Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una nueva era de terrorismo transnacional amenaza a Occidente tras el regreso de los combatientes extranjeros de Ucrania

El ex detenido de Guantánamo, el ciudadano británico Moazzam Begg, llega al Tribunal de Magistrados de Westminster en Londres el 25 de septiembre de 2017 [DANIEL LEAL/AFP vía Getty Images].

Son muchas las repercusiones de la invasión rusa de Ucrania que se han analizado casi forzosamente durante el último mes. Desde la puesta al descubierto del flagrante racismo y la solidaridad selectiva de la comunidad europea hasta la amenaza al orden internacional, el tema se ha agotado y ya no se puede ordeñar la vaca.

Sin embargo, una consecuencia en la que hay que centrarse y evaluar es la amenaza potencial del eventual regreso de los combatientes extranjeros que se han dirigido desde las naciones occidentales a Ucrania para ayudar a Kiev contra la ofensiva rusa.

Cuando los gobiernos europeos, como el del Reino Unido, señalaron su aprobación -incluso su estímulo- para que los ciudadanos se unieran a la lucha contra Moscú, muchos se sorprendieron de la facilidad y la disposición mostradas hacia la propuesta.

El presidente ruso Vladimir Putin ha reconocido dos territorios escindidos en el este de Ucrania - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Aquellos que estaban vivos y activos durante la década de 1980 recordarán igualmente esa disposición y ese ánimo mostrados a los que pretendían luchar en Afganistán contra la ocupación soviética. De hecho, los muyahidines eran considerados en gran medida como luchadores por la libertad en aquella época o, al menos, eran vistos con neutralidad.

Incluso hubo informes de esfuerzos coordinados en ese momento para reclutar activamente -o permitir el reclutamiento- de estudiantes y otros miembros de la sociedad en Occidente para luchar en Afganistán.

Esa actitud abierta se vio de nuevo en la falta de prevención de combatientes voluntarios para unirse al levantamiento en Libia en 2011 y sus primeros años, cuando las naciones occidentales retiraron cualquier apoyo restante a Muammar Gaddafi y permitieron una temporada de caza abierta contra el dictador y su régimen.

Ahora, el mismo proceso se repite para Ucrania y la llegada de combatientes extranjeros para repeler la ofensiva rusa. Y aún no se sabe cómo se tratará a esos combatientes extranjeros a su regreso en los próximos años.

Tras el regreso de los participantes occidentales en la "yihad" afgana de los años 80, así como el más reciente retorno de los que lucharon en Libia y luego en Siria contra Bashar Al-Assad y sus aliados rusos, los gobiernos y las agencias de inteligencia los señalaron como amenazas a la seguridad nacional.

Puede que ese proceso comenzara de forma gradual -ya que la supuesta amenaza del "islamismo" y el "yihadismo" no se conocía en la época de la resistencia a la invasión soviética de Afganistán y antes del surgimiento de Al Qaeda-, pero cuando la "Guerra contra el Terror" estaba en pleno apogeo a mediados de la década de 2000, cualquier individuo con cualquier vínculo o afiliación a esos conceptos era el objetivo. Esa campaña de demonización se extendió tanto y tuvo tanto alcance a escala mundial que incluso los gobiernos de otros países, especialmente los de mayoría musulmana, se vieron presionados para coordinarse con sus homólogos occidentales -o patrocinadores- deteniendo a quienes tuvieran cualquier sospecha de afiliación con los grupos objetivo.

LEER: El aumento de los precios del petróleo hace que Irán gane tiempo en las conversaciones nucleares

Uno de ellos fue Moazzam Begg, director de divulgación del grupo de campaña CAGE, con sede en el Reino Unido, y antiguo detenido en la tristemente célebre prisión de Guantánamo, en Estados Unidos. Tras haber sido detenido en Pakistán, recluido por las fuerzas estadounidenses en Afganistán y luego en Guantánamo, y años después haber sido objeto de detención por las autoridades británicas por supuestas actividades relacionadas con la guerra civil siria, Begg es innegablemente un producto de esa "Guerra contra el Terror" global.

Al hablar conmigo, Begg confirmó que durante la resistencia afgana contra la invasión soviética, "no sólo hubo aprobación [por parte de las naciones occidentales] de los combatientes extranjeros y también de la propia causa", sino que los muyahidines y los grupos militantes islámicos en ciernes "no fueron vistos como un paria, fueron vistos como un aliado contra el comunismo ateo" antes del colapso de la Unión Soviética y luego de los acontecimientos de 2001.

Años después de que se iniciara la "guerra contra el terror" -y un año después, según muchos, de que terminara tras la victoria de los talibanes en Afganistán-, sigue habiendo una demonización de cualquier persona afiliada al extremismo o la militancia islámicos, independientemente de cuál sea su causa o contra quién luchen.

Un ejemplo de ello es el caso de Abu Bakr Deghayes, un padre de familia condenado en el Reino Unido el mes pasado por dar supuestamente una conferencia a un pequeño público en una mezquita sobre las virtudes de la yihad. Dos de sus hijos también habían muerto luchando en Siria contra el régimen de Assad, lo que se sumó al caso contra él.

"Sus propios hijos habían muerto... luchando contra las fuerzas sirias respaldadas por Rusia", me dijo Begg, que asesoró a Deghayes durante su caso. "Se le consideraba vinculado a la radicalización por una conexión con esos niños, lo cual es algo muy triste, por supuesto, que hayan ido. Pero él se opuso muy abiertamente a que se unieran [a grupos en Siria]".

Mientras tanto, se descarta que los combatientes extranjeros que actualmente viajan a Ucrania desde los países occidentales representen alguna amenaza, a pesar de luchar contra el mismo enemigo que es Moscú y sus afiliados. Begg subrayó que tal dicotomía demuestra que: "Hay un doble rasero y una hipocresía que se está poniendo al descubierto muy claramente".

"Los musulmanes que van a luchar por una causa para detener, esencialmente, la agresión respaldada por Rusia allí -la agresión real de Rusia en Siria- son demonizados, mientras que las personas que van a luchar contra la agresión rusa en Ucrania, que a menudo incluye luchar junto a grupos de extrema derecha como [el batallón] Azov en Ucrania y entrenarse con ellos, no son criminalizados por el momento y de hecho han recibido la aprobación tácita de los ministros del gobierno [británico]."

Begg expresó su confusión: "Si los ucranianos llevan a cabo atentados suicidas contra las fuerzas militares, es algo bueno. Si los musulmanes hacen lo mismo contra las fuerzas militares de Assad, sus casas son asaltadas en Gran Bretaña, sus familias son atacadas, etc."

LEER: El coste de la guerra de Ucrania se deja sentir en África y el Sur Global

Sin embargo, hay que evaluar si los que regresan de Ucrania a las naciones occidentales -incluidos los combatientes ucranianos, pero sobre todo los extranjeros- también supondrán una amenaza para la sociedad y la seguridad nacional, y calibrar la gravedad de dicha amenaza.

En la actualidad, los grupos paramilitares de extrema derecha y neonazis, como el Batallón Azov, son los elementos más controvertidos de las fuerzas ucranianas que luchan contra Rusia y a los que se refieren habitualmente todos los defensores prorrusos que desean desprestigiar o criticar a la resistencia ucraniana.

Al tener sus raíces en los simpatizantes nazis que acogieron al ejército alemán en Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial y al llevar gran parte del legado nazi en sus insignias y su visión del mundo, no es difícil entender por qué muchos temen su presencia y la aparente necesidad de Kiev de contar con ellos en este momento.

De hecho, puede haber buenas razones para esos temores, ya que muchos miembros de la extrema derecha europea han simpatizado con esas milicias y, en ocasiones, han luchado con ellas a lo largo de los últimos ocho años, desde la primera incursión de Moscú en el país.

"Hay una fuerte presencia neonazi de extrema derecha en Ucrania", declaró Begg. "¿Están armados, luchan, participan en operaciones militares, se entrenan con y utilizan explosivos y armas? La respuesta es sí".

Una vez que las figuras de la extrema derecha regresen a sus países de origen con la experiencia adquirida durante su estancia en grupos militantes neonazis, poseerán el potencial para lanzar ataques contra instituciones y lugares del gobierno, grupos minoritarios, poblaciones inmigrantes y especialmente musulmanes dentro de Europa y Occidente.

"¿Han llevado a cabo los ucranianos actos de terrorismo en el Reino Unido? La respuesta es sí", dijo, en referencia al caso de Pablo Lapshyn, el estudiante ucraniano en el Reino Unido que fue declarado culpable en 2013 de asesinar a un hombre musulmán en la ciudad de Birmingham y de intentar atentar contra tres mezquitas.

"Así que ya hay un historial de al menos un ucraniano que ha venido al Reino Unido para llevar a cabo actos de terrorismo contra los musulmanes", explicó Begg. "Se puede ver muy claramente que hay una posibilidad muy fuerte de que puedan volver y volcar su ira y su odio hacia el grupo más vilipendiado en el Reino Unido, que son los musulmanes".

Eso hace que la probabilidad de violencia en las naciones occidentales -iniciada por la extrema derecha en medio de una atmósfera de islamofobia ya omnipresente- sea muy real cuando tales figuras: "Vuelven entrenados, curtidos en mil batallas, experimentados y motivados".

LEER: ¿Las relaciones entre Rusia e Israel se enfrentan a un desafío temporal o a un deterioro definitivo?

Considerarlo únicamente como un asunto de extrema derecha puede ser también una valoración demasiado limitada, ya que existe la posibilidad de que elementos de la extrema izquierda europea y occidental también participen en futuros actos de violencia y terrorismo comunitario tras su regreso tanto de Ucrania como de los territorios controlados por Rusia en el país.

Los voluntarios y combatientes occidentales que viajaron a Siria en la última década fueron aproximadamente entre 600 y 5.000, según diversos informes de los medios de comunicación, y sus Estados han movilizado todas las herramientas y mecanismos disponibles contra ellos hasta hoy. Dado que los voluntarios occidentales supuestamente constituyen la mayoría de los aproximadamente 20.000 combatientes extranjeros en Ucrania, cualquier elemento extremista dentro de sus filas representaría una oleada de radicalismo potencial en comparación con los yihadistas occidentales en Siria.

¿Tendrán los Estados occidentales la misma previsión -o incluso la voluntad- de prepararse para una afluencia de retornados radicalizados desde Ucrania que la que tuvieron con los que regresaron de conflictos en regiones de mayoría musulmana?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánÁfricaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEuropa y RusiaLibiaOriente MedioRegiónRusiaSiriaSmall SlidesUcrania

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines