Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El presidente de Yemen, Hadi, ha sido destituido por Arabia Saudí

Esta imagen tomada de Yemen TV a primera hora del 7 de abril de 2022 muestra al presidente yemení Abedrabbo Mansour Hadi durante un discurso televisado [YEMEN TV/AFP vía Getty Images].

El recién formado Consejo de Liderazgo Presidencial de Yemen juró su cargo el martes ante el Parlamento en Adén. La ciudad portuaria del sur ha servido como capital interina del gobierno reconocido internacionalmente desde marzo de 2015, días antes de que se lanzara la actual intervención militar de la coalición liderada por Arabia Saudí. Supuestamente a petición del gobierno en el exilio, esta intervención fue en realidad una respuesta a la caída de Saná a manos de las fuerzas militares Houthi y aliadas varios meses antes, en lo que también se conoce como la Revolución del 21 de septiembre.

El consejo se creó el 7 de abril, tras una orden del presidente saudí Abdrabbuh Mansur Hadi por la que transfería sus "poderes" al consejo, dirigido por un antiguo asesor y ministro del Interior, Rashad Al-Alimi. Hadi se ha comprometido a trabajar junto a otros siete miembros del consejo para poner fin a la guerra de siete años que se ha cobrado la vida de más de 300.000 personas, "negociando con los houthis un alto el fuego permanente". También destituyó a su polémico vicepresidente Ali Mohsen Al-Ahmar, conocido por sus vínculos con Al-Qaeda.

El consejo, que representa un reparto equitativo del poder entre el norte y el sur del país, incluye al destacado líder del Consejo de Transición del Sur (STC), Aidarous Al-Zubaidi, que cuenta con el apoyo de EAU, socio de coalición de Arabia Saudí, junto a los líderes de otras facciones respaldadas por los emiratíes.

Esta última iniciativa saudí es la que más se acerca a la realización del principal objetivo del esfuerzo anterior, el Acuerdo de Riad. Se esperaba que el acuerdo de reparto de poder firmado en 2019 entre el gobierno de Hadi y el CCT permitiera a las partes desviar sus hostilidades hacia la amenaza mutuamente temida de los Houthis del norte.

OPINIÓN: Funcionarios y legisladores de Yemen regresan a Adén tras las negociaciones con Arabia Saudí

Sin embargo, como argumenté en su momento, esto acabaría fracasando y no haría más que retrasar lo inevitable, dado que el Gobierno de Salvación Nacional (GSN) dirigido por los Houthi tenía más poder y legitimidad sobre el terreno que el de Hadi en Riad. A lo largo del conflicto, muchos yemeníes en las redes sociales se han referido al gobierno reconocido por la ONU como el "gobierno del hotel", en referencia al presidente y a los miembros de su gabinete que vivían en lujosos hoteles saudíes antes de que muchos de ellos fueran expulsados en 2020, ya que, según se informa, el Reino no estaba dispuesto a seguir cubriendo sus gastos. Fueron reubicados en apartamentos alquilados más baratos, todo ello mientras carecían de toda legitimidad y autoridad a los ojos del pueblo de Yemen.

Entre estos altos funcionarios se encontraba el primer ministro Maeen Abdulmalik, que asistió a la ceremonia de investidura de ayer en Adén. Le acompañaron otros ministros y dignatarios extranjeros, como el enviado especial de la ONU para Yemen, Hans Grundberg, así como los embajadores de Arabia Saudí, EAU y la UE. El acto, fuertemente custodiado, fue discreto y poco publicitado por razones obvias de seguridad. La última vez que Abdulmalik y otros funcionarios del "gobierno del hotel" aterrizaron en el aeropuerto de Adén en diciembre de 2020 fueron objeto de un mortífero ataque coordinado, aunque no hubo víctimas entre los miembros del gabinete.

Sin embargo, ayer faltó el propio presidente Hadi. Aunque los problemas de salud pueden ser una explicación plausible para la notable ausencia del mandatario de 76 años, los informes sugieren un motivo más político. Según un informe publicado el domingo por el Wall Street Journal, que cita a funcionarios saudíes y yemeníes anónimos, el príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman obligó a Hadi a dimitir, y emitió un decreto escrito que estipulaba su renuncia y la transferencia de sus poderes al consejo no elegido.

"Hadi está efectivamente bajo arresto domiciliario en su residencia en Riad sin acceso a los teléfonos", afirmó un funcionario saudí citado en el informe. También se dice que se le ha amenazado con denunciarle por acusaciones de corrupción. No sería la primera vez que Hadi es puesto bajo arresto domiciliario por sus anfitriones saudíes. En 2017 se informó de que las autoridades de Riad le habían impedido a él y a sus hijos, ministros y militares, regresar a Yemen.

LEER: La OMS proporciona ayuda para combatir la desnutrición infantil en Yemen

La caída en desgracia de Hadi era inevitable, especialmente como cabeza visible de un gobierno títere controlado por Arabia Saudí que ya se estaba "desvaneciendo en la irrelevancia política". El momento también estaba probablemente calculado, en medio de un alto el fuego ya violado impuesto por la ONU que coincidía con el inicio del mes sagrado del Ramadán y una serie de consultas sobre Yemen patrocinadas por el Golfo en la capital saudí, a las que los houthis no estaban dispuestos a asistir ni a reconocer.

El historial de consejos presidenciales en Yemen no sugiere que el último tenga un futuro prometedor. Es poco probable que el nuevo grupo de valedores encabezado por Al-Alimi, que mantiene estrechos vínculos con los saudíes, "sea capaz de dejar de lado sus diferentes visiones sobre el futuro de Yemen y unirse contra un enemigo común". Además, al ser un órgano no elegido, el consejo contraviene posiblemente la constitución de Yemen.

Al igual que el Acuerdo de Riad anterior, el Consejo de Liderazgo Presidencial es otro intento de la coalición liderada por Arabia Saudí de dejar de lado las diferencias políticas y las luchas internas sobre el terreno para centrarse en la campaña anti-houthi y derrocar al gobierno de Sanaa. Sin embargo, al igual que el acuerdo de 2019, es probable que tampoco consiga poner fin a la guerra con resultados políticos favorables para la coalición.

OPINIÓN: La guerra en Ucrania tiene un efecto dominó económico que alimenta el malestar social mundial

Esta suposición se basa no sólo en la infravalorada popularidad del GSN, al menos en el norte del país, más densamente poblado, sino también en la única constante a lo largo de la guerra: la ilegitimidad real del gobierno de Hadi, "legítimo y reconocido internacionalmente".

En reacción al anuncio de Hadi a principios de este mes, el negociador jefe y portavoz de los Houthi, Mohammed Abdul-Salam, declaró: "La comunidad internacional y la ONU ya no tienen excusa para seguir utilizando el término "gobierno yemení reconocido internacionalmente" para masacrar a la nación yemení e imponer un estrecho asedio al país árabe".

Queda por ver cuánto tiempo permanecerá en Adén lo que en realidad es el remanente del "gobierno del hotel" bajo el liderazgo de Al-Alimi, antes de volver a pasar por caja y regresar a Arabia Saudí. Si la experiencia nos sirve de algo, probablemente será una estancia corta en la ciudad portuaria del sur.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegiónYemen

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines