Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una anatomía del caos en la destrucción del Estado

La Representante Especial Adjunta del Secretario General de la ONU para Asuntos Políticos en Libia, Stephanie Williams, el 26 de marzo de 2022 [FETHI BELAID/AFP via Getty Images].

Según la hoja de ruta de las Naciones Unidas adoptada en noviembre de 2020, los libios deberían haber votado para elegir un legislativo y un presidente el 24 de diciembre de 2021, pero eso no ocurrió. Como medida de precaución, la hoja de ruta ordenaba que se realizara otro intento a más tardar el 23 de junio de 2022, lo que también significaba el fin del mandato de Dbeibah.

Lo que la hoja de ruta no preveía es la situación actual, en la que no hay elecciones, el primer ministro ha sido despedido y el parlamento libio ha votado a un sustituto. Ahora Libia tiene dos primeros ministros, cada uno de los cuales reclama su legitimidad.

Para complicar aún más las cosas, la Cámara de Representantes (HoR), el pasado mes de febrero, votó a Fathi Bashaga como nuevo primer ministro, en sustitución de Dbeibah, que ya había perdido la confianza parlamentaria el pasado mes de septiembre. Además, el proyecto de ley que ha traído a Bashaga, ordena otra hoja de ruta, convocando elecciones dentro de 14 meses. La Cámara de Representantes está intentando dejar de lado a la mediadora de la ONU, Stephanie Williams, que regresó al país el pasado mes de diciembre, como asesora especial de la ONU para Libia, porque la ONU no ha nombrado hasta ahora a un nuevo enviado para Libia.

El Sr. Dbeibah se ha negado hasta ahora a entregar el poder a Bashaga, prometiendo entregarlo sólo a un nuevo gobierno elegido. En esencia, tanto él como Basahaga han sido votados por el mismo Parlamento, aunque sobre bases diferentes. Al no poder entrar en la capital, Trípoli, Bashaga optó por establecer dos oficinas para su gobierno: una en el este de Libia y otra en Sebha, en el sur, pero sin ningún poder.

El problema aquí es doble: uno, Dbeibah no puede organizar elecciones sin acuerdo con la HoR, que se supone que es el legislativo, y dos, se supone que hace tiempo que dejó el cargo. La Cámara de Representantes no permitirá que Dbeibah organice elecciones como ha prometido.

LEER: ¿Qué hay detrás de la reciente represión de los derechos humanos y los activistas en Libia?

Lo que es seguro es que ni las elecciones tendrán lugar el próximo mes, ni Bashaga tomará el poder: el caos en su mejor manifestación.

Si las cosas van según la hoja de ruta patrocinada por la ONU, entonces Libia, jurídicamente hablando, sería, salvo algunas diferencias, una imagen de sí misma en 2014, cuando estaba dividida bajo dos gobiernos.

Para que la HoR consiga hacerse cargo del proceso político, debe dejar de lado a Stephanie Williams y a la ONU, lo que explica que haya propuesto la idea de un comité constitucional de 12 miembros, en un acuerdo poco habitual con el Alto Consejo de Estado, para acordar una nueva base constitucional para las elecciones. El Alto Estado también considera la hoja de ruta de Williams pero muerta. El comité se reunió, recientemente, en El Cairo, pero sin avances.

Si esto suena caótico y confuso, así ha sido todo el proceso político del país. Es desconcertante incluso para los libios informados.

El caos y la falta de planificación previa han sido la pieza central de toda la crisis libia desde que estalló hace 11 años, y un examen más detallado revelaría que Libia podría haber evitado la actual agitación y la vida caótica si la llamada "comunidad internacional" hubiera actuado de forma un poco diferente.

Cuando el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 1973, el 17 de marzo de 2011, autorizando el uso de la fuerza contra el gobierno legítimo de Libia del difunto Muammer Gaddafi, el Consejo y sus principales miembros no tuvieron un plan de seguimiento para Libia una vez que el gobierno de Gaddafi fue derrocado.

En su lugar, los responsables políticos y diplomáticos occidentales de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia pintaron un futuro halagüeño para los libios una vez que el principal obstáculo para ello, Gadafi, fuera retirado del poder. El mensaje, por aquel entonces, era que una Libia democrática y económicamente floreciente estaba a la vuelta de la esquina una vez que Gadafi y su gobierno hubieran sido expulsados.

11 años después, los libios aún no han dado ese giro mágico hacia el fantástico futuro que Occidente les había prometido.

Ingenuamente, todo el conflicto, desde 2011, ha sido resumido por la ONU y las grandes potencias en la falta de voz del pueblo en su gobierno. La solución mágica a eso es, sencillamente, unas elecciones: una vez que los libios emitieran sus votos, habrían dado ese giro mágico hacia un país pacífico y próspero en el que la reconstrucción sería cuestión de capital humano y financiero, del que Libia tiene abundancia.

Pues bien, los libios votaron dos veces, primero en 2012 y luego en 2014 pero, en ambos casos, las elecciones produjeron más división, caos y vacío de poder, abriendo el camino para que los criminales y los "revolucionarios" armados se hicieran con todo el Estado, transformando a toda la población de más de seis millones, de ciudadanos con derechos y obligaciones, en rehenes a merced de los criminales.

Y lo que es peor, las resoluciones pertinentes de la ONU, la mayoría de las cuales se adoptaron en virtud del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, lo que las hace obligatorias, nunca se han aplicado plenamente, y mucho menos se han reforzado con ninguna medida punitiva significativa que penalice a quienes las transgreden. Esto, a su vez, ha convertido a Libia en presa fácil para que las potencias regionales y mundiales sigan inmiscuyéndose en sus asuntos, transformando un conflicto interno en una lucha por poderes entre diferentes países extranjeros que buscan tener voz en el futuro de Libia.

LEER: Cómo la ONU ha fallado a Libia

Desde 2011 hasta la fecha, todas las propuestas de acuerdo político para la paz y la estabilidad en Libia se han convertido en rehenes de la ONU, que es, a su vez, rehén de su Consejo de Seguridad, donde las potencias con derecho a veto, como EE.UU., Reino Unido, Francia, Rusia y China, tienen la última palabra sobre lo que debe o no debe suceder en Libia - una manifestación reciente ocurrió apenas la semana pasada.

Con la guerra en Ucrania en pleno apogeo, es poco probable que esto mejore a corto plazo, ya que los conflictos "congelados", como el de Libia, no ocupan los titulares de los medios de comunicación después de haber sido dejados de lado por lo que está sucediendo en Ucrania. Y con el Consejo de Seguridad de la ONU, tan polarizado como está, es poco probable que Rusia acepte algo que no le guste. La semana pasada, rechazó la resolución 2629 de la ONU para prorrogar la misión de la ONU en Libia por un año, aceptando sólo un mandato de tres meses, lo que pone en peligro el futuro papel de la misión.

Uno de los motivos ha sido el enfado del gobierno de Dbeibah con Rusia al condenar su invasión de Ucrania. Para colmo de males, el nuevo primer ministro designado por la HoR, Fathi Bashaga, en un artículo publicado por el periódico Times de Londres el 3 de mayo, fue más allá al describir a su gobierno -que aún no ha tomado posesión- como un "socio" de Gran Bretaña en su lucha contra lo que llamó "agresión rusa en Ucrania".

Adoptar tal posición contra una potencia de veto de la ONU como Rusia es totalmente insensato y contraproducente para Libia, cuyo futuro se decide en la ONU, donde Rusia podría desbaratar todo. Una política tan errónea sólo puede ser llevada a cabo por políticos novatos y despistados del tipo de Bashaga y Dbeibah.

Es probable que este tipo de caos continúe en Libia con una sola certeza: no habrá elecciones este año, y podrían pasar otros dos años antes de que los libios emitan sus votos y comiencen a hacer ese mágico giro prometido desde hace tiempo hacia la estabilidad y la paz.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaOrganizaciones InternacionalesRegiónUN

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines