Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La resistencia palestina disuadió a Israel y derrotó su falsa narrativa

Las fuerzas israelíes hacen una redada con una bomba y balas de goma después de una oración matutina en Masjid al-Aqsa en Jerusalén Este el 22 de abril de 2022. [Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu]

En medio de las elevadas tensiones en la ciudad santa palestina de Jerusalén, activistas israelíes de derechas presentaron una solicitud a la policía de ocupación israelí para poder celebrar su marcha anual de la bandera, que celebra la ocupación israelí de Jerusalén Este en 1967.

Miles de israelíes participan en la marcha anual de la bandera a su paso por Jerusalén Occidental y Oriental, en dirección a la Puerta de Damasco, donde bailan y cantan canciones nacionales israelíes y corean consignas antipalestinas y árabes. El año pasado, corearon: "Muerte a los árabes y a los palestinos".

Sin embargo, la policía israelí dijo que la solicitud de celebrar la marcha se presentó "con poca antelación" y citó a uno de los organizadores para discutir un día alternativo para su celebración. A continuación, rechazaron la solicitud. Haaretz ha dicho que los organizadores han anunciado que piensan seguir adelante con la marcha de las banderas a pesar de la oposición de la policía israelí.

Esto se produjo un día después de que el primer ministro Naftali Bennett impidiera al legislador israelí de extrema derecha Itamar Ben-Gvir dirigirse a la Puerta de Damasco.

"No voy a dejar que la política mezquina amenace vidas humanas", dijo Bennett. "No voy a permitir que la provocación política que Ben Gvir está llevando a cabo amenace a las fuerzas de las FDI y a los agentes de policía, y que haga su tarea aún más complicada de lo que ya es".

"La llegada de Ben Gvir es un detonante, y un detonante debe ser desactivado", dijo un funcionario del Shin Bet al gabinete israelí durante una reunión de evaluación. "Estas provocaciones podrían conducir a más violencia y a un aumento de las tensiones hasta el punto de incendiar toda la región".

Las autoridades de ocupación israelíes decidieron entonces impedir que todos los judíos entraran en la mezquita de Al-Aqsa hasta el final del mes sagrado del Ramadán.

De hecho, la Marcha de las Banderas se llevó a cabo, pero se vio obligada a cambiar su recorrido tras la adopción de tantas medidas restrictivas que provocaron una reducción del número de participantes. Ben-Gvir participó en la marcha, pero la policía israelí le impidió por la fuerza llegar a la Puerta de Damasco, y ha comenzado la prohibición oficial de que los judíos lleguen a la mezquita de Al-Aqsa.

LEER: Es hora de confrontar la agresión de Israel con los relatos palestinos de la Nakba en curso

Todo esto no habría sucedido sin la presión de la resistencia palestina que logró disuadir a la ocupación israelí. El año pasado, las autoridades de ocupación israelíes no pudieron impedir las incursiones de los colonos israelíes en la mezquita de Al-Aqsa, ni impedir o desviar la marcha de las banderas, ni impedir que Ben-Gvir provocara a los palestinos. En ese momento, la ocupación israelí acababa de terminar su ofensiva sobre Gaza, que se reivindicó como una "operación victoriosa".

Pero un año después, la ocupación israelí no podía seguir ignorando que había sido un fracaso o una completa derrota para las instituciones políticas y de seguridad israelíes.

En medio de la actual tensión en Jerusalén, Hamás y otras facciones palestinas advirtieron que la actual escalada israelí desencadenaría una nueva ola de "ataques defensivos" palestinos contra la ocupación.

Un funcionario de Hamás dijo a los medios de comunicación que existía un consenso entre esas facciones de que cualquier violación israelí contra los palestinos en Jerusalén sería respondida con "una fuerte respuesta palestina."

"En nuestra reunión se hizo hincapié en que debemos seguir estando preparados y elevar la preparación nacional", dijo el portavoz. "Nuestro dedo está en el gatillo".

El jefe de Hamás, Ismail Haniyeh, ha advertido que la ocupación debe abstenerse de su intento de cambiar la identidad islámica, árabe y palestina de la ciudad santa ocupada de Jerusalén; de lo contrario, "la resistencia palestina le obligará a detenerla."

 

Tras estas advertencias, varios funcionarios israelíes, incluido el primer ministro, reiteraron que Israel no cambiaría el statu quo en la ciudad santa. "Israel mantiene el statu quo, que incluye la libertad de oración para los musulmanes y el derecho de visita para los no musulmanes. La policía hace cumplir la prohibición de rezar a los judíos", dijo Lior Haiat, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí.

El Canal 12 de la televisión israelí afirmó, según funcionarios de seguridad israelíes, que los daños causados a la resistencia palestina durante la ofensiva sobre Gaza en mayo del año pasado no paralizaron sus capacidades. La resistencia palestina, añadió la televisión israelí, reabasteció sus depósitos rápidamente e introdujo mejoras que permitirían a los misiles penetrar la Cúpula de Hierro.

El analista militar israelí, Yoav Limor, escribió en Israel Hayom: "Al igual que las tres operaciones militares en la Franja de Gaza que le precedieron, Guardián de los Muros terminó con una nota agria. Durante un año, las Fuerzas de Defensa de Israel han tratado de comercializar sus logros en la operación de 2021 como un gran éxito, pero estaba condenada a terminar como un "empate decepcionante", como se habría calificado en las páginas deportivas."

LEER: Palestinos inmóviles desafían a las fuerzas de ocupación en Al Aqsa

Tras la guerra del año pasado, Haniyeh dijo: "Las condiciones después de la Espada de Jerusalén no son similares a las de antes". Haniyeh se refería a la unidad entre todos los palestinos, ya sea en Gaza, Cisjordania, Jerusalén, Israel o en el extranjero.

Según Limor: "Gaza está unida a Cisjordania, que está unida a Jerusalén, que está unida a los árabes israelíes, que están unidos a lo que ocurre en el norte. Todo influye en todo lo demás".

Para los que creen que Israel es una potencia nuclear, por lo que un millón de naciones como los palestinos no lo derrotarían, yo diría que Rusia es una potencia nuclear mayor y no ha podido derrotar a Ucrania.

Hoy en día, las mentiras israelíes no son una tapadera válida para la brutalidad de su ocupación porque una gran parte de la población mundial ha tomado conciencia de la verdad.

A pesar de la guerra contra el contenido palestino, la narrativa palestina se está extendiendo en las redes sociales, mostrando a la gente que tienen derechos y que son víctimas de una brutal ocupación israelí.

Es revelador que el miércoles, cuando el primer ministro israelí Bennett le dijo a la presentadora de la CNN Christiane Amanpour que estaba mintiendo sobre la violencia de los colonos en la Jerusalén Oriental ocupada, ella respondió: "No, señor, no puede decirme eso. No puede decirme que estoy mintiendo".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines