Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Egipto entra en la pesadilla de la deuda externa de la mano de Sisi

El presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi en Budapest, Hungría, el 12 de octubre de 2021. [ATTILA KISBENEDEK/AFP vía Getty Images]

Se espera que Egipto se convierta en el mayor emisor de deuda soberana entre los mercados emergentes, con emisiones que ascenderán a 73.000 millones de dólares durante el presente año fiscal, según la agencia internacional de calificación crediticia S&P Global Ratings. Esta cifra superará en unos 10.000 millones de dólares lo que pidió prestado el año pasado mediante la venta de bonos.

La declaración de S&P se produce en medio de una difícil crisis económica en Egipto, que el gobierno de El Cairo ha intentado aliviar reduciendo el valor de la libra egipcia frente al dólar y subiendo los tipos de interés. Esto no ha funcionado como se esperaba, por lo que el régimen de Abdel Fattah Al-Sisi se está moviendo para ampliar los préstamos para cubrir sus necesidades financieras.

El impacto de la pandemia, la guerra de Ucrania y el elevado déficit fiscal aumentarán la necesidad de efectivo de Egipto. Es probable que supere a Turquía como mayor emisor de deuda soberana de la región.

El problema es que los préstamos tomados por Egipto no son para financiar proyectos productivos que ayuden a sacar al país del círculo vicioso de la deuda en el que se encuentra. Los nuevos préstamos servirán para pagar viejas deudas, cuyo nivel significa que el país será más sensible al aumento de los tipos de interés mundiales.

LEER: El gobierno egipcio aprueba un proyecto de ley que prohíbe el matrimonio infantil

La deuda pública egipcia ha experimentado un importante aumento en los últimos años. La deuda interna y externa ascendió a 5,66 billones de EGP durante el año fiscal 2020/2021, lo que equivale a 362.000 millones de dólares y representa el 90,6% del PIB total de 6,4 billones de EGP.

El mayor temor entre los expertos es el aumento del volumen de la deuda externa, especialmente teniendo en cuenta los limitados recursos de divisas de Egipto. La deuda externa ha aumentado radicalmente bajo el gobierno de Sisi, pasando de 46.000 millones de dólares en junio de 2014 a 137.900 millones en junio del año pasado. Como resultado, la relación entre la deuda externa y el PIB en 2020 era de alrededor del 35%, en comparación con el 15% en 2010.

Actualmente, Egipto está llamando a las puertas de todos los países aliados y de las instituciones internacionales para obtener apoyo financiero. Arabia Saudí ha respondido prestando a El Cairo 5.000 millones de dólares. Se está negociando con el Fondo Monetario Internacional un nuevo préstamo para aliviar la difícil situación económica.

Las estadísticas revelan que, a finales de 2022, cada ciudadano egipcio deberá más de 71.000 libras egipcias (3.900 dólares). Según datos oficiales, la renta media anual en Egipto es de 20.000 libras. La pregunta que se plantea ahora es si la nueva deuda externa ayudará a aliviar este dolor financiero.

Categorías
EgiptoFMINoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines