Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Es hora de confrontar la agresión de Israel con los relatos palestinos de la Nakba en curso

La gente se manifiesta en apoyo de Palestina durante la manifestación Nakba 73 de Los Ángeles: Resistencia Hasta la Liberación, desde el Edificio Federal de Estados Unidos hasta el Consulado de Israel, el 15 de mayo de 2021 en Los Ángeles [PATRICK T. FALLON/AFP via Getty Images].

La actitud de no compromiso de la comunidad internacional hacia la violencia colonial israelí en Jerusalén y Al-Aqsa no es nueva. Sin embargo, se basa en la narrativa establecida en 2019, cuando el ex coordinador especial de la ONU para el proceso de paz en Oriente Medio, Nickolay Mladenov, culpó a los palestinos del bombardeo israelí de Gaza. Asimismo, la UE se embarcó en una retórica similar. Pedir a Israel que deje de bombardear Gaza haría mucho daño a las políticas humanitarias de la comunidad internacional, por no mencionar el desafío que supondría para la impunidad israelí.

Mientras Israel continúa con su actual agresión este año, incluidos los ataques aéreos sobre Gaza, la ONU se ha alejado de culpar a Israel. El Coordinador Especial de la ONU para el Proceso de Paz en Oriente Medio, Tor Wennesland, optó por el discurso de "los líderes de todas las partes", al tiempo que borró toda referencia a la intención de Israel de colonizar Jerusalén. "La ONU ha permanecido en estrecho contacto con todas las partes relevantes para desescalar la situación. Este diálogo ha sido constructivo y animo a que continúe el compromiso entre las partes relevantes", decía en parte la declaración de Wennesland.

Sólo que no hay pruebas de diálogo constructivo si se tiene en cuenta que Israel ha intensificado sus ataques contra el pueblo palestino. Los informes de Al-Jazeera sobre el bombardeo de Gaza por parte de Israel y los daños causados a las viviendas civiles del enclave no son indicativos de un diálogo constructivo, especialmente si se tienen en cuenta los patrones repetitivos de violencia israelí desde que los palestinos de toda la Palestina colonizada se unieron contra los desalojos previstos en Sheikh Jarrah.

LEER: Palestina, la tragedia de la dilación infinita

Por lo tanto, aunque la ONU se empeñe en presentar la violencia actual como un incidente aislado, la colonización israelí tiene un precedente y una continuación. Con los palestinos continuamente defraudados por sus líderes, es probable que surja una resistencia más organizada entre los civiles, mientras que Israel tendrá que enfrentarse a la constatación de que sus acercamientos a la Autoridad Palestina, por ejemplo, no son tan eficaces como los medios de comunicación quieren hacer creer a los lectores. El aumento de la atención prestada al fortalecimiento de la AP para debilitar a Hamás no es más que una narrativa cada vez más aislada, si se tiene en cuenta que los palestinos no esperan un liderazgo político para actuar contra la brutalidad israelí.

Sin embargo, tanto la AP como el pueblo palestino están aislados de diferentes maneras. La AP, deseosa como está de salvaguardar su gobierno ilegítimo, se ha vuelto hacia Israel y sólo explota a los palestinos cuando le corresponde parecer preocupada por las violaciones israelíes. En realidad, los servicios de seguridad de la AP son un ejemplo de las lealtades y políticas de Ramallah que, a su vez, la han convertido en una dirección carente del apoyo del pueblo.

Por otro lado, los palestinos están aislados en su determinación tanto de preservar lo que queda de Palestina como de demostrar que la violencia de Israel ha sido continua desde la Nakba de 1948, una narrativa que la comunidad internacional se niega a reconocer. Lo que está ocurriendo este año en Jerusalén y Al-Aqsa puede resultar una repetición del horrible despliegue de violencia israelí del año pasado, pero adoptar esa perspectiva es una miopía y un perjuicio para el pueblo palestino. Sólo serviría a los intereses de Israel detenerse en una breve observación y calificar esta última agresión como una recapitulación de la violencia del año pasado. Sin embargo, mantener un enfoque persistente que vincule la brutalidad actual con décadas de colonización es lo que creará una confrontación directa con la narrativa de seguridad fabricada por Israel.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines