Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La defensora de los derechos de las mujeres egipcias Rasha Azab es declarada inocente, pero continúa la persecución de las mujeres

La periodista y escritora egipcia Rasha Azab [@Mic4815162342/Twitter]

El sábado, un tribunal de El Cairo declaró inocente a la periodista y escritora Rasha Azab de los cargos de injurias, difamación y de molestar deliberadamente al director de cine Islam Azazi.

El caso se remonta a diciembre de 2020, cuando el blog online Daftar Hekayat publicó testimonios anónimos de seis supervivientes que decían que Islam las había agredido sexualmente, y una de ellas lo acusó de violación.

Como destacado defensor de los derechos de la mujer, Rasha se solidarizó en Twitter con las mujeres. En respuesta, Islam presentó una denuncia contra ella y el caso fue remitido a los tribunales.

Una campaña de solidaridad se hizo viral en las redes sociales y varias organizaciones de derechos humanos se manifestaron públicamente en apoyo del caso de Rasha. Amnistía Internacional pidió a las autoridades egipcias que pusieran fin inmediatamente a su persecución.

La presión funcionó. Sin embargo, aunque la absolución de Rasha este fin de semana es una noticia positiva, su calvario se centra en el pésimo trato que reciben los ciudadanos egipcios que hablan con franqueza, incluidos los que apoyan a las mujeres, y en el papel que desempeña el poder judicial en su persecución.

LEER: Sin los árabes sionistas, Israel no existiría

El abogado de Rasha ha dicho que las pruebas presentadas contra ella tenían graves errores y que aún no está claro por qué se tomó en serio la acusación de Islam.

"No sabemos por qué este caso se intensificó y llegó a los tribunales", dice Rasha a MEMO. "Hay varias conjeturas, pero fue interesante que se mantuviera [en el cajón] durante un año sin investigaciones ni pruebas técnicas probadas, y luego se remitiera con una rapidez alarmante".

"Mi equipo de defensa dijo que si se cumplían las disposiciones de la ley sin ninguna interferencia política, obtendría mi absolución. Los papeles del caso tienen graves defectos legales y de procedimiento".

El gobierno egipcio procesa regularmente a las mujeres por cargos de moralidad como medida de represalia por los contenidos que comparten en las redes sociales, afirma Equality Now, una ONG que aboga por la protección de las mujeres y las niñas, un patrón señalado por varias organizaciones de derechos humanos.

Esto puede incluir a las supervivientes de abusos sexuales, como se ha visto en el procesamiento de la influencer de las redes sociales Menna Abdelaziz, que en mayo de 2020 apareció en un vídeo en directo con la cara magullada diciendo que había sido violada y golpeada.

Menna fue detenida por las fuerzas de seguridad poco después y pasó cuatro meses en prisión preventiva acusada de "incitar al libertinaje" y "violar los principios y valores de la familia", cargos familiares que el Estado suele esgrimir contra las mujeres para justificar su represión.

La activista por los derechos de las mujeres Amal Fathy fue condenada a un año de prisión tras publicar un vídeo en Facebook en el que acusaba al gobierno egipcio de no proteger a las víctimas de acoso sexual, mientras que la estrella de TikTok Haneen Hossam fue condenada a tres años de prisión por tráfico de personas en un nuevo juicio a principios de este mes, después de que compartiera vídeos en los que aparecía haciendo playback con canciones.

"El efecto amedrentador de casos de difamación como éste es grave", dice a MEMO Jorie Dugan, abogada y asesora jurídica de Igualdad Ya. "Las supervivientes de la violencia sexual se desaniman a la hora de hablar de sus experiencias cuando ven que otras son procesadas por expresarse, ya sea otra superviviente o una defensora de los derechos de las mujeres como Rasha Azab."

LEER: Egipto se retracta de su decisión de prohibir las oraciones nocturnas del Ramadán tras el descontento generalizado

Hace dos años, estalló una campaña en las redes sociales después de que más de 100 mujeres presentaran denuncias de agresión sexual contra el ex estudiante de la AUC Ahmed Zaki, como parte del creciente movimiento #MeToo del país, que acumuló presión sobre las autoridades egipcias para poner fin a la impunidad de los agresores y medidas punitivas para las víctimas.

Poco después se presentó un proyecto de ley que prometía proteger el anonimato de las supervivientes de agresiones sexuales con el objetivo de animar a más mujeres a denunciar. Sin embargo, las autoridades egipcias no han aplicado la ley de forma generalizada y, en su lugar, han respondido al aumento de mujeres que denuncian con sanciones estatales que incluyen la prohibición de viajar y el encarcelamiento.

"A pesar de las recientes reformas legislativas en Egipto para reforzar los derechos de las mujeres, el acoso sexual y la violencia de género siguen siendo moneda corriente en todo el país", afirma Dugan.

Han pasado dos años desde que las seis mujeres compartieron sus historias con Daftar Hekayat. Las autoridades aún no han investigado las acusaciones contra Islam Azazi y han seguido atacando y encarcelando a las mujeres. Pero la lucha de Rasha por las mujeres continúa: "He sido y sigo siendo partidaria del anonimato como derecho de las mujeres maltratadas", afirma.

"Veo la sentencia como la culminación de las luchas de las mujeres en Egipto. Las supervivientes del acoso sexual y de las violaciones [son] por fin sonrientes, después de que el miedo les haya hundido el corazón. El miedo a denunciar ya no tiene cabida, y las activistas también sienten que ahora pueden alzar la voz de las desconocidas -sobrevivientes anónimas- sin preocupaciones ni amenazas de persecución. Esta sentencia cierra la puerta que podría haberse abierto para que todos los violadores y acosadores persigan y silencien a las supervivientes y a las activistas solidarias."

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegión

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines