Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Este Ramadán, debemos seguir denunciando el sufrimiento palestino

Las fuerzas de seguridad israelíes inmovilizan a un palestino en la entrada del recinto de la mezquita de Al-Aqsa mientras se impide la entrada a otras personas el 15 de abril de 2022 [HAZEM BADER/AFP/Getty Images].

Otro Ramadán bendecido ha llegado para los musulmanes de todo el mundo, pero este año también es testigo de otra serie de ataques infligidos a fieles palestinos inocentes en la Jerusalén oriental ocupada.

En la última semana, decenas de fieles fueron atacados con balas de goma, porras y gases lacrimógenos en Masjid Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado del mundo musulmán. Al menos 158 palestinos resultaron heridos por las fuerzas israelíes, pero, frustrantemente, su sufrimiento apenas tiene cabida en los medios de comunicación.

En las redes sociales han aparecido vídeos espeluznantes en los que se ve cómo las fuerzas israelíes ni siquiera perdonan a los ancianos, las mujeres o los niños. Otros vídeos mostraban a los fieles en el interior de la mezquita de Al Aqsa mientras se les lanzaban nubes de gas lacrimógeno. Esto fue un duro recordatorio de que, incluso en el mes sagrado del Ramadán, los palestinos seguirán sufriendo la opresión y las violaciones de los derechos humanos por parte de las fuerzas israelíes, mientras muchos líderes mundiales siguen menospreciando su situación.

Miles de fieles habían acudido a rezar las oraciones del amanecer cuando se desató la violencia la semana pasada. Si esto hubiera sucedido en cualquier otro lugar de culto, habría habido una protesta mundial, pero sin embargo las atrocidades contra los palestinos son recibidas con un silencio ensordecedor.

El año pasado, las fuerzas israelíes asaltaron Al Aqsa en Ramadán, lo que dio lugar a un asalto de 11 días en la asediada franja de Gaza, pero Occidente siguió apoyando al gobierno israelí en su asalto. Tanto el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, como el presidente de Estados Unidos, Jo Biden, no reconocieron los desproporcionados ataques lanzados por Israel contra los palestinos siendo uno de los principales fabricantes de armas militares del mundo. De hecho, Jo Biden llegó a enviar más de 3.000 millones de dólares de ayuda militar a Israel el pasado. Se trata claramente de una lucha asimétrica entre el oprimido y el opresor, ya que los palestinos no tienen medios para defenderse.

LEER: El ataque israelí a Al-Aqsa es un insulto a los musulmanes de todo el mundo

Los recientes ataques en el recinto de Al Aqsa fueron condenados por países de mayoría musulmana como Turquía, Jordania, Egipto y los países del CCG ofrecieron una declaración de condena de los ataques. Sin embargo, el mundo musulmán puede y debe hacer más, podría sancionar a Israel o retirar sus principales inversiones, pero algunos países deciden no hacerlo.

Países como Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos han normalizado sus relaciones con Israel, pero se olvidan de que sus hermanos y hermanas palestinos siguen sufriendo el régimen de apartheid y esto es inaceptable. Los países musulmanes del mundo árabe deben asumir parte de la culpa cuando se trata del sufrimiento de los palestinos. Si el mundo musulmán estuviera unido, los palestinos no se encontrarían en esta situación de sufrir años de opresión.

El tratado de paz que normaliza las relaciones entre los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Marruecos con Israel, denominado "Acuerdos de Abraham", ha agravado la gravedad de los ataques contra los palestinos al dar a Israel cierta cobertura política y diplomática frente a los vecinos de Palestina. Ojalá Oriente Medio comprendiera que al normalizar las relaciones de la forma en que lo han hecho sólo han causado más daño a sus hermanos y hermanas palestinos que se sienten olvidados.

Es vergonzoso que los que están en el poder, que tienen la capacidad de enfrentarse a tal injusticia, elijan en cambio poner sus agendas políticas y económicas por delante de la responsabilidad.

Muchos países de Occidente, como el Reino Unido y Estados Unidos, se han aliado con Israel y siguen despreciando el sufrimiento de los palestinos inocentes que son atacados en sus propios lugares de culto. Me temo que, año tras año, Al Aqsa se convertirá en el objetivo de las fuerzas israelíes durante el mes sagrado del Ramadán y nadie lo reconocerá ni lo denunciará. Los palestinos merecen rendir culto en paz, vivir en paz y que se respeten sus derechos humanos, pero desgraciadamente sus vidas están en manos de quienes tienen el poder y hacen poco por su causa.

LEER: Una organización benéfica kuwaití lanza una campaña de ayuda a Jerusalén para la Mezquita de Al-Aqsa

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Periodista, autora y escritora galardonada. Tasnim es también embajadora de la Federación para la Paz Universal.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines