Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Turquía se enfrenta a la peor crisis inmobiliaria de su historia, según el Banco Central

La gente camina en el barrio de Feslegen rescatado del incendio forestal en curso en el distrito de Milas de Mugla mientras la gente comienza a regresar a sus hogares el 07 de agosto de 2021 en Mugla, Turquía. [Ömer Evren Atalay - Agencia Anadolu]

Turquía se enfrenta actualmente a una de las peores crisis inmobiliarias de su historia después de que una serie de causas económicas hayan provocado la duplicación de los precios de la vivienda en el país, según han revelado los datos del Banco Central de Turquía.

Según la publicación del informe anual del banco la semana pasada sobre el índice de la vivienda en Turquía, el precio medio de una propiedad en la ciudad de Estambul ha pasado de 750.000 liras turcas el año pasado a 1,6 millones de liras turcas (110.000 dólares) en 2022.

Este fuerte aumento de los precios de la vivienda se observó en todo el país, ya que el incremento interanual de febrero en Estambul ascendió al 106,3%, e incluso las ciudades menos desarrolladas de predominio kurdo, Diyarbakır y Sanlıurfa, registraron un aumento del 111%. En el conjunto del país, el aumento medio del precio de la vivienda ese mes fue del 96,4%.

La asombrosa subida de los precios de la vivienda se produce en un momento en el que Turquía está atravesando su propia crisis económica y ha experimentado la caída en picado de su lira en el último año. Se dice que las causas del aumento son la inflación, el desequilibrio entre la oferta y la demanda, el aumento de los costes de la construcción y la guerra rusa en curso en Ucrania, que ha retrasado los materiales y creado escasez.

Según el medio de comunicación londinense Middle East Eye, una tonelada de cemento costaba 500 liras (60 dólares) en septiembre, pero ahora una tonelada de cemento cuesta unas 1.400 liras (95 dólares). En cuanto a la inflación, que ascendió al 61,6% el mes pasado, los salarios no han seguido el ritmo adecuadamente, mientras que los precios de las propiedades han aumentado dos veces más que los salarios. Todo ello mientras el salario mínimo mensual en Turquía es de sólo 4.253 liras (290 dólares).

LEER: Algunos miembros de la OTAN quieren una guerra más larga en Ucrania para debilitar a Rusia, afirma Turquía

Estos factores han hecho que a los turcos y a sus familias les resulte cada vez más difícil comprar casas y propiedades, incluso pequeños apartamentos. Como declaró recientemente el director de la empresa constructora Kiptas, Ali Kurt, "se hace imposible para la gente comprar un apartamento, ya que un metro cuadrado de un apartamento cuesta alrededor de 14.000 liras (955 dólares) en Estambul. En otras palabras, un apartamento medio de 100 metros cuadrados cuesta 1,4 millones de liras (95.000 dólares)".

Otro efecto de la fuerte subida de los precios de la vivienda es, al parecer, el creciente descontento con los extranjeros y los refugiados que muchos turcos mantienen cada vez más, ya que culpan a los millones de refugiados en el país por ocupar supuestamente espacio y a los extranjeros por comprar propiedades en el país.

Esto se debe a las leyes que incentivan a los extranjeros a hacerlo, ya que el gobierno turco concede actualmente la ciudadanía a cualquier extranjero que compre una propiedad por valor de 400.000 dólares. Según se informa, en los últimos nueve años se han vendido a extranjeros 293.000 propiedades por valor de 41.300 millones de dólares.

 

Categorías
NoticiasSmall SlidesTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines