Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel se enfrenta a más amenazas, pero está menos preparado para ellas

Soldados israelíes realizan una redada en la ciudad donde vive el palestino que perpetró el ataque armado en Tel Aviv, en Jenin, Cisjordania, el 09 de abril de 2022. [Ejército israelí - Agencia Anadolu]

Aunque el Estado ocupante está preocupado por la escalada de tensiones en materia de seguridad, sus expertos en seguridad y militares afirman que tiene un gran problema, ya que carece por completo de profundidad estratégica al ser un país pequeño con muchas debilidades aparentes. Esto lo hace vulnerable al acoso militar, especialmente por motivos ideológicos. Este acoso puede incluir el lanzamiento de cohetes o misiles y el estacionamiento en colinas cerca de las fronteras, y aquí estamos hablando de Hamás en Gaza, Hezbolá en el Líbano, el propio Irán y quizás los hutíes en Yemen.

Al mismo tiempo, Israel tiene un gran problema, en el que sufre de peligros tanto estratégicos como tácticos y, por lo tanto, es el único que no tiene una columna vertebral estratégica. De hecho, esto se ha demostrado en la frontera con la Franja de Gaza, que carece de bases aéreas, pero que ha supuesto un gran reto y amenaza para Israel.

Los israelíes se preocupan por los peligros y las carencias que sufre su país, a pesar de sus supuestos logros en la guerra de 1967, y en el ataque a los reactores nucleares iraquíes y sirios por parte de la Fuerza Aérea israelí. La Fuerza Aérea israelí ha sido descrita como una de las mejores del mundo, si no la mejor. Sin embargo, adolece de un estado de tartamudez en algunos enfrentamientos militares y provoca la decepción de muchos que creen que debería ser capaz de proporcionar al Estado la profundidad estratégica que le falta.

Las fuerzas de ocupación israelíes no dudan en expresar su incapacidad para hacer frente a las diversas amenazas a la seguridad, especialmente en el frente interno palestino, con el aumento de los ataques de la guerrilla y las continuas protestas en la mezquita de Al-Aqsa. Esto ha llevado a la seguridad israelí a exigir la eliminación de la resistencia en cuanto a sus medios militares y operativos. Sin embargo, ignoran los problemas reales y centrales que amenazan la seguridad nacional israelí, y la preparación para la inevitable confrontación que se avecina.

LEER: Las reformas de la ONU podrían dificultar el veto de EE.UU. a las críticas a Israel

Los llamamientos israelíes para hacer frente a la resistencia palestina utilizando el puño de hierro son principalmente un intento de responder al estado de pánico de los israelíes. Esto se expresa en el discurso histérico de los canales de televisión, que no se centra en las raíces de la resistencia, ni en el aprendizaje de las lecciones de los prolongados enfrentamientos con los palestinos a lo largo de un siglo.

Las estrategias seguidas por los gobiernos de derecha e izquierda desde los Acuerdos de Oslo han contribuido al deterioro de la situación de seguridad israelí. Como consecuencia, el norte de Cisjordania, concretamente su capital, Yenín, se ha convertido en un centro de coordinación de operaciones armadas y, por tanto, los asentamientos adyacentes a Yenín se han convertido en el objetivo preferido de las organizaciones armadas palestinas.

El ejército israelí, por su parte, abandonó la protección de los colonos en las distintas zonas de Cisjordania, lo que convirtió sus vidas en un infierno insoportable. Israel vive ahora con amenazas constantes en una guerra de varios campos, y ya no puede prever lo que puede ocurrir al día siguiente.

Los funcionarios militares y de seguridad israelíes afirman que el reciente fracaso ante los ataques de la resistencia palestina puede animar a otras fuerzas, como Irán, a lanzar misiles, o a Hezbolá a atacar los asentamientos del norte, lo que constituiría una violación de las fronteras israelíes. Así lo han revelado varios generales del ejército en recientes entrevistas y conversaciones. Siguen advirtiendo de las posibilidades de una guerra de varios frentes a la que puede enfrentarse el ejército israelí, que puede exigir la evacuación de las líneas fronterizas, y dejarlas en manos del enemigo.

A nivel interno, la ocupación israelí expresa su temor a que aumente la amenaza a la seguridad por parte de los palestinos de la tierra de 1948, especialmente en las ciudades mixtas y en las comunidades beduinas del Néguev, en previsión de un levantamiento árabe e islámico. Además, Israel invirtió en vallas de hierro y mano de obra en las fuerzas terrestres, de las que decenas de miles han sido expulsadas. Tal vez las escenas de la guerra de Ucrania muestren el miedo israelí a la próxima confrontación, en medio de la falta de preparación adecuada para ella.

Los riesgos de seguridad que sufre la potencia ocupante no se limitan a los palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza. Más bien, hay cuatro frentes de seguridad conectados, todos ellos contrarios a la ocupación, que pueden requerir que los servicios de seguridad de la ocupación empiecen a recopilar información de inteligencia y la utilicen para predecir todas las posibles actividades operativas que puedan requerir disuasión. Es un reto difícil al que se enfrenta la ocupación.

Al mismo tiempo, las fuerzas de seguridad e inteligencia israelíes no discriminan entre los palestinos en los distintos lugares en los que se encuentran, especialmente cuando se habla de cualquier debate político-seguridad, porque los palestinos están repartidos por los cuatro frentes hostiles a los que se ha enfrentado Israel en las últimas semanas.

LEER: La ONU sigue contradiciendo su programa de derechos humanos

El primer frente es el de los palestinos de la tierra de 1948, especialmente los que tienen opiniones contrarias al Estado, y el hecho de que hayan pasado de considerar la integración a la separación, y de la coexistencia al radicalismo. Tal vez las operaciones de Beersheba y Hadera, llevadas a cabo por palestinos del Negev y de Umm Al-Fahm, signifiquen que estamos ante un fracaso de la idea de israelización, y ante una escalada de la idea de un nacionalismo diferente de la ciudadanía israelí, por no hablar de una identidad religiosa diferente del judaísmo.

El segundo frente es el de Jerusalén Este, con una población de 350 mil personas, que residen en una zona geográfica que no tiene una identidad soberana clara, porque Israel se opone a que la Autoridad Palestina gestione la vida de los jerosolimitanos y, por otro lado, Israel no trata a estos palestinos, a través de su ayuntamiento, como ciudadanos en igualdad de condiciones con los judíos. El resultado es un vacío de gobierno y una creciente generación de jóvenes enfadados, descontentos y desempleados que son susceptibles de la incitación nacional palestina. Todo esto lleva, de vez en cuando, a una escalada de seguridad en Jerusalén, como hemos visto en los últimos días cerca de Bab Al-Amud, con un fenómeno creciente de mimetización e imitación de operaciones, especialmente durante el Ramadán.

El tercer frente es el de los palestinos de Cisjordania, y parece ser el más problemático para Israel, en este momento, por una serie de razones que incluyen las violaciones del muro y el éxito de los trabajadores ilegales de Yenín en la realización de operaciones, en paralelo con la tradicional incitación en los medios de comunicación palestinos contra Israel. Mientras tanto, Israel espera que no sea demasiado tarde y está intensificando las operaciones preventivas de sus fuerzas de seguridad en el marco de la coordinación de seguridad con la Autoridad Palestina.

El cuarto frente es el del sur. Por el momento, los dirigentes de Hamás en la Franja de Gaza parecen no estar interesados en la escalada de seguridad pero, al mismo tiempo, están preocupados por la reconstrucción de la Franja, la construcción de su fuerza militar, el aumento de sus capacidades operativas y la creación de una disuasión contra Israel. No obstante, el mes de Ramadán y una serie de conmemoraciones nacionales que se prolongan hasta mediados de mayo, pueden exigir a Israel y a sus servicios de seguridad una mayor vigilancia para restablecer la calma en sus calles y la seguridad personal de los colonos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines