Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel teme un nuevo asesinato político

El primer ministro israelí Naftali Bennett en Jerusalén, el 27 de abril de 2022 [MENAHEM KAHANA/AFP vía Getty Images].

Las autoridades de seguridad israelíes abrieron una investigación sobre la recepción de dos amenazas de muerte por parte del primer ministro Naftali Bennett y su familia. Las amenazas se enviaron en un sobre que también contenía una bala. Los funcionarios de seguridad están tratando de averiguar quién envió esas cartas a la casa de Bennett en Ra'nana, y no permiten que los medios de comunicación publiquen los detalles.

Los investigadores de la Unidad de Delitos Graves "Lahav 433" y del Servicio General de Seguridad -el Shin Bet- abrieron una investigación sobre las amenazas de muerte contra Bennett y su familia y, a raíz de las amenazas, los funcionarios de seguridad de la Oficina del Primer Ministro decidieron reforzar la seguridad en la unidad que protege a su familia.

Los funcionarios de seguridad israelíes creen que, a pesar de la gravedad de las amenazas, no existe un peligro real para la vida del Primer Ministro o de su familia. Sin embargo, el hecho de que las disputas en curso hayan alcanzado el nivel de las amenazas de muerte significa que las cosas son muy serias. Quienquiera que haya enviado los dos mensajes con balas vivas estaba recopilando información sobre la familia de Bennett y, tal vez, los conoce de cerca, lo que ha añadido más tensión a la situación.

LEER: ¿Quién goza de libertad de culto en Israel?

En este momento, no está claro si las dos cartas han pasado por la estricta cadena de seguridad del Departamento de Seguridad Pública para llegar a la familia, o no. Además, no se sabe si alguno de los miembros de la familia ha estado expuesto al contenido de las cartas, o si éstas fueron detenidas en alguno de los departamentos de seguridad.

Esta amenaza ha dejado sus efectos directos en el ámbito partidista y político del Estado ocupante, que está viendo de cerca cómo la tensión política y la polarización partidista alcanzan su punto álgido en los últimos días, tras la pérdida de la mayoría parlamentaria del actual gobierno. En respuesta a estas amenazas, Bennett escribió en su cuenta de Facebook lo siguiente "Soy primer ministro y político, y hago un llamamiento a todos, de todos los lados del espectro político, especialmente a los activistas de las redes sociales, para que actúen a favor de la calma y la reconciliación, no de la incitación". La ministra del Interior, Ayelet Shaked, que ha sido amenazada en el pasado, también publicó diciendo que "la amenaza contra el Primer Ministro y su familia es muy grave".

Uno de los socios de la coalición de Bennett, el MK Bezalel Smotrich, jefe del partido Sionismo Religioso, se mostró escéptico sobre los informes de seguridad de las amenazas, afirmando que podría tener como objetivo mejorar la posición pública de Bennett y deslegitimar el derecho de la oposición a organizar protestas.

El caos de seguridad en Israel no se limitó a las dos amenazas proferidas contra la familia de Bennett por los círculos de la derecha. El asunto se extendió a las acciones del miembro sionista extremista de la Knesset, Itamar Ben Gvir, del partido Sionismo Religioso, contra el jefe del Shin Bet, Ronen Bar. Bar consideraba que estas acciones constituían una amenaza para Israel y un daño importante para su seguridad y que podían conducir a una escalada de seguridad que perjudicara a los colonos, a los soldados del ejército y a la policía.

Estos hechos se remontan a la incitación de Ben Gvir contra el Shin Bet y su jefe, acusándoles de no haber impedido las protestas de los palestinos en la mezquita de Al-Aqsa, de no haber permitido a los colonos organizar la marcha de las banderas o el sacrificio de animales, y de no haber detenido las operaciones de Beersheba, Bnei Brak y Hadera. A cambio, el Shin Bet le acusó de causar daños a la seguridad del Estado. Esto ha llevado a Bennett a advertir personalmente que no se debe entrar en un estado de fanatismo y caos de seguridad.

Los informes israelíes vuelven a llamar la atención sobre las declaraciones del jefe del Shin Bet contra las acciones de Ben Gvir, que convocó una marcha de banderas en la Jerusalén ocupada y estableció una oficina parlamentaria en el barrio de Sheikh Jarrah. Esto podría provocar una importante escalada con los palestinos en una situación de seguridad delicada, en medio de las tensiones vividas durante el mes de Ramadán.

Los residentes palestinos de Sheikh Jarrah están siendo sustituidos por colonos mientras los soldados israelíes desalojan las propiedades palestinas a la fuerza - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores y viceprimer ministro, Yair Lapid, lanzó un ataque contra Ben Gvir por atacar al jefe del Servicio General de Seguridad, Ronen Bar, y afirmar que no había impedido las operaciones armadas. Todo ello ahondaría el conflicto político, y podría dar lugar a más violencia, acoso y amenazas de muerte, lo que exige mitigar el fuego del discurso político.

Lapid describió a Ben Gvir como un "criminal convicto", al que Netanyahu quiere nombrar ministro de Seguridad Interior en su próximo gobierno. Ben Gvir ha fijado un nuevo objetivo para sus ataques, y ese objetivo es el jefe de la Agencia de Seguridad Pública y sus miembros, exigiendo al líder de la oposición que lo condene. Mientras tanto, la policía elevó el nivel de seguridad personal de varios ministros del gobierno al quinto nivel, que es un nivel inferior al máximo.

Ben Gvir lanzó una campaña contra el jefe del Shin Bet, lo que llevó al primer ministro Bennett a describir su comportamiento como un "acto cobarde contra Israel, y que está dirigiendo una peligrosa campaña política destinada a incendiar Israel con fanatismo y caos". Bennett considera que Ronen Bar ha dedicado su vida a asegurar la vida de los israelíes.

Bezalel Smotrich, líder del partido Sionismo Religioso de Ben Gvir, acusó a Naftali Bennett de ser un mentiroso compulsivo. No dudó en filtrar las discusiones del gabinete en el pasado y atacó a los líderes del ejército y de los servicios de seguridad tanto del ala derecha como de la izquierda.

LEER: Recordando el ataque de 2021 de Israel a Gaza

Ben Gvir publicó lo que, según él, eran amenazas que había recibido con imágenes de balas y una bandera israelí quemada, después de que varios políticos israelíes incitaran contra él. Acusó a lo que describió como "el coro de miembros izquierdistas de la Knesset de estar detrás de las amenazas". Estos miembros son los mismos que acusaron a la bancada de la derecha de amenazar a Bennett recientemente".

A los responsables políticos israelíes les preocupa que la incitación interna conduzca a un nuevo asesinato político, como lo que ocurrió con el difunto primer ministro Isaac Rabin en 1995. Esto significa que, casi 27 años después de ese asesinato, no se ha olvidado y muchos de los que incitan contra Bennett estos días fueron parte importante de la incitación contra Rabin y se consideran responsables de la agitación política sin precedentes que tuvo lugar en el ámbito israelí.

Los datos actuales confirman que los israelíes aún no han aprendido la lección del asesinato de Rabin, como demuestra la propagación del mismo ambiente de incitación que precedió a aquel enorme acontecimiento. Las continuas acusaciones de los miembros de la derecha contra sus homólogos de la oposición en el gobierno, y el hecho de llamarlos "traidores" significa que no han aprendido la lección, y que la situación puede deteriorarse aún más.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines