Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La lucha por salvar a los últimos leopardos persas de Irak

Un leopardo persa macho adulto es fotografiado en el zoológico de Lisboa el 15 de noviembre de 2019 [PATRICIA DE MELO MOREIRA/AFP/Getty Images].

Atando una cámara trampa alrededor del tronco de un árbol en la montaña de Bamo, en la región del Kurdistán iraquí, los hermanos Bahez y Nabaz Farooq Ali esperan capturar imágenes del leopardo persa, del que sólo quedan unos 1.000 ejemplares en libertad, en todo el mundo, informa Reuters.

"Nuestros abuelos vieron algunos incluso durante el día", dijo Nabaz. Desde entonces, prácticamente han desaparecido.

La mayoría de los leopardos persas están en Irán y Afganistán. La conservacionista kurda iraquí Hana Raza calcula que pueden quedar 25 en Irak. El animal está catalogado como en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

En la actualidad, los conservacionistas del Kurdistán iraquí abogan por redoblar los esfuerzos para proteger al animal en medio del temor por su supervivencia. Los leopardos están amenazados por la dramática pérdida de hábitat, la invasión humana, la caza y el impacto de la guerra. Raza estima que, con 25 ejemplares, su número es inferior al de una población viable.

Soran Ahmed, biólogo de la Universidad de Sulaimaniya que vigila al leopardo, dijo que se habían registrado unos diez individuos vivos diferentes. Pero también se han encontrado unos diez muertos en la última década. Ha visto a dos de ellos alcanzados por las balas, dijo.

Pérdida del hábitat

Cuando los hermanos Ali volvieron a su pueblo de Horen en 1991, tras haber sido desplazados por la violenta campaña de Saddam Hussein contra los kurdos, lo encontraron desierto y en parte en ruinas.

"Cuando la gente regresó para rehabilitar sus aldeas, también empezaron a cazar al azar", dijo Nabaz. La caza de las presas de los leopardos, como las cabras salvajes, contribuyó a reducir su número.

Aunque la caza de especies en peligro de extinción está prohibida en la región del Kurdistán iraquí, y cualquiera que sea sorprendido haciéndolo se expone a una multa, la normativa puede ser difícil de aplicar, dijo Akram Saleh, de la policía forestal local.

"La zona es muy grande y no tenemos los recursos necesarios para cubrirla", dijo. "Los cazadores tienen mejores armas y mejores coches que nosotros".

En algunas partes de la montaña de Bamo, las minas terrestres, colocadas por ambos países beligerantes durante la guerra entre Irán e Irak en la década de 1980, han mantenido a los seres humanos y al ganado alejados de algunas zonas por las que deambulan los leopardos, dijo Nabaz. Sin embargo, las minas hacen que el trabajo de los investigadores sea más peligroso y también se cobran su precio en los animales.

LEER: La Copa del Mundo de 2022 en Qatar es un "campeonato para todos los árabes"

La aplicación de planes de gestión de la conservación es fundamental para garantizar la supervivencia de los leopardos, según los conservacionistas.

Según datos del Gobierno Regional del Kurdistán (GRK), este territorio perdió casi la mitad de sus bosques entre 1999 y 2018, lo que provocó una drástica reducción del hábitat potencial del leopardo.

Razzaq Al-Khaylani, portavoz de la Junta de Medio Ambiente del Gobierno Regional del Kurdistán (GRK), dijo que la falta de fondos públicos para la conservación y los conflictos recurrentes habían dejado de lado algunas iniciativas.

Así que, por ahora, en la montaña de Bamo, los hermanos Ali intentan proteger el hábitat de los leopardos por su cuenta, involucrando a su comunidad local. Cuando en 2020 un inversor privado instaló una cantera de piedra caliza en las cercanías, los hermanos encabezaron una campaña para detener las operaciones.

"Lugares como la montaña de Bamo, si se protegen eficazmente, podrían convertirse en un lugar de cría", dijo Ahmed.

"Tenemos que salvarlos; forman parte de nuestra cultura e identidad", afirmó.

Categorías
IrakNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines