Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Las relaciones entre Rusia e Israel se enfrentan a un desafío temporal o a un deterioro definitivo?

Manifestantes se reúnen en la plaza Habima, en el centro de la ciudad costera mediterránea de Israel, Tel Aviv, el 20 de marzo de 2022, para asistir a un discurso televisado en vídeo del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, ante la Knesset israelí [JACK GUEZ/AFP via Getty Images].

Israel ve una amenaza existencial en todo, porque es un Estado como ningún otro; no puede cerrar los ojos por la noche y dormir tranquilo cuando el resto del mundo es tormentoso. Fue creado después de décadas de un juego entre superpotencias, y mantiene este acto de equilibrio en la actualidad. Esto es muy obvio durante la guerra en Ucrania, donde, bajo la presión de Occidente, Israel tiende a favorecer a los ucranianos mientras espera que Moscú entienda las razones.

Sin embargo, las relaciones entre Rusia e Israel se están deteriorando muy rápidamente, ya que Tel Aviv se ha visto obligada a elegir de qué lado está. Pretender que el Estado de ocupación pueda actuar como mediador entre Rusia y Ucrania es poco realista; la guerra de Ucrania no es una mera disputa entre vecinos, sino un enfrentamiento entre los creadores de Israel -Europa Occidental y Estados Unidos- por un lado, y Rusia por otro. Israel, por supuesto, está en deuda por su creación y actual existencia con el bloque occidental, y por mucho que proclame su neutralidad, los rusos saben dónde acabarán estando sus lealtades.

La posición de Israel en la guerra de Ucrania se reveló con un comentario del ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, que Moscú consideró antirruso y parcial hacia Kiev. "Es imposible permanecer indiferente ante las horribles imágenes de la ciudad de Bucha, cerca de Kiev, tras la salida del ejército ruso", tuiteó Lapid. "Dañar intencionadamente a una población civil es un crimen de guerra y lo condeno enérgicamente". Los civiles palestinos señalaron la hipocresía y la ironía de las palabras de Lapid. Israel también apoyó la medida de la Asamblea General de la ONU de suspender la pertenencia de Rusia al Consejo de Derechos Humanos, y envió ayuda a Ucrania.

LEER: De Ucrania a Palestina: el doble rasero del boicot

Rusia respondió describiendo la posición de Israel como "un intento mal camuflado de aprovechar la situación en Ucrania para distraer la atención de la comunidad internacional de uno de los conflictos más antiguos sin resolver: el palestino-israelí". Criticó las políticas y acciones israelíes en Cisjordania, subrayando que forma parte de los territorios palestinos ocupados según el derecho internacional. Moscú también acusó a Israel de violar las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de la ONU al continuar con su ocupación ilegal y su progresiva anexión de tierras palestinas. El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso señaló que, como resultado, más de 2,5 millones de palestinos de Cisjordania están ahora aislados del resto del mundo en enclaves separados. El ministerio también criticó el bloqueo terrestre, marítimo y aéreo impuesto por Israel a la Franja de Gaza desde hace 14 años y lo acusó de convertir el territorio costero en una "prisión abierta".

La selectiva fachada humanitaria de Israel: acoger a los ucranianos - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Además, Rusia ha exigido que las autoridades de ocupación israelíes registren la propiedad de la iglesia de San Alejandro Nevsky de la Ciudad Vieja de Jerusalén a nombre del Estado ruso, un asunto sobre el que Israel ha estado dando largas hasta el punto de que el presidente Vladimir Putin envió una carta personal al primer ministro israelí Naftali Bennett insistiendo en que se hiciera inmediatamente. De hecho, debía haberse hecho hace dos años como parte de un acuerdo para la liberación de un ciudadano israelí-estadounidense detenido en Rusia por cargos de drogas. En una línea similar, Putin ha condenado la escalada de violencia de Israel en la mezquita de Al-Aqsa, en la Jerusalén ocupada, y ha asegurado al presidente palestino Mahmud Abbas que Rusia apoyará a los palestinos en la escena internacional.

Israel sabe que Moscú tiene muchas cartas en la mano, y perder a Rusia tendrá un precio que pagar, sobre todo en Siria. El representante permanente de Rusia ante las Naciones Unidas, Vasily Nebenzya, advirtió a Israel durante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU que sus "planes de asentamiento en el Golán sirio ocupado amenazan con socavar la estabilidad regional". Por supuesto, la postura de Rusia sobre el estatus de ocupación de los Altos del Golán no es nueva, pero esta vez la advertencia de Nebenzya se produjo en un contexto totalmente diferente.

LEER: El mundo se enfrenta a una nueva Guerra Fría

Israel participa en la cumbre de defensa liderada por Estados Unidos en Ucrania, donde no estará representado por el ministro de Defensa, Benny Gantz, jefe de Estado Mayor retirado, sino por un alto oficial del ejército en activo. Según el Jerusalem Post, Gantz participará en cambio en el Día del Recuerdo del Holocausto.

Anteriormente anunció que Israel enviaría chalecos y cascos de protección a los servicios de rescate y emergencia de Ucrania e insistió en que el envío no irá a parar al ejército ucraniano. Sin embargo, hay indicios de que Israel podría no cumplir su palabra, no sólo porque el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, ha estado presionando mucho a Tel Aviv por no suministrar armas y equipos defensivos, sino también porque el objetivo declarado de la cumbre consiste en armar a Ucrania contra Rusia. El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Mark Milley, dijo a los periodistas que "un objetivo clave" de la discusión era coordinar la asistencia en materia de seguridad a Kiev, incluido el armamento pesado.

Como Israel se ve finalmente obligado a elegir de qué lado está, las rutinarias objeciones rusas a la violación por parte de Israel de las leyes internacionales y de las resoluciones de la ONU podrían no quedarse en meras palabras, como ha ocurrido en las últimas cinco décadas. De hecho, podrían llevar a Moscú a permitir que Irán y Hezbolá se beneficien de su descontento con Israel ampliando su presencia en Siria; la mano de Rusia también podría extenderse a Hamás y la Yihad Islámica en Gaza. Esto no es una fantasía. Cualquiera que conozca Oriente Medio sabe que el cambio de bando es habitual, y que siempre tiene un alto precio.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelRegiónRusiaSmall SlidesUcrania

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines