Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Quién tiene un proyecto para llevar adelante la política palestina?

Gazatíes, sostienen pancartas y banderas palestinas durante una manifestación convocada por el Movimiento de la Yihad Islámica y la Asamblea de la Juventud, para protestar por los ataques de la policía israelí con gas lacrimógeno, balas de goma y granadas de aturdimiento contra los palestinos en Masjid al-Aqsa el 10 de mayo de 2021, en la ciudad de Gaza, Gaza [Mustafa Hassona - Agencia Anadolu].

La decisión de la Rama Sur del Movimiento Islámico en Israel, afiliada a la Lista Árabe Unida de parlamentarios, de congelar su pertenencia al gobierno de coalición de los colonos y del apartheid fue recibida con gran escepticismo entre los palestinos de ambos lados de la Línea Verde (Armisticio de 1949). Muchos creen que la medida no es suficiente; es más, que carece de sentido y no tiene ningún impacto en la violencia del gobierno israelí en la mezquita de Al-Aqsa en particular, y en Jerusalén en general. Se burlaron de la organización porque su decisión fue el resultado de la vergüenza causada por la firmeza de los jerosolimitanos al enfrentarse a las fuerzas de seguridad de la ocupación.

Además, muchos escépticos no se tomaron en serio las críticas de los líderes de la Lista Conjunta rival de los miembros de la Knesset sobre la decisión de congelar la pertenencia al gobierno de coalición. Todavía recuerdan la recomendación del criminal de guerra Benny Gantz y, antes de eso, algunos de los intentos de los líderes de integrar la Lista Conjunta en un "polo democrático israelí" sionista.

Si bien es cierto que los representantes de la Lista Conjunta en la Knesset no han abandonado su compromiso con la resolución de la cuestión palestina, la identidad palestina y los derechos colectivos de los palestinos en Israel, algunos han tenido que emplear un discurso más duro para separarse del enfoque del Movimiento Islámico.

Ante este colapso, confusión y declive, la voz de la tercera corriente representada por la Asamblea Nacional Democrática se ha apagado, durante aproximadamente dos décadas, frente a la del núcleo sionista del Estado de asentamiento del apartheid. Sami Abu Shehadeh MK ha intentado recientemente restaurar parte de esta identidad política e intelectual que generó una importante corriente nacional y secular durante ese periodo y ha tratado de atraer a destacados académicos e intelectuales palestinos dentro de Israel. Sin embargo, este intento puede carecer de los medios necesarios para su expansión y quizás incluso para su supervivencia debido a la fuerza de las otras complejidades de las Listas Conjuntas, así como por razones personales relacionadas con el actual liderazgo partidista y la situación de declive del partido que se deriva de ello.

LEER: De Ucrania a Palestina: el doble rasero del boicot

La pregunta que se plantea es sencilla: ¿quién posee un proyecto alternativo al que circula dentro de las disputas entre el Movimiento Islámico del Sur y la Lista Conjunta, para hacer frente a esta manipulación tópica de la política entre dos polos que han reducido la "política" a lo que ocurre dentro de los pasillos y restricciones de la Knesset?

¿Cuál es, por ejemplo, el destino del proyecto de la Asamblea Nacional Democrática, que no se ha completado; o, para ser más exactos, no ha logrado pasar de la impugnación de la judeidad del Estado de ocupación y de la aplicación de un discurso nacional y democrático, a la reorganización de nuestro pueblo dentro de Israel en verdaderas instituciones representativas que expresen su voluntad, le permitan construir y aprender, y establecer una economía autónoma? ¿Podemos restablecer este proyecto?

Mientras tanto, el proyecto de "sociedad autogestionada" propuesto por la Rama Norte del Movimiento Islámico corrió la misma suerte, de nuevo debido a la falta de visión interna y a las agresiones del Estado israelí hacia él.

Esto no significa que todo lo relacionado con estos proyectos sea un completo fracaso, ya que es posible que hayan conseguido algunos logros prácticos y morales de valor incalculable. Hemos sentado las bases de un legado, aunque basado en las diferentes ideologías intelectuales, políticas y sociales de cada corriente política; las generaciones actuales y futuras se inspirarán sin duda en ellas mientras construyen sobre esas bases su futuro.

La corriente democrática nacional tiene el potencial, si no la capacidad en este momento, de levantarse y renovar su identidad política e intelectual, porque hay una gran necesidad de ello. Además, porque el pensamiento político que produjo está creciendo y desarrollándose cualitativa y cuantitativamente, manifestándose en instituciones académicas independientes que acogen a grupos de jóvenes académicos que están restaurando los estudios y teorías coloniales y poscoloniales y utilizándolos en función de la realidad del asentamiento sionista. Cientos de jóvenes que recibieron una educación política y participaron en luchas organizativas y populares, siguen manteniendo sus ideas y planteamientos. Algunos de ellos han aportado mucho a través de sus estudios académicos y su autoformación, superando a muchos dirigentes en sus conocimientos y conciencia, a pesar de estar fuera de las filas del partido o de suspender su actividad.

En mi opinión, si surge una nueva oportunidad o iniciativa, muchos de ellos estarán al frente del activismo resultante. Es habitual que quienes han crecido con la experiencia de una lucha nacional se vuelvan más sensibles y resistentes a la decadencia nacional y moral, y por tanto estén más dispuestos a reanudar los deberes nacionales y de la sociedad civil cuando se den las situaciones y las condiciones.

Esto no se limita a motivaciones partidistas, a pesar de la importancia de la acción organizada y de la imposibilidad de que las sociedades prescindan de ella, especialmente en las condiciones que vive diariamente nuestro pueblo. También está motivado por el orgullo de nuestra patria y los intereses del pueblo, que anhela una vida mejor y un futuro garantizado para sus hijos en una patria libre que no esté sujeta al regateo político y la inmoralidad.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arab48 el 19 de abril de 2022 y ha sido editado para MEMO

LEER: Las reformas de la ONU podrían dificultar el veto de EE.UU. a las críticas a Israel

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines