Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Hemos vuelto al conflicto armado por el petróleo?

Una vista general muestra una refinería de petróleo en la ciudad de Ras Lanuf, en el norte de Libia, el 11 de enero de 2017 [ABDULLAH DOMA/AFP vía Getty Images].

El petróleo vuelve al primer plano del conflicto como carta de presión política, que ha demostrado ser inútil en épocas anteriores, salvo cuando se utiliza como medio de extorsión para obtener dinero o algún beneficio político. Las exigencias de justicia distributiva, o de impedir que un partido político se beneficie de los ingresos, no eran más que consignas para el consumo.

Esta vez, el cierre del petróleo se produce en un contexto internacional diferente, debido a la guerra de Rusia contra Ucrania, y la consiguiente agitación en el mercado energético internacional. Por ello, los países occidentales pidieron, unas dos semanas antes del cierre, en más de una declaración, que se neutralizara el sector petrolero, y que no se utilizara como carta en el conflicto político.

La exigencia esta vez es clara, según las declaraciones de los grupos que adoptaron el cierre: permitir que el gobierno de Bashagha asuma sus funciones y que el gobierno de Dbeibeh dimita, aunque esta exigencia estaba envuelta en el mismo lema de los cierres anteriores: la distribución equitativa de la riqueza.

Antes de la reciente oleada de cierres, Bashagha declaró que no apoyaba el cierre y que el petróleo no debía utilizarse en el conflicto político. Tras la suspensión de los trabajos en algunos campos y puertos, la asesora de la ONU, Stephanie Williams, dijo que había subrayado, durante una conversación telefónica con Bashagha, "la necesidad de abstenerse de utilizar la producción petrolera libia como arma con fines políticos, al tiempo que pedía el fin del cierre de los campos petrolíferos". Bashagha, junto con algunos de los ministros de su gobierno, se comunicó con los individuos que reclamaban la responsabilidad del cierre en la región de la Media Luna Petrolera, pero no consiguió disuadirlos de su posición, contentándose con que apoyaran su gestión de los ingresos y su reparto equitativo entre todos los libios, lo que significa que su gobierno es impotente y que básicamente no posee ninguna carta que jugar en el juego político.

LEER: El aumento de los precios del petróleo hace que Irán gane tiempo en las conversaciones nucleares

En realidad, es Haftar, aliado de la Guardia de las Instalaciones Petroleras, quien controla el campo la mayor parte del tiempo y posee la mayoría de los campos y puertos. La producción y la exportación de petróleo no se interrumpirán sin órdenes emitidas por él, y no podemos descartar la influencia rusa, ya que jugará la carta del petróleo libio como parte de su conflicto con los países occidentales, utilizando la influencia de su apoyo a Haftar y al Parlamento de Tobruk.

Existe un interés internacional por congelar la situación en Libia y evitar que estalle con la obstrucción del proceso político, tras la interrupción de las elecciones y el conflicto de legitimidad entre el gobierno de unidad nacional y el gobierno propuesto por el Parlamento. Europa no está preparada para otro frente caliente en su frontera sur, pero, en contra de lo que esperaba, la mitad de las exportaciones de petróleo se han interrumpido. Cabe destacar que su reacción ha sido diferente esta vez, ya que no ha emitido declaraciones de condena y amenaza de sanciones con la exigencia de volver a exportar inmediatamente a los mismos ritmos anteriores, y esto es un indicio de la posibilidad de planificar soluciones no convencionales para el tratamiento, lideradas por Gran Bretaña. Si no estalla una nueva guerra para sacar las cartas de los puertos y campos petrolíferos de las garras de Rusia y sus aliados, al menos se preocupará por la posibilidad de que sus posiciones en Libia sean sometidas a una presión militar que pueda distraer parte de su atención en Ucrania.

El artículo que se publicó en nombre del propuesto primer ministro, Fathi Bashagha, en el periódico británico The Times, contenía una declaración explícita de la disposición de su gobierno a aliarse con Gran Bretaña para expulsar a los mercenarios de Wagner de Libia y acabar con la influencia rusa, a cambio de apoyarle en su enfrentamiento con el primer ministro del Gobierno de Unidad Nacional y sus aliados. Esta declaración es un gran riesgo que podría destruir su alianza con Haftar y Aguila Saleh, ya que son dos aliados a los que Rusia ha prestado apoyo político, militar y diplomático durante los últimos años, a cambio de obtener un punto de apoyo en Libia, para ocupar Europa y extenderse desde ella hasta África Central. ¿Tiene Bashagha garantías sobre la inevitabilidad del enfrentamiento británico-ruso en Libia? ¿Es por eso que ofreció aliarse con Gran Bretaña para expulsar a los mercenarios de Wagner, cortando así cualquier posibilidad de continuar una alianza inútil con Aqila y Haftar? Es poco probable que Haftar y Águila abandonen a Rusia, su aliado más destacado en el mundo.

Todo el panorama se está desdibujando y no hay señales de un movimiento político en el horizonte que pueda avanzar hacia el fin del conflicto mediante elecciones. La disputa en curso en el Consejo de Seguridad entre las principales potencias ha impedido el nombramiento de un nuevo enviado, que suceda al anterior dimitido, Jan Kubis, y la misión de la ONU sólo se prorrogó por tres meses, tiempo insuficiente para sentar las bases de un nuevo consenso bajo los auspicios de la ONU. Además, sin descartar la posibilidad de un nuevo conflicto armado por las regiones petroleras, la crisis se encamina a congelar la situación hasta que se aclare el panorama en el desenlace del conflicto en Ucrania.

Traducido de Arabi21, 5 de mayo de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines