Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La ONU no ofrece ninguna protección a los palestinos en sí, y mucho menos a los periodistas

Paramédicos y periodistas palestinos llevan a un compañero herido por las fuerzas israelíes el 5 de octubre de 2018 [SAID KHATIB/AFP vía Getty Images].

Cuando la ONU no hace más que deberes superficiales, las organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil se ven abocadas a un punto muerto. A principios de esta semana, el Centro Palestino para el Desarrollo y las Libertades de los Medios de Comunicación (MADA) hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que adopte la Resolución 2222 del Consejo de Seguridad de la ONU, acordada en 2015, en relación con las violaciones que sufren los periodistas palestinos a manos del ejército israelí.

Los ataques contra periodistas palestinos aumentaron en febrero de este año, con 46 violaciones, 19 más que las 27 de enero. Treinta y nueve de las violaciones de febrero fueron cometidas por soldados israelíes, mientras que los servicios de seguridad de la Autoridad Palestina fueron responsables de cuatro. Las tres restantes se atribuyeron a las redes sociales.

En 2021, Israel atacó a más de 260 periodistas palestinos en Cisjordania y Jerusalén Este. A ellos hay que añadir los 13 atacados en la Franja de Gaza en mayo, cuando Israel emprendió un nuevo bombardeo aéreo del enclave y los palestinos se unieron contra el desplazamiento forzoso previsto de los residentes de Sheikh Jarrah, en la Jerusalén ocupada.

Shireen Al-Khatib, asociada de Seguimiento y Documentación de MADA, señaló que las autoridades israelíes confunden a los periodistas con los manifestantes. "A menudo se acusa al periodista de asistir a un acto político como fotógrafo o reportero", explicó. "Pero [las autoridades israelíes] no distinguen entre un periodista que está sobre el terreno como parte de su trabajo y un participante activo". Las autoridades israelíes utilizan la cobertura rutinaria que realizan los periodistas como acusación, con el objetivo de impedirles realizar su trabajo.

LEER: Kiev, Gaza y la resistencia legítima

El pasado mes de enero, 20 miembros del Parlamento Europeo firmaron una petición exigiendo la libertad de movimiento de los periodistas palestinos, basándose en un informe de Euro-Med Monitor que detallaba las restricciones del gobierno israelí a la libertad de movimiento como medio de coerción, junto con las prohibiciones de viajar, la detención administrativa y los interrogatorios violentos. "Estas medidas suponen una grave amenaza para la independencia del periodismo palestino y para la libertad de expresión en los territorios palestinos ocupados", señalaba la petición.

Es probable que la petición de intervención internacional de MADA, aunque se base en una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, no encuentre ningún apoyo internacional colectivo. El Parlamento Europeo podría haber ejercido cierta influencia si muchos más de sus más de 750 miembros hubieran firmado la petición, pero sólo 20 decidieron hacerlo. Del mismo modo, el supuesto apoyo de la ONU a los derechos de los palestinos no va más allá de las resoluciones y las declaraciones; actuar según su retórica desvelaría, ante todo, la complicidad tácita que la comunidad internacional ha construido con Israel.

Lejos de ofrecer una plataforma de derechos humanos a la sociedad civil y a las organizaciones de derechos humanos, la ONU ha creado un fiasco permanente en el que los oprimidos y sus interlocutores tienen que suplicar protección. Estas organizaciones no deberían cargar con la responsabilidad de recordar a la comunidad internacional que debe actuar de acuerdo con el derecho internacional. Sin embargo, la estructura de la ONU es tal que protege a los responsables de la violencia para apaciguar a los poderosos Estados que financian y gobiernan la organización. Adoptar resoluciones no significa nada cuando se ignora su aplicación, y los diplomáticos, en este caso, se desentienden de las repercusiones reales de la persecución de periodistas.

Cuando se trata de Israel, la negativa adicional a considerar los ataques a los periodistas como parte de su violencia colonial elimina todo contexto, y la ONU se enfrenta a escasos contraargumentos por parte de las organizaciones de derechos humanos, lo que se suma a la normalización de las violaciones de Israel. En estos contextos, y con Israel sin definir en términos de la Nakba que impuso a los palestinos, ¿qué protección puede ofrecer la ONU cuando ya ha categorizado a los palestinos como parte de un proyecto irritante pero desechable? No ofrece a los palestinos ninguna protección en sí, y mucho menos a los periodistas.

LEER: La fobia de Israel al Ramadán

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines