Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El cierre de fronteras forma parte de la guerra de desgaste de Israel contra la población de Gaza

Un agente de policía monta guardia en el lado de la Autoridad Palestina (AP) del cruce de Erez en Beit Hanoun, en el norte de la Franja de Gaza, el 23 de abril de 2022 [MAHMUD HAMS/AFP vía Getty Images].

Cuando el ejército israelí aconseja a sus dirigentes políticos que recurran al castigo económico en respuesta a los cohetes lanzados desde la Franja de Gaza, significa que el ejército ha perdido su factor de disuasión. Las denominadas Fuerzas de Defensa de Israel comprenden ahora que el hecho de que aviones de baja altura lancen bombas sobre algunos lugares aquí y allá no aterroriza a los palestinos de Gaza; no hace añicos su firmeza y no les impide desarrollar sus propias capacidades de combate.

Los dirigentes israelíes respondieron a la recomendación militar cerrando el paso fronterizo de Beit Hanoun (Erez), por el que 12.000 palestinos llegan a sus lugares de trabajo dentro de la Palestina usurpada. La decisión fue tomada por el ministro de Defensa de Israel y su sucesor como jefe del Estado Mayor del Ejército, junto con los oficiales superiores del Mando Militar del Sur. El ministro de Defensa, Benny Gantz, insistió en que permitir que los trabajadores de la Franja de Gaza vuelvan a trabajar dentro de Israel está vinculado al retorno de la estabilidad en materia de seguridad. Eso es "estabilidad" para los israelíes, no para los palestinos del enclave asediado.

No hay derechos humanos en Gaza - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Estos cierres de fronteras forman parte de la guerra de desgaste de Israel contra los palestinos de Gaza. Es un castigo colectivo que no es menos brutal que los aviones, la artillería y los misiles teledirigidos. Esta forma de terrorismo de Estado no es nada nuevo para el pueblo de Palestina en general, y para el de la Franja de Gaza en particular; todos lo han experimentado, y los residentes de Gaza han vivido con los cierres durante muchos años bajo el asedio. Además, han soportado condiciones de vida más duras y severas que las que afrontan hoy.

El cierre de los pasos fronterizos también forma parte del "plan de paz económica" del que habló el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid, hace varios meses. Contempló el principio de facilitar las necesidades para vivir y proporcionar más oportunidades de trabajo a cambio de "calma"; vinculó los intereses de los residentes palestinos de Gaza a esa "calma", con la esperanza de que se convierta en una exigencia de los responsables por parte del público en general. El plan de Lapid tuvo eco entre la mayoría de los dirigentes israelíes y se convirtió en el núcleo de la relación cotidiana entre israelíes y palestinos.

Sin embargo, la "paz económica" impuesta por la ocupación israelí en todos los aspectos de la vida de los palestinos no se acepta en silencio, esperando o escuchando a los mediadores antes de aceptar las semi-soluciones y volver a la "calma" a cambio de que se abran los cruces. Se hace frente a esta situación subrayando que la relación entre el ejército de ocupación y el pueblo ocupado es de resistencia diaria, las veinticuatro horas del día, y que el cierre de los cruces es la forma más rápida de garantizar el lanzamiento de más cohetes, la realización de más actividades turbulentas y la participación de más personas en manifestaciones airadas.

OPINIÓN: Los derechos humanos de los palestinos no deben ser una herramienta diplomática en el juego de las naciones

Mientras el enemigo opte por una guerra de desgaste cerrando los cruces, el precio que se pague por el agotamiento económico deberá ser pagado por ambas partes. Si se cierran los cruces, los misiles perturbarán inevitablemente la vida de los israelíes e impedirán la estabilidad de la seguridad. Gantz puede pensar que permitir a la población de Gaza tener una ventana al mundo exterior abriendo los cruces es un acto de generosidad por parte del Estado de ocupación, pero se equivoca. Es una decisión relacionada con la seguridad y la estabilidad mutuas. Hay un coste que deben pagar el ocupante y el ocupado, no sólo este último.

La filosofía de seguridad de Israel debe fracasar, y el pueblo palestino y sus organizaciones de resistencia deben adaptarse a una larga guerra de desgaste, porque es una política que aterroriza al enemigo. Los israelíes saben, en el fondo, que simplemente no pueden vivir sin calma y sin estabilidad en la seguridad, y darle una vuelta de tuerca económica a los palestinos de Gaza no va a ayudar a conseguir ninguna de las dos cosas.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Felesteen el 26 de abril de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Fayez Abu Shalameh es un escritor palestino.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines