Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las reformas de la ONU podrían dificultar el veto de EE.UU. a las críticas a Israel

Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York, Estados Unidos, el 25 de febrero de 2022 [Tayfun Coşkun/Anadolu Agency].

El poder de veto de los cinco miembros permanentes (P5) del Consejo de Seguridad de la ONU -Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia- es una de las normas más polémicas de la organización internacional. Cada cierto tiempo se presentan propuestas para moderar el uso del veto y evitar que un miembro del P5 abuse de su poder en nombre de "intereses nacionales vitales".

Desde su inclusión en la Carta de la ONU de 1945, cada uno de los P5 ha utilizado su poder de veto en un momento u otro. A menudo ha sido en detrimento de los mismos objetivos e ideales para los que se creó el organismo mundial.

Desde 1946, la antigua Unión Soviética, y más tarde Rusia, ha utilizado su veto más que ningún otro país, con 120 vetos a nombre de Moscú. Sin embargo, desde la década de 1970, cuando la ocupación israelí de Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén Este se convirtió en un punto álgido de la política mundial, Estados Unidos ha hecho el uso más atroz de su veto en el Consejo de Seguridad. Con más del doble que Rusia, Estados Unidos ha sido, con diferencia, el país con mayor número de vetos desde 1970.

Israel ha sido el mayor beneficiario de los vetos estadounidenses. Con un número sin precedentes de 53 vetos a su favor, ningún otro país de la comunidad internacional ha recibido tanta protección de las resoluciones de la ONU como Israel. Estas resoluciones suelen condenar las innumerables violaciones del derecho internacional y de los derechos humanos por parte del Estado ocupante.

LEER: ¿Es la rama sur del Movimiento Islámico de Israel una organización sionista?

El apoyo inequívoco de EE.UU. a Israel le ha llevado a vetar resoluciones que condenan la violencia contra los manifestantes, por ejemplo, los asentamientos ilegales israelíes en la Cisjordania ocupada, construidos desde 1967, e incluso a pedir una investigación sobre el asesinato en 1990 de siete trabajadores palestinos a manos de un antiguo soldado israelí. Estados Unidos ha sido a menudo el único país que ha respaldado a Israel desafiando a la ONU, como ocurrió con la resolución 8139 que pedía la retirada del reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte del ex presidente Donald Trump. Durante la votación de 2017, Estados Unidos fue superado por 14 a 1 cuando vetó la resolución sobre el estatus de Jerusalén.

Los críticos afirman que el apoyo generalizado de Washington a Israel no solo alienta al Estado de ocupación a continuar con su comportamiento canalla hacia los palestinos, sino que también socava el derecho internacional. Destacan que el respaldo de Estados Unidos al incumplimiento de la ley por parte de Israel durante muchas décadas ha sido tan claro y persistente que ha debilitado la legitimidad del llamado sistema internacional basado en normas y ha envalentonado aún más a autócratas y dictadores como el presidente ruso Vladimir Putin.

La parálisis en el seno de la ONU como resultado del sistema de veto ha sido durante mucho tiempo una importante manzana de la discordia. No es de extrañar, sin embargo, que las reformas no hayan sido fáciles de impulsar, ya que el sistema actual privilegia a las grandes potencias, que son las que más se resisten al cambio.

Cuando, en 2011, Rusia y China emitieron cuatro vetos para bloquear la acción internacional en Siria después de que más de 200.000 personas hubieran muerto desde el inicio del conflicto a principios de ese año, Francia pidió la adopción de una propuesta de hace veinte años para superar la parálisis en el Consejo de Seguridad de la ONU. Los franceses abogaron por la adopción de un "código de conducta" para el uso del veto en el Consejo de Seguridad en casos de genocidio, crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y limpieza étnica cubiertos por el principio de "responsabilidad de proteger" aprobado en la Cumbre Mundial de 2005.

LEER: Un nuevo despertar brilla desde Jerusalén

En la última década, el apoyo a la "responsabilidad de no vetar" ha crecido considerablemente entre los Estados miembros de la ONU y las comisiones y paneles internacionales respetados. En particular, en 2013 se produjo un impulso creciente en esta cuestión, provocado en parte por la incapacidad del Consejo para responder a la catastrófica crisis humanitaria de Siria. En 2015, Amnistía Internacional se unió a otras organizaciones para pedir que se elimine el veto en casos de violaciones graves de los derechos humanos. En febrero de este año, el grupo de derechos acusó a Israel de practicar el apartheid, lo que se asemeja a un crimen contra la humanidad según el derecho internacional, por lo que la reforma de las normas de veto podría limitar la capacidad de Washington de respaldar al Estado ocupante en su forma ya tradicional.

Un campo de refugiados en Idlib, Siria, el 11 de abril de 2022 [İzzettin Kasım/Anadolu Agency].

Aunque la presión ha ido aumentando fuera del Consejo de Seguridad de la ONU, la realidad es que cualquier reforma significativa que exija al P5 dejar de lado sus estrechos intereses personales sólo puede provenir de los propios países. Estados Unidos dio su mayor respaldo al principio de la "responsabilidad de proteger" durante la anterior administración del presidente Barack Obama. Rusia y China se han opuesto a la reforma, calificándola de "fragmentaria" respecto a la reforma más amplia del Consejo de Seguridad. Sin embargo, ambos han participado en reuniones sobre la iniciativa de restricción del veto.

Tras los repetidos fracasos a la hora de abordar la crisis humanitaria en Siria, se ha puesto más empeño en pensar de forma creativa en cómo mejorar la capacidad de la ONU para abordar crisis políticas complejas. Con la reciente invasión de Ucrania por parte de Rusia, se ha reavivado la idea de hacer que los miembros permanentes del Consejo reduzcan su uso del veto.

Estados Unidos anunció la semana pasada sus planes de revisar las normas para evitar que un miembro del P5 abuse de su veto. La enviada de Washington a la ONU, Linda Thomas-Greenfield, dijo que se había unido a otros miembros del organismo mundial para proponer una resolución a la consideración de los 193 países de la Asamblea General de la ONU para frenar el uso excesivo del veto por parte del Consejo de Seguridad de quince miembros. "Esta innovación convocaría automáticamente una reunión de la Asamblea General después de que el Consejo de Seguridad haya emitido un veto", explicó. "La resolución de la Asamblea General de la ONU sobre el veto será un paso significativo hacia la rendición de cuentas, la transparencia y la responsabilidad de todos los miembros permanentes del Consejo de Seguridad que ejercen su poder".

LEER: Los refugiados palestinos quedan marginados al centrarse en la UNRWA

La propuesta ha sido copatrocinada por cincuenta países. Prevé que los miembros de la Asamblea General se reúnan "en un plazo de 10 días laborables a partir de la emisión de un veto por parte de uno o más miembros permanentes del Consejo de Seguridad, para celebrar un debate sobre la situación por la que se emitió el veto".

Thomas-Greenfield también hizo pública una declaración en la que se exponen los detalles de la revisión. En ella, subrayó que EE.UU. "se toma en serio su privilegio de poder de veto" y que es una "responsabilidad sobria y solemne que debe ser respetada por los miembros permanentes a los que se les ha confiado". Hizo hincapié en denunciar a Rusia por su "vergonzoso patrón de abuso de su privilegio de veto". Desde que Rusia lanzó su invasión de Ucrania en febrero, la Asamblea General ha votado tres veces para actuar contra Moscú y, en cada caso, Rusia ha vetado -como era de esperar- la resolución.

Se espera que la ONU debata hoy la propuesta. Si se aprueba, podría conducir a una reforma muy necesaria del Consejo de Seguridad y del poder de veto del P5, que ha paralizado la capacidad de la comunidad internacional para proteger a las personas más vulnerables del mundo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines