Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La UE y la ONU informan de que casi 200 millones de personas pasaron hambre el año pasado

Personas afectadas por la guerra esperan para recibir comidas gratuitas proporcionadas por una cocina de caridad en la zona de Mseek el 03 de abril de 2022 en Sana'a, Yemen [Mohammed Hamoud/Getty Images].

Unos 193 millones de personas sufrieron "inseguridad alimentaria aguda" el año pasado, según un informe conjunto de la UE y la ONU, que califica esta cifra de récord y advierte de que la guerra en Ucrania se sumará a una "tormenta perfecta" que agravará la crisis del hambre en 2022.

La inseguridad alimentaria aguda se define como una falta de alimentos tan grave que pone en peligro inmediato la vida o los medios de subsistencia de una persona. Su forma más grave es la hambruna, que conduce a la inanición y la muerte.

El Informe Mundial sobre las Crisis Alimentarias, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Unión Europea, lleva haciendo un seguimiento desde 2016, año en el que la inseguridad alimentaria aguda habría afectado a 108 millones de personas.

La invasión rusa de Ucrania podría provocar escasez de pan en algunas partes del mundo árabe - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

La cifra del año pasado, 193 millones, supuso un aumento de casi 40 millones con respecto a 2020. Sin embargo, parte del aumento se debe a que el último informe analizó una muestra de población más amplia.

En 2021, los países con mayor número de personas con inseguridad alimentaria fueron la República Democrática del Congo, Afganistán, Etiopía, Yemen, Nigeria, Siria, Sudán, Sudán del Sur, Pakistán y Haití, según el informe.

Añadió que alrededor de 570.000 personas en Etiopía, Sudán del Sur, el sur de Madagascar y Yemen se enfrentaban a la hambruna. Esta cifra era cuatro veces superior a la observada en 2020 y siete veces mayor que en 2016.

El informe enumeró los conflictos, los fenómenos meteorológicos extremos y las perturbaciones económicas como los "principales impulsores del aumento de la inseguridad alimentaria aguda en 2021", y dijo que las perspectivas para 2022 eran más sombrías incluso antes de que Rusia atacara Ucrania el 24 de febrero.

"El desarrollo de la guerra en Ucrania puede agravar las previsiones de inseguridad alimentaria aguda para 2022 incluidas en este informe, dado que las repercusiones de la guerra en los precios y suministros mundiales de alimentos, energía y fertilizantes aún no se han tenido en cuenta en la mayoría de los análisis de las proyecciones a nivel de país", señaló.

OPINIÓN: El coste de la guerra de Ucrania se deja sentir en África y el Sur Global

El informe también predijo "importantes deterioros" en la seguridad alimentaria en el norte de Nigeria, Yemen, Burkina Faso y Níger debido a los conflictos, así como en Kenia, Sudán del Sur y Somalia, en gran parte debido al impacto de temporadas consecutivas de lluvias por debajo de la media.

"Los conflictos, la crisis climática, el COVID-19 y el aumento de los costes de los alimentos y el combustible han creado una tormenta perfecta, y ahora tenemos la guerra en Ucrania que apila la catástrofe sobre la catástrofe", dijo el director del PMA, David Beasley, en un comunicado.

"Millones de personas en docenas de países están siendo llevadas al borde de la inanición. Necesitamos urgentemente fondos de emergencia para sacarlos del abismo y darle la vuelta a esta crisis mundial antes de que sea demasiado tarde", añadió.

Categorías
Europa y RusiaNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioUNUnión Europea

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines