Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La comunidad internacional debe adoptar la narrativa palestina

Un manifestante lleva un cartel en el que se lee "Israel es un estado de apartheid" durante una manifestación en Cisjordania, el 23 de enero de 2019 [ABBAS MOMANI/AFP/Getty Images].

Desde 2021, las críticas a Israel se han centrado en gran medida en su sistema y prácticas de apartheid. La concienciación gradual dentro de la comunidad internacional, desde la declaración de B'Tselem, a la que siguieron las de Human Rights Watch y Amnistía Internacional, así como otras instituciones, validó las anteriores afirmaciones del pueblo palestino sobre el apartheid. Desgraciadamente, se reconoció poco a los palestinos por concienciarse de su situación antes de que las organizaciones no gubernamentales y de derechos humanos más destacadas llamaran la atención sobre el apartheid israelí.

El informe de Amnistía Internacional fue objeto de duras críticas por parte de los palestinos cuando tuiteó una aclaración en la que decía que la organización "no se ha pronunciado sobre la ocupación en sí", optando por centrarse en "las obligaciones del gobierno israelí, como potencia ocupante, en virtud del derecho internacional". Como los palestinos han señalado con razón, las políticas de apartheid de Israel se derivan de su ideología, práctica y expansión colonial de los colonos. No se puede exonerar a Israel de su violencia colonial cuando se habla de su actual sistema de apartheid.

Al hablar de la escalada de violencia israelí en Jerusalén, el Relator Especial de la ONU, Michael Lynk, lamentablemente cometió una omisión similar al pedir a la comunidad internacional que detenga la brutalidad de las fuerzas de seguridad de Israel. "En las últimas semanas se ha producido un aumento de la violencia asociada a la ocupación israelí de Palestina, que dura ya 55 años", declaró Lynk. Sin embargo, la asociación más temprana que debería hacerse requeriría la mención de la existencia y expansión colonial de Israel.

LEER: Israel teme que los sucesos de Al-Aqsa afecten a los acuerdos de normalización

"Esta arraigada ocupación israelí, que se ha vuelto indistinguible de las prácticas del apartheid, se basa en la discriminación institucional de un grupo racial-nacional-étnico sobre otro", añadió Lynk.

Centrarse en la ocupación militar de Israel es sólo una parte de la experiencia palestina. Centrarse exclusivamente en ella obvia el hecho de que Israel es una entidad colonial de colonos y sus prácticas de apartheid existen para reforzar su anterior y posterior apropiación de tierras. Desgraciadamente, el compromiso de los dos Estados ha contribuido a suavizar el enfoque sobre el colonialismo de los colonos, dando prioridad al "fin de la ocupación" sin tener en cuenta el hecho de que la estructura colonial de Israel seguiría existiendo incluso sin la ocupación militar.

Lynk tiene razón al señalar que la ocupación militar de Israel se ha convertido en una realidad permanentemente arraigada, reflejando la diplomacia sin carácter que mantiene la relevancia de la comunidad internacional en términos de interferencia con los derechos políticos del pueblo palestino.

"Sólo proporcionando un horizonte de esperanza, a través de la exigencia significativa de la comunidad internacional de que la ocupación debe terminar completamente con toda la velocidad deliberada, puede revertirse este alarmante aumento de la violencia", concluyó Lynk. Pero la exigencia del fin de la ocupación no está vinculada a la descolonización en el marco de la difunta comunidad internacional.

Si tanto la ocupación militar israelí como el apartheid son derivados del colonialismo israelí, entonces hay que abordar el colonialismo cuando se habla de ambas manifestaciones de violencia. Con los palestinos sufriendo repetidas pérdidas, las narrativas fragmentadas como las que esgrimen la comunidad internacional y las organizaciones de derechos humanos no hacen más que alimentar una mayor impunidad. Limitar el discurso a la ocupación y al apartheid se centra en encontrar una solución temporal, mientras se deja intacta la estructura colonial de Israel. Tampoco se reconoce la anterior limpieza étnica sobre la que se fundó Israel, lo que deja a los palestinos todavía vulnerables a diversas formas de violencia colonial, a lo que se suma el distanciamiento de la comunidad internacional del proceso político que disoció a los palestinos de su historia.

LEER: Los derechos humanos de los palestinos no deben ser una herramienta diplomática en el juego de las naciones

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines