Era el mes de reponer y fortalecer los lazos de hermandad".

El analista político saudí Hani Naqshbandi fue informado por DW de que "esta visita no es un viaje normal de un jefe de Estado, sino más bien un gesto simbólico al que seguirá un aumento del volumen de comercio, del turismo y de las relaciones económicas". Señaló que Erdogan ha estado y está buscando la reconciliación con la región en su conjunto.

Su colega analista político Ali Shihabi señaló que "Erdogan fue aislado y pagó un alto precio en pérdidas masivas resultantes de un boicot económico y de viajes". Este aislamiento, dijo, se debió a la persistencia de Erdogan sobre el asesinato de Khashoggi y a llevar el caso a las instituciones internacionales. Afirmó que Erdogan viajó a Arabia Saudí para ser reivindicado sobre el asunto de Khashoggi.

"Esta visita fue en respuesta a una invitación saudí y fue de beneficio mutuo para Turquía y Arabia Saudí", dijo el asesor de Erdogan, Yousef Katib Oglu. "El primero quiere inversiones saudíes y el segundo quiere armas y empresarios turcos".

El hecho de que Bin Salman saludara calurosamente a Erdogan en Jeddah después de años de describirlo como parte del "eje del mal regional" reflejó claramente el interés saudí en reparar la tensa relación.

LEER: ¿Es Erdogan quien ha cambiado, o el equilibrio internacional?

"¿Por qué deben seguir enfrentados los dos países?", se preguntó el periodista y analista político turco Ismail Yasha. "Todas las razones que llevaron a la ruptura turco-saudí han desaparecido".

No aceptó la afirmación de que los saudíes hayan perdonado necesariamente a Erdogan por perseguir el caso Khashoggi. "Turquía podría haber cerrado el caso tranquilamente, pero no lo hizo. Hizo todo lo que pudo y luego trasladó el caso a los tribunales saudíes, ya que todos los sospechosos están allí. Dada la clara reticencia de Estados Unidos a tomar medidas punitivas contra Arabia Saudí, ¿qué podía hacer Turquía?"

Yasha también señaló las nuevas alianzas que se están formando a la luz de la guerra rusa en Ucrania. "Sería una locura ser un espectador y no un creador de políticas en este momento", concluyó, al tiempo que destacaba el éxito de las industrias de defensa turcas; las posiciones fuertes e independientes de Ankara en cuestiones internacionales; y el "gran papel" que está desempeñando Turquía en la mediación y resolución de crisis internacionales.

Entonces, ¿se inclinó Turquía ante Arabia Saudí? Creo que la situación es mucho más matizada que eso.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines