Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los agricultores iraquíes se ven obligados a abandonar sus tierras por la sequía y el calor que paralizan los cultivos

Un agricultor trabaja en una parcela agrícola el 26 de octubre de 2021 [ZAID AL-OBEIDI/AFP vía Getty Images].

Hasta hace unos años, la agricultura en el sur de Iraq era "tan lucrativa como el petróleo", recuerda Qasim Abdul Wahad, y su parcela de una hectárea en la gobernación de Basora producía lo suficiente para alimentar a su familia de ocho miembros. Ahora, el polvo se levanta bajo sus pies cuando camina por sus tierras, después de que el calor extremo y la sequía, relacionados con el cambio climático, hayan matado el 90% de sus cultivos de invierno, incluyendo toda su okra y berenjena.

"Hace sólo unos años podía sentarme aquí y relajarme. Era muy verde y hermoso. Cuando lo miro ahora, siento que un miembro de mi familia se ha ido", dijo el hombre de 50 años.

Abdul Wahad, que ha pasado su vida cultivando en el pueblo de Abu Al-Khaseeb -el nombre significa "padre de los fértiles"- cree que pronto tendrá que abandonar su tierra, para intentar buscar un terreno más fértil en otro lugar.

"Hace tres semanas, empecé a pensar en trasladarme a Babilonia, para trabajar como agricultor allí. Pero no quiero decirlo delante de mis hijos", dijo, una vez que su familia salió de su alcance.

LEER: Puede que seamos impotentes para detener el robo aprobado por el Estado, pero aún así debemos denunciarlo

Irak es el quinto país más vulnerable del mundo a las temperaturas extremas y a la escasez de agua, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

La región de Basora -ya de por sí sofocante en verano, con una temperatura máxima registrada de 53,8 grados Celsius (129 grados Fahrenheit)- se encuentra entre las zonas más afectadas.

A medida que la sequía y el calor más severos afectan a la producción de alimentos y a los ingresos de las personas que dependen de la agricultura, alrededor de uno de cada 15 hogares iraquíes, a finales de 2021, vio cómo al menos un miembro de la familia emigraba en busca de nuevas oportunidades económicas, según el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC), que investiga el tema.

MÁS CALOR, MENOS AGUA

Las presiones son evidentes en Abu Al-Khaseeb, al sur de la ciudad de Basora, junto al río Shatt Al-Arab.

Abdul Wahad, este invierno, perdió una cosecha esperada de quimbombó y berenjena por valor de 3.700 dólares, así como los 400 dólares que gastó para plantarla. El invierno anterior, perdió la mitad de las mismas dos cosechas.

"Ahora hay más polvo debido al cambio climático, el aumento de la temperatura es insoportable y también hay un nuevo tipo de infección y ácaros que estamos notando y que no habíamos visto antes", dijo.

Abu Al-Khaseeb fue una vez famoso por sus dátiles, pero sus palmeras están cubiertas de polvo y la producción está disminuyendo. La última cosecha de dátiles de Abdul Wahad fue 350 kg inferior a la del año anterior, dijo.

"Ahora tengo que hacer otro trabajo porque ya no puedo depender sólo de mi granja", dijo.

Ally-Raza Qureshi, representante del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU en Irak, dijo que los agricultores necesitan ayuda para adaptarse a las condiciones cambiantes, con medidas como la adopción de variedades de cultivos resistentes a la sequía y mejores sistemas de riego por goteo.

Pero la falta de concienciación en Irak sobre la magnitud de la amenaza del cambio climático -y el uso continuado de prácticas ancestrales- son factores que limitan el cambio, dijo.

LEER: ¿Durante cuánto tiempo podrá Arabia Saudí seguir siendo el signatario virtual de los Acuerdos de Abraham?

"En la mayoría de los casos, los agricultores siguen utilizando métodos de hace siglos, cuando el agua no era tan escasa y el clima no era tan caluroso", dijo.

Para hacer frente al aumento de las temperaturas y a la falta de agua, Abdul Wahad ha recurrido a intentar dar sombra a parte de sus cultivos y está comprando agua potable para mezclarla con el agua del grifo para regar sus plantas, un plan caro e insostenible.

Su granja normalmente se abastece de agua del adyacente río Shatt Al-Arab, pero su nivel ha bajado tanto que ya no puede regar sus campos.

Se prevé que Irak sufra un descenso del 20% en la disponibilidad de agua de aquí a 2050, lo que podría agostar un tercio de sus tierras de regadío, según el Banco Mundial.

¿TENEMOS QUE IRNOS TODOS?

Más arriba, en los alrededores de la aldea de Al-Qurna -donde se forma el Shatt Al-Arab en la confluencia de los ríos Éufrates y Tigris-, muchos campos aún están verdes de trigo, pero otros fueron arrasados por una reciente tormenta de arena.

"Si el trigo se derriba, se acabó", dijo el agricultor Hadi Badr Al-Malai, de 57 años, a la Fundación Thomson Reuters, señalando sus campos dañados.

Este agricultor a gran escala también está luchando contra el aumento de la salinidad del suelo debido al mal drenaje, lo que le obliga a dejar sin plantar secciones de sus 5.000 dunums (1.250 hectáreas) de tierra.

Estos problemas redujeron sus ingresos en 10.000 dólares en la última temporada en comparación con el año anterior, dijo.

LEER: La fobia de Israel al Ramadán

"Me preocupa el futuro. ¿Tenemos que irnos todos? ¿Tendrán todos mis hijos que buscar trabajos en el gobierno?", se preguntó Al-Malaki, señalando que su hijo mayor ya tiene un trabajo de seguridad fuera de la granja, aunque también vuelve para ayudar en la tierra.

Según Caroline Zullo, asesora política del NRC, casi la mitad de los agricultores de trigo de los alrededores de Al-Qurna perdieron toda su cosecha en la última campaña.

Tales pérdidas están impulsando una creciente migración, generalmente lejos de la agricultura.

Haidar Sabah Radi, con su mujer y sus seis hijos, abandonó a principios de este año su granja de 75 dunum para dirigirse al pueblo de Al-Qurna -a ocho kilómetros de distancia- para encontrar trabajo como taxista.

El verano pasado vendió todo su ganado -incluidas 90 vacas y 200 avestruces- porque ya no podía permitirse alimentarlas.

"No hay apoyo del gobierno", se quejó, diciendo que le preocupaba que sus hijos quedaran ahora desconectados de la vida agrícola.

El Ministerio de Agricultura iraquí no respondió a una solicitud de comentarios sobre las medidas de apoyo a los agricultores.

Según un informe de enero de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, más del 90% de los ganaderos iraquíes, el pasado mes de octubre, tuvieron dificultades para acceder al agua o comprar piensos como consecuencia de la sequía.

TENSIONES URBANAS

La creciente migración relacionada con el clima ya es evidente, y las tensiones en las zonas urbanas aumentan a medida que se incrementa la competencia por los puestos de trabajo y los recursos, lo que da lugar a conflictos sociales y a crecientes disparidades de ingresos, dijo Qureshi, del PMA.

Muchos temen que las ciudades no puedan proporcionar suficiente trabajo y hogares a los desplazados de la agricultura, dijo Zullo, del NRC.

Abd Al-Hussein Al-Abadi, jefe de la Federación de Asociaciones de Agricultores de Basora, dijo que el apoyo del gobierno -incluyendo la compensación por las cosechas arruinadas- es esencial para que los agricultores permanezcan en sus tierras.

Si no lo hace, podría perjudicar a la economía iraquí en general si los agricultores abandonan sus tierras y el país tiene que importar más alimentos, dijo.

La invasión rusa de Ucrania podría provocar escasez de pan en algunas partes del mundo árabe - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

El reto es especialmente grave, ya que la guerra entre Ucrania y Rusia está agotando las exportaciones de dos grandes productores de trigo, lo que ha provocado un aumento de los precios de este cereal y de otros productos básicos importados.

El gobierno iraquí está ayudando a algunos agricultores proporcionándoles semillas de trigo híbridas diseñadas para resistir el empeoramiento de la salinidad del suelo, el viento y las tormentas de arena.

Pero Mujtaba Noori, jefe del departamento de investigación del Ministerio de Agricultura en Al-Qurna, dijo que no todos los agricultores de trigo tienen acceso a las semillas, en parte porque no están equipados para seguir las normas del Ministerio sobre cómo plantar las nuevas variedades.

Al-Abadi, de la asociación de agricultores de Basora, dijo que sólo el 20% de los cultivadores de trigo de la gobernación de Basora han podido, hasta ahora, comprar las semillas híbridas.

"Los agricultores necesitan obtener beneficios. Si no hay un apoyo serio por parte del gobierno con semillas... entonces los agricultores seguirán perdiendo, año tras año", predijo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines