Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Airbus y Qatar Airways vuelven a los tribunales por el conflicto de los aviones

Un avión de pasajeros Airbus A350, operado por Qatar Airways QCSC el 28 de julio de 2021 [Matthieu Rondel/Bloomberg vía Getty Images].

Un juez británico decidirá el martes si Airbus debe seguir construyendo aviones de pasajeros A321neo para Qatar Airways, en una decisión que tendrá implicaciones para futuros acuerdos multimillonarios, ya que su conflicto público vuelve al Tribunal Supremo de Londres, informa Reuters.

Airbus revocó el acuerdo del A321neo en enero en represalia por la negativa de Qatar a dejar de tomar los A350 en una disputa legal y de seguridad separada sobre los daños en la superficie de los aviones más grandes.

La decisión de cancelar el contrato del A321neo alarmó a algunas compañías aéreas, y el director de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo lo calificó de "preocupante" en un sector del mercado en el que Airbus tiene la mayor parte de los nuevos pedidos.

El director de Emirates, de Dubai, ha dicho que "no es indiferente" a su principal rival del Golfo por las consecuencias del A321neo.

Airbus afirma que los dos contratos están conectados por una cláusula de "incumplimiento cruzado" que le permite suspender uno de ellos cuando una compañía aérea se niega a cumplir el otro.

Ha acusado a Qatar Airways, el mayor cliente del A350, de airear preocupaciones de seguridad no válidas para evitar la adquisición de aviones en un momento de escasa demanda, y de activar una demanda de compensación de 1.000 millones de dólares.

LEER: Las solicitudes de licencias de armas de fuego se disparan en Israel

Qatar dice que tenía razón al dejar de recibir entregas del A350 por lo que describe como auténticas preocupaciones de seguridad por parte del regulador de Doha sobre las lagunas o la corrosión en una subcapa de protección contra rayos dejada al descubierto por la pintura agrietada en más de 20 A350 en tierra. Dice que la cláusula de incumplimiento cruzado no se aplica en ningún caso.

Los responsables de las aerolíneas temen que el caso del A321neo pueda sentar un precedente que permita que las disputas reboten de un contrato a otro, estrechando el cerco de los gigantes de los aviones, Airbus y Boeing BA.N.

"La gente se fijará en esto y tendrá más cuidado para resistirse a esas cláusulas de incumplimiento cruzado", dijo el jefe de una gran flota de aerolíneas.

Respaldada por los reguladores europeos, Airbus niega que el A350 tenga fallos de seguridad, aunque ha reconocido que el descascarillado de la pintura es una característica de los modernos aviones de carbono, que requiere ser repintada con más frecuencia.

Qatar Airways afirma que el problema de la pintura deteriorada, y la consiguiente exposición de la malla antirayos que rodea el fuselaje de carbono, se debe a un defecto en el diseño del avión.

Una investigación de Reuters en noviembre reveló que el problema afectaba a otras compañías, aunque, aparte de Qatar, ninguna ha retirado los aviones del servicio, salvo para reparaciones superficiales.

Las dos partes se han enfrentado sobre hasta qué punto la protección contra rayos expuesta supone un riesgo para la seguridad. Airbus dice que los aviones tienen protecciones de reserva y que las zonas afectadas tendrían que ser mucho más grandes para suponer un peligro. Qatar Airways ha dicho que no puede descartar tales riesgos sin un análisis más profundo por parte de Airbus y no está dispuesta a aceptar más A350 hasta que se resuelva este punto.

La negativa de Qatar a aceptar las entregas hizo que ambas partes se pusieran en evidencia y se extendió a la disputa sobre los A321neos cancelados.

Un foco de atención poco frecuente

La batalla judicial ha roto el secreto que rodea a más de una década de negociaciones sobre aviones y ha sacado a la luz los métodos de planificación estrechamente guardados dentro de la industria mundial de los aviones.

Múltiples fuentes del sector afirman que a ninguna de las partes le interesa desencadenar un juicio a gran escala, lo que produciría una avalancha de nuevas revelaciones y pondría a prueba las relaciones entre Francia y Qatar en un momento en que Europa busca urgentemente nuevos suministros de gas.

Pero, aunque ninguna de las partes ha cerrado la puerta a un acuerdo negociado, se espera que la audiencia preliminar del martes refleje la naturaleza de su inusual y agrio divorcio.

En una audiencia anterior, Airbus dio el inusual paso de minimizar las ventajas de su superventas A321neo sobre el 737 MAX de Boeing, en contraste con su propia retórica de marketing.

La mayoría de los expertos lo describieron como una táctica legal para desbaratar el intento de Qatar de restablecer el contrato del A321neo, cuyo éxito depende de convencer al juez británico de que no existe una alternativa real.

El director ejecutivo, Guillaume Faury, volvió a la ofensiva contra Boeing una semana después, diciendo en una junta de accionistas que "nuestros aviones son más competitivos para la mayoría de ellos que... la competencia; el A321, en particular, es extremadamente eficaz".

Categorías
NoticiasQatarSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines