Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Es Erdogan quien ha cambiado, o el equilibrio internacional?

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan pronuncia un discurso tras la reunión del Gabinete en Ankara, Turquía, el 3 de enero de 2022. [Doğukan Keskinkılıç - Agencia Anadolu]

Los principios y los intereses nacionales luchan entre sí en el mundo de la política, independientemente del país en cuestión. Cuál de ellos tiene prioridad depende de las circunstancias del momento. "No tenemos amigos duraderos, ni enemigos duraderos, sólo intereses duraderos", dijo el ex primer ministro británico Winston Churchill. Esto refleja el pragmatismo del "juego de naciones" internacional. La política es básicamente una lucha de intereses, dicen los analistas, ya que lo que se concilia son los intereses, no los estados. Hay muchas teorías y estrategias sobre las relaciones internacionales. Casi todas concluyen que el enfoque blando -la diplomacia- es el más eficaz para promover los intereses políticos; que es necesario basarse en el realismo político y la cooperación para promover los intereses de cada país utilizando el poder económico, científico, cultural y social para alcanzar los principales objetivos nacionales. Además, el principal interés de todos los países es preservarse, por lo que la búsqueda de poder se ha convertido en una necesidad política, económica y social; la fuerza conduce al crecimiento y la prosperidad. Así, incluso los Estados amigos están en permanente competencia entre sí, y los aliados pueden verse como el "enemigo oculto" si se pasan de la raya.

Por ello, los gobiernos no pueden dejarse guiar por los principios y la moral; la defensa contra las amenazas externas, reales o imaginarias, tiene siempre prioridad. El ex secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger dijo en una ocasión que a Estados Unidos no le interesa resolver ningún problema en el mundo, sino que le interesa manejar los hilos del problema y moverlos en función del interés nacional de Estados Unidos.

Digo esto a raíz de la visita del presidente turco Recep Tayyip Erdogan al Reino de Arabia Saudí, tras un distanciamiento que comenzó con el papel entre bastidores de Arabia Saudí, junto con su aliado los EAU, en el fallido intento de golpe de Estado contra Erdogan el 15 de julio de 2016. También hubo un intento de asesinato contra el líder turco. La relación empeoró en 2017, cuando Arabia Saudí, EAU, Baréin y Egipto impusieron un asedio a Qatar, debido a su supuesto "apoyo al terrorismo". Turquía y Qatar son estrechos aliados.

El asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul en 2018 hundió las relaciones hasta el fondo; se dijo que el príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman estaba detrás del asesinato. Esto supuso un gran escándalo internacional para Arabia Saudí, que fue condenada por la ONU y las organizaciones internacionales de derechos humanos, convirtiéndola en un paria, un estatus del que está luchando por desprenderse.

¿Qué le queda a Turquía para estar en el campo occidental? La tragedia de Armenia y la última hoja de parra

Bin Salman ha gastado miles de millones en tratar de blanquear su imagen global con la ayuda de empresas de relaciones públicas estadounidenses, con un éxito limitado. Khashoggi todavía le persigue, y el presidente estadounidense Joe Biden sustituye al amigo de Bin Salman, Donald Trump, en la Casa Blanca y promete llevar a los asesinos del periodista del Washington Post ante la justicia.

El malestar entre Bin Salman y Erdogan se asienta en el amargo legado histórico del Imperio Otomano y Arabia Saudí, así como en las diferencias ideológicas y doctrinales entre el Reino y Turquía, ya que ambos compiten por el liderazgo del mundo islámico. En el fondo, sin embargo, están las nuevas realidades globales, especialmente tras la invasión rusa de Ucrania, y la creación de nuevas y posiblemente extrañas alianzas internacionales.

Ahora Turquía y Arabia Saudí se encuentran ante problemas internos y externos que les empujan a acercarse en defensa de sus respectivos intereses que, en esta ocasión, tienden a solaparse. De ahí que los posibles agravios se dejen de lado, al menos temporalmente.

Antes de viajar al Reino, Erdogan se mostró partidario de cerrar el expediente Khashoggi trasladándolo a la justicia saudí. Se trata de una importante concesión por su parte; había insistido en que los asesinos fueran juzgados en Turquía. La CIA, recordemos, acusó a Bin Salman de ordenar el asesinato del periodista, por lo que Erdogan ha salvado básicamente al príncipe saudí del palo metafórico utilizado por muchos líderes occidentales para golpearle. Sin embargo, no hay tal alivio para la familia y los amigos de Khashoggi.Antes de partir hacia Riad, Erdogan dijo que su visita abrirá una nueva página en las relaciones con el Reino de Arabia Saudí; que expresa la voluntad común de abrir un nuevo capítulo de cooperación como dos países con vínculos históricos, culturales y humanitarios. Añadió que es de interés mutuo aumentar la cooperación de Turquía con Arabia Saudí en ámbitos como la salud, la energía, la seguridad alimentaria, la defensa y las finanzas.

Es comprensible el enfado con Erdogan por haber concedido el asunto de Khashoggi por parte de aquellos que miran el asunto desde los principios y la moral. Sin embargo, los políticos no miran las cosas desde esta perspectiva; ambas se ven superadas por los intereses nacionales.

En este caso se trata de la economía turca en particular, que lleva tiempo estancada. El valor de la lira turca ha caído por razones demasiado numerosas para enumerarlas aquí. Sin embargo, es importante señalar que Turquía se ha enfrentado a una feroz guerra económica de las potencias regionales con el apoyo de Occidente. Por ejemplo, sigue existiendo un semi boicot a los productos turcos en Arabia Saudí, por lo que Ankara necesita llegar a acuerdos comerciales con Riad para que el flujo de dinero resultante pueda impulsar las arcas turcas. Erdogan subrayó en su declaración de prensa tras el rezo del Eid de esta semana que las relaciones entre Ankara y Riad se elevarán a un nivel especial en varios sectores, y que los veraneantes saudíes impulsarán la difícil industria turística de Turquía.

Turquía celebrará elecciones presidenciales el próximo año, que Erdogan quiere ganar. Necesita un impulso de popularidad tras los malos resultados económicos que han afectado al sustento de los turcos de a pie, que culpan a las políticas del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo. La oposición aprovecha para atacar al gobierno y a Erdogan en un intento de derribarlos con el apoyo de las potencias internacionales y regionales con las que Erdogan intenta resolver sus problemas. Su visita a Arabia Saudí y, antes, a los Emiratos Árabes Unidos, así como su cálida acogida al presidente israelí, forman parte de este proceso.

Por supuesto, Bin Salman y Erdogan se rascarán la espalda mutuamente; no se consigue nada por nada en las relaciones internacionales. Así es el juego político. Erdogan le ha quitado el caso Khashoggi de encima a Bin Salman, mientras que este último está enfrentado a Washington y necesita a Turquía como un socio de seguridad alternativo y fiable. Juntos comparten muchas preocupaciones sobre cuestiones regionales, como Siria, Irán, Líbano y Hezbolá. Como tal, hay muchos puntos en común entre ellos que pueden utilizarse para servir a los intereses de ambos. Erdogan puede proporcionar algunas opciones de seguridad regional a Arabia Saudí y quizás ayudar a reducir la tensión entre Riad y Teherán, que mantiene relaciones amistosas con Ankara. También puede mediar para poner fin a la guerra en Yemen y sacar a Bin Salman del atolladero de una forma respetable que salve la cara del líder saudí de facto. Churchill tenía razón: no hay amigos ni enemigos duraderos, sólo intereses duraderos. El análisis político debe centrarse en estos últimos por encima de todo en el "juego de las naciones". Los principios y la moral, mientras tanto, se quedan en el camino. "Plus ça change, plus c'est la même chose", escribió Jean-Baptiste Alphonse Karr en 1849: cuanto más cambian las cosas, más permanecen igual. Entonces, ¿es Erdogan quien ha cambiado, o el equilibrio internacional?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

 

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónTurquíaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines