Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los derechos humanos de los palestinos no deben ser una herramienta diplomática en el juego de las naciones

Palestinas levantan pancartas durante una concentración en la que exigen un apoyo internacional para los palestinos contra Israel similar al mostrado para los ucranianos contra Rusia el 7 de marzo de 2022 [SAID KHATIB/AFP via Getty Images].

Después de que nueve activistas turcos fueran asesinados por comandos israelíes que abordaron el barco humanitario turco MV Mavi Marmara en 2010 en aguas internacionales (un décimo activista murió de sus heridas más tarde), la comunidad internacional no condenó categóricamente esta brutal violación de los derechos humanos; tampoco se ofreció a mediar entre Turquía e Israel. Sin embargo, a los pocos días de la invasión rusa de Ucrania, los países occidentales comenzaron a apoyar el oleoducto energético entre Turquía e Israel para establecer un corredor energético entre ambos países. Si este proyecto se materializa, Europa tendrá una alternativa a la energía rusa, cuyas importaciones alcanzaron los 155.000 millones de metros cúbicos el año pasado. Cuando se trata de beneficios políticos, los responsables políticos aprovecharán cualquier oportunidad y cambiarán cualquier táctica para garantizar que se cuidan sus propios intereses nacionales.

Desde el comienzo de la guerra en Ucrania, los gobiernos occidentales han endurecido progresivamente las sanciones contra los líderes políticos, multimillonarios y empresas rusas, mientras apoyaban públicamente la resistencia popular ucraniana y abrían sus fronteras a los refugiados. Los periódicos y los canales de televisión han celebrado la resistencia ucraniana con conmovedoras historias humanitarias. En la primera emisión de este tipo, el Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, se dirigió al público en los premios anuales de música Grammys, vistos por millones de personas en la televisión. Este apoyo parece normal en todos los países en los que se establece el Estado de Derecho.

Sin embargo, ¿hay alguna diferencia entre las mujeres ucranianas que luchan contra el ejército ruso con Kalashnikovs, y cualquier número de mujeres palestinas que han pagado con sus vidas por enfrentarse a la ocupación israelí de su tierra? ¿Por qué los liberales, demócratas y defensores de los derechos humanos occidentales no muestran la misma solidaridad con los palestinos a pesar de que Israel se ha hecho con el control del 85% de Palestina?

LEER: Sin los árabes sionistas, Israel no existiría

Esta aparente hipocresía y falta de solidaridad no es nada nuevo. La activista estadounidense de derechos humanos Rachel Corrie murió aplastada por una excavadora israelí blindada en la Franja de Gaza en 2003. La madre de Corrie destacó brillantemente el doble rasero cuando dijo "Ella creía que sus rasgos extranjeros y su pelo rubio disuadirían a la excavadora, pero se equivocó. Murió aplastada cuando la excavadora de los colonos israelíes la atropelló repetidamente y ahora su caso está olvidado por la comunidad internacional. El conductor de la excavadora no había visto a Raquel antes de que fuera aplastada por el vehículo", se afirma. No se presentaron cargos y el caso se cerró".

Lo que la guerra de Ucrania ha puesto de manifiesto muy claramente es cómo los políticos de Occidente utilizan los derechos humanos para sus estrechos intereses nacionales. Después de invadir un país vecino soberano, el embajador de Rusia en Israel, Anatoly Viktorov, advirtió que Moscú responderá "en consecuencia" si Tel Aviv suministra a Kiev equipo militar defensivo, y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Moscú condenó -y así destacó en la escena internacional- "la ocupación ilegal y la anexión progresiva de territorios palestinos por parte de Israel". Esta condena sólo se produjo después de que el gobierno israelí enviara ayuda humanitaria a Ucrania.

Con retraso, el presidente palestino Mahmoud Abbas ha declarado que "los acontecimientos actuales en Europa han mostrado un flagrante doble rasero", ya que los gobiernos de Estados Unidos y Europa han prestado ayuda militar y apoyo moral a Ucrania, mientras que no han condenado los abusos israelíes contra los palestinos. Está claro que los derechos de los palestinos son ignorados por la comunidad internacional de forma rutinaria hasta el momento en que su mención en un escenario global pueda resultar en algún estrecho beneficio nacional.

No hay derechos humanos en Gaza - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

La cruel realidad es que los civiles ucranianos están sufriendo a manos de Moscú mientras el gobierno aparentemente sueña con resucitar el desvanecido imperio ruso-soviético. La intención es mostrar su puño de hierro a la OTAN y a Estados Unidos.

Los civiles palestinos, por supuesto, han estado experimentando una brutal ocupación militar durante décadas, no una cuestión de semanas; desde junio de 1967, de hecho. Según Amnistía Internacional, medio siglo de ocupación israelí de Cisjordania, incluido Jerusalén Este, y la Franja de Gaza ha dado lugar a violaciones sistemáticas de los derechos humanos -incluido el delito de apartheid- contra los palestinos que viven allí.

La llamada "barrera de separación" de Israel se ha construido durante los últimos 20 años aproximadamente, supuestamente como medida defensiva contra la legítima resistencia palestina a la ocupación militar; ese argumento de "seguridad" se ha "derrumbado" desde entonces. Sin embargo, cientos de miles de colonos israelíes ilegales viven ahora en asentamientos ilegales a los que se llega por carreteras exclusivas para colonos más allá del muro. Gran parte de los 708 kilómetros del "muro del apartheid" están construidos en territorio palestino ocupado.

LEER: La Universidad de Brunel ha cedido ante la presión pro-israelí para silenciar las voces palestinas

"La barrera", escribió esta semana el director adjunto de la División de Oriente Medio y Norte de África de Human Rights Watch, Eric Goldstein, "sirve para otro propósito [además de la defensa]: solidificar el control israelí sobre grandes extensiones de Cisjordania". Lo ilustró con una visita a un asentamiento cuyos residentes parecen no haber "entendido el mensaje" sobre la naturaleza "defensiva" del muro: "Durante años, algunos de ellos han atravesado la valla original del asentamiento para explotar granjas de caballos en la zona de amortiguación". Las granjas, señaló Goldstein, se asientan en terrenos próximos a la barrera, que en esta zona no consiste en un muro sino en una alta valla de eslabones. "Al norte de esa valla, los propietarios palestinos de los terrenos tienen una visión clara de los israelíes que montan a caballo entre sus olivos". El gobierno israelí paga a los israelíes para que reciban "clases de equitación terapéutica", subvencionando así de hecho "la empresa de asentamientos ilegales".

En 2004, el Tribunal Internacional de Justicia determinó que el trazado de la barrera viola el derecho internacional. Israel siguió adelante y lo construyó a pesar de ello. Los colonos ilegales tienen acceso ilimitado a la tierra palestina ocupada, mientras que a sus legítimos propietarios se les bloquea el acceso a lo que es suyo.

Y sin embargo, cuando un palestino intenta resistirse a la ocupación israelí de Palestina, Occidente le llama extremista militante. Los ucranianos que hacen lo mismo en, por ejemplo, Mariupol, son celebrados como héroes. La hipocresía no puede ser más flagrante, porque tanto Israel como Rusia tratan el derecho internacional con desprecio.

Podemos y debemos sacar muchas lecciones de la invasión rusa de Ucrania. Una de ellas es que los derechos humanos de los palestinos también importan, y no deben convertirse en una herramienta diplomática en el juego cínico e hipócrita de las naciones.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Elif Selin Calik es periodista e investigadora independiente. Es colaboradora habitual de publicaciones en TRT World, Daily Sabah, Rising Powers in Global Governance y Hurriyet Daily News. Fue una de las fundadoras del Departamento de Noticias a Fondo de la Agencia de Noticias Anadolu y participó en la COP23 de las Naciones Unidas en Bonn como observadora. Tiene una maestría en Estudios Culturales de la Universidad Internacional de Sarajevo y una segunda maestría en Diplomacia Global de la SOAS, Universidad de Londres.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines