Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La comunidad internacional trabaja contra la resistencia anticolonial en Palestina

Los palestinos responden a las fuerzas israelíes debido a su intervención con gas lacrimógeno durante una manifestación contra las violaciones israelíes hacia los palestinos y las redadas en la ciudad de Janin, cerca del puesto de control militar de Beil El en Ramallah, Cisjordania, el 11 de abril de 2022 [Issam Rimawi - Agencia Anadolu].

Alrededor de 600 palestinos están actualmente retenidos por Israel bajo órdenes de detención administrativa, según el grupo israelí de derechos humanos HaMoked. La cifra es la más alta desde 2016, cuando los palestinos recurrieron a actos de resistencia armada para protestar contra la actual expansión colonial de Israel. En marzo de este año, Israel emitió 195 órdenes de detención administrativa, 107 de ellas nuevas y el resto renovaciones. La detención administrativa significa básicamente la detención sin cargos ni juicio, de forma renovable e indefinida.

A pesar de varias amonestaciones internacionales, por parte de organizaciones de derechos humanos en su mayoría, así como de la concienciación sobre esta política dentro de la comunidad internacional, Israel todavía no se ha enfrentado a ninguna crítica persistente, y mucho menos a consecuencias por sus violaciones de los derechos humanos de los palestinos encarcelados. Mientras que Israel mantiene la ventaja en términos de diplomacia, los prisioneros palestinos han sido tergiversados perpetuamente en los medios de comunicación. Desde ráfagas de protagonismo, sobre todo debido a huelgas de hambre individuales o colectivas, hasta la eliminación total de la narrativa palestina hasta la eventual aparición de otro informe, los prisioneros palestinos han sido directa o indirectamente explotados.

Desde enero de este año, los palestinos han estado boicoteando los tribunales militares de Israel, que no consideran la detención administrativa como una medida ilegal. Como la narrativa de seguridad de Israel domina las instituciones estatales (e internacionales), los palestinos encarcelados son poco más que peones, privados de su derecho a saber de qué se les acusa, de cualquier prueba relacionada con las acusaciones o de una fecha de liberación.

El director adjunto de Amnistía Internacional, Saleh Higazi, describió el boicot como "un renovado llamamiento colectivo que dice basta". Puede que sea así, pero simplificar el boicot a una constatación actual de que se les priva de derechos básicos es un insulto al pueblo palestino, y mucho menos a los detenidos palestinos, cuya historia de lucha anticolonial no es un fenómeno reciente.

LEER: Recordando el ataque de 2021 de Israel a Gaza

Señalando que el derecho internacional permite la detención administrativa en casos raros y de duración limitada, la directora de HaMoked, Jessica Montell, dijo: "Es como una cadena de montaje de la detención administrativa, muy por encima de lo que puede justificarse en virtud del derecho internacional."

Según la organización israelí de derechos humanos B'Tselem, "los procedimientos de los tribunales militares en las órdenes de detención administrativa no son más que una fachada de revisión judicial... La elección del Estado de continuar las audiencias como siempre sin los detenidos ni sus abogados simplemente lo demuestra".

Las Fuerzas de Defensa de Israel señalaron que "en la inmensa mayoría de los casos, los jueces aceptan la afirmación del Shin Bet [Agencia de Seguridad] sobre el "riesgo para la seguridad" que justifica el encarcelamiento inmediato". Sin embargo, la comunidad internacional no está en deuda con el notorio Shin Bet de Israel, o al menos no debería estarlo. Y, sin embargo, el mundo permanece en silencio, a no ser que sea para emitir una declaración sin sentido que perjudique más los derechos y las aspiraciones políticas del pueblo palestino.

La salvaguarda de los derechos humanos debería, por supuesto, tener prioridad sobre las invenciones de la narrativa de seguridad de Israel en lo que respecta a la comunidad internacional. Sin embargo, dado que la narrativa palestina y la lucha anticolonial han sido marginadas en favor de la farsa de la diplomacia de los dos Estados, no puede haber un esfuerzo cohesivo para detener las prácticas de detención administrativa de Israel. La validación de la resistencia anticolonial del pueblo palestino debe ser el primer paso; sólo a través de este reconocimiento se puede situar a los presos palestinos dentro de su papel de resistencia anticolonial, en lugar de servir como forraje para la falsa narrativa de seguridad de Israel. En ausencia de esta validación y reconocimiento esenciales, la comunidad internacional sigue trabajando contra la legítima resistencia anticolonial en Palestina.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines