Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Matar a los líderes de la resistencia no acabará con la voluntad o el derecho a resistir la ocupación israelí

Los palestinos queman neumáticos para bloquear la carretera mientras las fuerzas de seguridad israelíes entran en la aldea de Silat al-Harithiya, cerca de la ciudad de Jenin, en la Cisjordania ocupada, el 7 de mayo de 2022. [Nedal Eshtayah - Agencia Anadolu]

Tras el ataque con hacha y cuchillo perpetrado el jueves en el asentamiento ilegal israelí de Elad, en el que murieron tres colonos, las fuerzas de seguridad y los medios de comunicación israelíes han pedido que se vuelva a asesinar a los líderes de la resistencia palestina. Se ha informado de que se han transmitido advertencias en este sentido al líder del ala política de Hamás en Gaza, Yahya Sinwar.

El brazo armado del movimiento de resistencia reivindicó, como pocas veces, la autoría de un atentado perpetrado el 29 de abril en el asentamiento ilegal de Ariel, en Cisjordania. Se trataba, según dijo, de una respuesta al aumento de las "agresiones israelíes contra la mezquita de Al-Aqsa", sobre todo durante el mes sagrado islámico del Ramadán y la festividad judía de la Pascua en abril.

A finales del mes pasado, en su primer discurso en casi un año, Sinwar advirtió de nuevas operaciones en caso de que los colonos y las fuerzas de seguridad israelíes siguieran violando el Noble Santuario de Al-Aqsa. Pidió a los palestinos que utilizaran todo lo que tuvieran a su disposición en su resistencia a la ocupación: "Que todo el que tenga un fusil, lo prepare. Y si no tienen un rifle, que preparen su cuchilla o un hacha, o un cuchillo".

Se ha interpretado que estos comentarios inspiraron al menos los atentados de Elad, que cayeron en el 74º aniversario de la Nakba y el Día de la Independencia de Israel. Aunque se cree que uno de los sospechosos que ha sido detenido es miembro de la Yihad Islámica Palestina (PIJ) en Yenín, el movimiento no ha hecho una reivindicación oficial de la responsabilidad; tampoco lo ha hecho ningún otro grupo en el momento de escribir este artículo.

El asesinato selectivo del jefe de Hamás parece contar con el apoyo popular de todos los sectores políticos de Israel, tanto de la derecha como de la llamada izquierda del Estado, que es cada vez más de extrema derecha.

"Sinwar es un hombre muerto y tiene que ser asesinado inmediatamente", dijo el MK del Likud Yoav Gallant a las noticias del Canal 13 de Israel. "Si dependiera de mí, estaría muerto mañana mismo. Asesínenlo, sin importar las consecuencias".

Según el analista de Ynet Ron Ben Yishai, "Sinwar quiere desencadenar una guerra religiosa, es hora de eliminarlo de la escena".

El periodista político Attila Somfalvi comentó en Twitter: "Sinwar debería estar en el punto de mira muy pronto, eso está claro. Pero es deprimente pensar que podría haber terminado su vida en una prisión israelí".

LEER: Recordando el ataque de 2021 de Israel a Gaza

Sin embargo, hay otros observadores que reconocen que matar a Sinwar no será una bala de plata para acabar con los problemas de seguridad de Israel; simplemente saciaría la sed de venganza de la población.

Escribiendo en el Jerusalem Post ayer, Herb Keinon advirtió que las facciones de la resistencia palestina deberían tomarse en serio su intención declarada de lanzar cohetes contra Tel Aviv y, según fuentes de Al-Mayadeen, una posible vuelta a las "operaciones explosivas" - atentados suicidas - en ciudades israelíes.

"Las cobardes amenazas de la ocupación israelí sobre el posible asesinato de Yahya Sinwar o de cualquiera de los líderes de la resistencia son un indicio de un terremoto en la región y de una respuesta sin precedentes", declaró el sábado el portavoz del ala militar de Hamás, las Brigadas Al-Qassam. "Provocaremos un nuevo capítulo catastrófico en la historia del régimen sionista".

Los palestinos defenderán la mezquita de Al-Aqsa - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Esto puede suponer un uso cada vez más sofisticado de los drones por parte de las facciones de la resistencia. La PIJ anunció los detalles de un nuevo avión no tripulado en el Día Internacional de Quds de este año, el "Jenin" de fabricación local.

Israel tiene un historial de asesinatos de sus oponentes, dentro de la Palestina ocupada y en el extranjero. Los asesinatos se convirtieron en algo habitual tras el estallido de la Segunda Intifada en el año 2000 y fueron sancionados por el Tribunal Supremo israelí tras la sentencia de 2006 en el caso de los asesinatos selectivos, que revocó una decisión de 2002 que inicialmente consideraba esta política "no justificable".

OPINIÓN: Israel teme un nuevo asesinato político

Sin embargo, aunque Israel tiene los medios para matar a los líderes de la resistencia palestina, puede que no tenga la voluntad política. Sabe que estos asesinatos tienen un efecto limitado para acabar con la violencia política. El asesinato en 2004 del fundador y líder espiritual de Hamás, el jeque Ahmed Yassin, cuando salía de una mezquita local en su silla de ruedas, por ejemplo, no acabó ciertamente con las preocupaciones de seguridad de Israel.

En el vecino Líbano, el asesinato por parte de Israel del secretario general de Hezbolá, Sayyid Abbas Al-Musawi, fue contraproducente, ya que le sucedió su protegido "más carismático y capaz", Sayyid Hassan Nasrallah. Las repercusiones de este hecho se dejaron sentir más allá de Israel con el ataque a la embajada de Israel en Argentina en 1992, mientras que el movimiento bajo el liderazgo de Nasrallah se ha vuelto más poderoso que nunca; es conocido como el actor no estatal más armado del mundo, por lo que sigue siendo una seria amenaza para Israel.

En los últimos dos meses, 19 israelíes han muerto en operaciones de bajo nivel llevadas a cabo por palestinos, incluidos algunos ciudadanos de Israel. El fracaso del Estado en la disuasión y prevención de estos ataques ha ilustrado la desesperación y la frustración que siente Tel Aviv en el manejo de esta cuestión de seguridad. Nada más explica que se esté considerando seriamente la posibilidad de volver a la política de asesinatos mientras se ignoran las frecuentes ejecuciones extrajudiciales de palestinos por parte de los colonos y las fuerzas de seguridad israelíes, así como la agresión y la provocación contra la mezquita de Al-Aqsa en las últimas semanas.

Israel debe estar preparado para una respuesta armada sin precedentes a cualquier asesinato selectivo de líderes palestinos. Dicha respuesta no se limitará a la Franja de Gaza o a partes de la Cisjordania ocupada.

"Sinwar no es el peor de los enemigos", opinó Gideon Levy en Haaretz. "Su sucesor será peor. Sinwar tampoco será el primer Yahya de Hamás que Israel elimina en vano. La eliminación de Yahya Ayyash, su predecesor, no dio a Israel más que una ola de atentados suicidas en los que murieron 60 israelíes".

Los asesinatos selectivos pueden ofrecer un resultado táctico a corto plazo, pero no resolverán los cambiantes desafíos de seguridad de Israel, que deben contextualizarse ante la continua expansión de los asentamientos ilegales y la ocupación. Israel sabe que matando a los líderes de la resistencia no acabará con la voluntad o el derecho legítimo a resistir su ocupación militar.

OPINIÓN: La comunidad internacional trabaja contra la resistencia anticolonial en Palestina

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines