Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los líderes de Israel están provocando una desunión destructiva entre los israelíes

El ministro de Defensa israelí y líder del partido Azul y Blanco, Benny Gantz, con el líder de Yamina, Naftali Bennett en Jerusalén el 2 de junio de 2021 [RONEN ZVULUN/POOL/AFP via Getty Images].

Antes de formar la actual coalición de gobierno en ruinas el año pasado, el Estado de ocupación israelí pasó por cuatro elecciones en dos años. Incluso después de las cuartas elecciones, ninguno de los partidos israelíes ha conseguido ganar suficientes escaños en el parlamento para formar un gobierno estable de un solo partido o un gobierno de coalición fuerte.

Los votantes israelíes se han enfrentado a numerosos retos a la hora de decidir a quién dar su voto tras la desaparición de los partidos históricos israelíes -Labor, Meretz y Likud- y la aparición de pequeños partidos fragmentados y estacionales con intereses personales que plagan sus agendas.

La desintegración de los partidos políticos se hace eco de la desintegración de los ciudadanos israelíes. Los políticos de los grandes partidos que obtienen pequeñas mayorías se ven envueltos en luchas encarnizadas con otros partidos pequeños para formar un gobierno de coalición, y fracasan. A veces se ven obligados a aliarse con sus rivales más acérrimos, como en el caso del ex primer ministro israelí y actual jefe del Likud, Benjamin Netanyahu, y el ex primer ministro suplente y actual ministro de Defensa, Benny Gantz.

OPINIÓN: Israel teme un nuevo asesinato político

Netanyahu y Gantz eran rivales acérrimos pero se vieron obligados a formar un gobierno de coalición. Los intereses personales que plagaban sus agendas llevaron al colapso de su alianza y empujaron a Israel a ir a la última votación, que dio lugar al actual gobierno.

Casi todos los israelíes saben que el motivo es la segregación y la explotación del Estado por parte de los líderes israelíes para servir a sus intereses personales. Comúnmente, los líderes israelíes que explotan el estado por intereses personales lo hacen por razones "sucias".

Tomemos, por ejemplo, lo que escribió The New York Times: "Detrás de este drama, dicen los analistas, está una de las motivaciones del Sr. Netanyahu para buscar la reelección: su corazonada de que puede luchar mejor contra su acusación desde la oficina del primer ministro. Dicen que está dispuesto a llevar al país a unas elecciones tras otras, hasta que consiga una mayoría parlamentaria más fuerte que le otorgue inmunidad frente a la acusación".

El New York Times informó que Gayil Talshir, profesor de ciencias políticas de la Universidad Hebrea de Jerusalén, dijo: "No conozco a ningún pensador serio que diga que Israel va a otra ronda de elecciones por razones distintas a los intereses personales de Netanyahu".

Observando a otros líderes israelíes, incluidos los que están actualmente en el cargo, puedo decir que el caso de Netanyahu es sólo un ejemplo de cómo estos líderes se preocupan por sus intereses personales a expensas del Estado y su pueblo. La desintegración entre los líderes israelíes se refleja en la sociedad israelí, que ha estado sufriendo una discriminación racial crónica.

El escándalo de corrupción de Netanyahu - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

La desunión basada principalmente en factores raciales se ha hecho notar en toda la sociedad israelí, y su peligro es el de un colapso muy inminente del Estado de Israel. El impacto de esto ha sido claro en los discursos de los líderes israelíes durante dos eventos principales en Israel: el Día de la Independencia y el Día del Recuerdo.

Los líderes israelíes parecieron hacer un llamamiento a la sociedad israelí para que ignore las diferencias y se una para "vencer a los enemigos". Al abrir su discurso en la ceremonia estatal que marcaba el 74º Día de la Independencia de Israel, el primer ministro israelí, Naftali Bennet, anunció: "74 años de Estado nos han enseñado que cuando el pueblo de Israel está unido, nadie puede vencernos".

Se dirigió emocionado al pueblo israelí, destacando la importancia de la unidad. "Queridos ciudadanos de Israel, el Día de la Independencia es un día de gran orgullo para todos nosotros", expresó. "Orgullo nacional por lo que hemos pasado juntos y por lo que hemos conseguido aquí juntos".

Durante su discurso en el Día del Recuerdo, la ceremonia anual celebrada para honrar a los soldados caídos de Israel, Bennett transmitió: "Estamos en la octava década del Estado de Israel. Una década en la que nunca hemos tenido éxito. Esta vez tenemos otra oportunidad, una tercera oportunidad para el pueblo judío. Esta vez debemos, simplemente debemos, tener éxito".

Bennett explicó qué tipo de éxito quiere Israel. "No debemos permitir que el odio nos capture, que nos controle. Tenemos que vernos con buenos ojos, creer que el otro también quiere el bien para el Estado, aunque su opinión sea completamente diferente. Todos debemos situar siempre el bien del Estado por encima de nuestro sector, por encima de nuestro interés personal".

Recordando su pasado como soldado en la década de 1990, Bennett se refirió a esa época como "ideal" en lo que respecta a la unidad y la falta de discriminación y odio que impera hoy en todo el Estado. Bennett lamenta esos días; él y otros líderes israelíes sienten que esos días ya han pasado para Israel.

Bennett dijo: "Estábamos allí, en el Líbano, todos juntos. Kibutzniks con urbanitas, gente secular con gente religiosa, Beersheba con Tel Aviv, derecha con izquierda, judíos con no judíos. La conexión entre todos nosotros era natural, algo que ni siquiera había que discutir... Cada uno arriesgaba su vida por el otro. Éramos hermanos".

Esta entonación que pretendía hacer un llamamiento a la sociedad israelí para que se uniera y eliminara el odio interno fue muy clara en los discursos de otros funcionarios, como el Primer Ministro suplente y el Ministro de Asuntos Exteriores Yair Lapid, el Ministro de Defensa Benny Gantz y otros.

Incluso los israelíes han reconocido que los podridos intereses personales han estropeado las agendas de los funcionarios israelíes. Durante el discurso de Bennett en el Día del Recuerdo, los familiares de los soldados caídos gritaron: "Deberías avergonzarte... Te odio... Vete... No deberías venir aquí a hablar".

OPINIÓN: La comunidad internacional trabaja contra la resistencia anticolonial en Palestina

La ministra del Interior, Ayelet Shaked, también fue abucheada por el hermano de un soldado caído durante la ceremonia organizada en Petah Tikva. El abucheador calificó a Shaked de "repugnante" y le pidió que se sintiera "avergonzada" y que "se fuera a casa". Dijo que su asistencia "escupía en la cara de los dolientes" después de que se instara a los representantes del gobierno a no asistir a este tipo de ceremonias.

Gantz, que ha dicho que el Día del Recuerdo es el día más sagrado en Israel, también fue abucheado y se le dijo que no asistiera. También considera que esto fue un síntoma de desunión entre los israelíes, por lo que reiteró la importancia de la unidad durante sus discursos.

Parece que la discriminación racial y la desunión se han convertido en enfermedades crónicas entre los ciudadanos israelíes y sus líderes, que están preocupados por la desunión, que creen que podría llevar al colapso del Estado de Israel. Por ello, siguen invitando a los israelíes a ignorar sus diferencias. Sin embargo, la desintegración entre los líderes políticos, y la extrema polarización entre la sociedad israelí, anuncia más desunión y un colapso más inminente del Estado.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines