Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La fobia de Israel al Ramadán

Las fuerzas de seguridad israelíes detienen a un adolescente palestino en la Ciudad Vieja de Jerusalén durante el mes sagrado del Islam, el 5 de abril de 2022 [AHMAD GHARABLI/AFP/Getty Images].

Para los musulmanes, el mes sagrado del Ramadán está asociado a la paz, la serenidad, la tranquilidad, la felicidad, la familia y la caridad. En muchos países musulmanes, las autoridades públicas y los empresarios del sector privado reducen el horario de trabajo para que sus empleados puedan rezar y adorar en un ambiente más relajado. Los amigos, vecinos y familiares suelen organizar comidas para romper el ayuno al atardecer cada día, donde las personas que normalmente están demasiado ocupadas para reunirse pueden reunirse y recordar su deber hacia los pobres y los necesitados.

Sin embargo, la situación en los territorios palestinos ocupados es diferente en muchos aspectos, especialmente en Jerusalén, donde Israel parece tener fobia al Ramadán. Agentes armados en innumerables puestos de control examinan la identidad de los fieles que se dirigen a rezar a la mezquita de Al-Aqsa. Miles de policías de ocupación israelíes, incluso algunos a caballo, rodean el Noble Santuario. Todo ello forma parte de los esfuerzos israelíes, tras más de cincuenta años de "anexión" y ocupación ilegales, por judaizar Jerusalén, sin tener en cuenta el derecho internacional y las resoluciones de la ONU. El Estado del apartheid quiere hacer permanente y legítima su ocupación ilegal.

La provocación de Israel a los palestinos musulmanes autóctonos pretende hacerles saber quién manda. En sus primeros años, sus dirigentes de izquierdas no hicieron de la judaización de los lugares sagrados musulmanes y cristianos una prioridad. Líderes posteriores como Benjamín Netanyahu y su sucesor como primer ministro, Naftali Bennett, piensan lo contrario, ya que su ideología y su electorado es de extrema derecha y de la derecha religiosa que quiere que Israel sea un Estado judío, incluidos los lugares sagrados de otros grupos religiosos.

El mes sagrado del Ramadán coincide este año del 16 al 22 de abril con la Pascua judía. Los colonos judíos extremistas consideran que esto es motivo suficiente para irrumpir en la mezquita de Al-Aqsa. De hecho, ya se están preparando para sacrificar cabras dentro de la mezquita durante la festividad.

LEER: ¿Durante cuánto tiempo podrá Arabia Saudí seguir siendo el signatario virtual de los Acuerdos de Abraham?

Estos colonos saben que el gobierno de Bennett es débil y que esto representa una oportunidad de oro para poner en práctica sus planes de dividir temporal y espacialmente las mezquitas sagradas del Noble Santuario entre judíos y musulmanes. Saben que Bennett es incapaz de desafiarlos porque teme perder los votos de la derecha y el apoyo de la coalición.

"Todo está listo para el sacrificio de Pascua aquí y allá", dijo el rabino Yehuda Cruz, uno de los rabinos del "Nuevo Sanedrín", durante la incursión en la mezquita de Al-Aqsa en el tercer día del Ramadán. "Los sacerdotes están preparados y sus ropas están listas".

Raphael Morris, el líder del movimiento extremista "Retorno al Monte del Templo", ha presentado una solicitud oficial a la policía de ocupación israelí para que se le permita a él y a sus seguidores ofrecer el "sacrificio de Pascua" en Al-Aqsa en la noche del viernes 15 de abril. Los grupos del templo han abandonado su habitual reserva y han publicado una invitación para asaltar Al-Aqsa en Pascua. Han decorado el panfleto con un pequeño cordero como símbolo del sacrificio que sus rabinos juran ofrecer en la mezquita.

Según el miembro de la Knesset de extrema derecha Itamar Ben-Gvir, que irrumpió en el Noble Santuario de Al-Aqsa el pasado jueves, justo antes del Ramadán, "quien controla Al-Aqsa, controla toda la tierra de Israel, y nuestro enemigo lo entiende".

El legislador israelí de extrema derecha Itamar Ben-Gvir reza en el Muro de las Lamentaciones, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 31 de marzo de 2022, tras una visita al recinto de Al-Aqsa. [MENAHEM KAHANA/AFP vía Getty Images]

Un enfrentamiento de esta magnitud potencial podría provocar mayores daños que el de mayo del año pasado, desviar la atención mundial de Ucrania a la Ciudad Santa ocupada y socavar el proceso de judaización. Y lo que es peor, desde el punto de vista de Bennett, podría provocar la caída de su gobierno de coalición. Por eso ha tomado algunas medidas legales, de seguridad, militares y políticas para intentar evitar una confrontación mayor.

El Tribunal Supremo israelí, por ejemplo, ha aplazado los desalojos de palestinos de sus casas en el barrio de Sheikh Jarrah, y ha suspendido el examen de la cuestión de la propiedad en Sheikh Jarrah, que podría estallar de forma incontrolada.

Además, los dirigentes israelíes se han reunido con funcionarios de la Autoridad Palestina, que han prometido hacer todo lo posible para evitar cualquier escalada de la población de la Palestina ocupada. Los medios de comunicación israelíes informaron de que el presidente Isaac Herzog, junto con el ministro de Defensa, Benny Gantz, y el ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, se reunieron con el rey Abdullah de Jordania para preparar el mes de Ramadán. El propio Bennett se reunió con el presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sisi en Sharm El-Sheikh, en presencia de funcionarios de los EAU.

La Ciudad Vieja: El escenario de seguridad amenaza con estropear la temporada de Ramadán para los comerciantes

La policía de ocupación israelí ha desplegado 3.000 agentes en la Ciudad Vieja y los barrios circundantes de la Jerusalén ocupada, con el pretexto de un posible estallido de violencia. Gantz ha añadido 300 soldados a la volátil mezcla en caso de que se produzca una escalada. Por su parte, el jefe del Estado Mayor, el general Aviv Kochavi, ha amenazado con otra ofensiva militar contra Gaza como "disuasión" de las operaciones de la resistencia palestina. Su plan de seguridad para el Ramadán lleva el nombre de "rompe olas".

Todo esto recuerda los acontecimientos del pasado Ramadán, cuando los mismos colonos ilegales se preparaban para asaltar la mezquita de Al-Aqsa para celebrar la "unificación de Jerusalén" -una referencia a la ocupación de la ciudad en 1967- y siete familias palestinas estaban bajo amenaza de desalojo de sus hogares en Sheikh Jarrah. Todo ello condujo a la matanza de palestinos y a la ofensiva israelí de mayo contra Gaza.

Por supuesto, todas las pérdidas del lado palestino son devastadoras, pero esto se ha convertido en la norma habitual. La verdadera conmoción la sufrieron los israelíes cuando sus ciudades quedaron bajo el fuego, no sólo de Gaza, sino también de Líbano y Siria, y se produjo un levantamiento general de algunos de los ciudadanos palestinos del Estado de ocupación, que constituyen el 20% de la población.

Bennett está atrapado entre la espada y la pared: sus propios partidarios de la derecha y los palestinos, que son más fuertes que nunca. Israel puede llegar a lamentar que su fobia al Ramadán le impida tomar cualquier medida contra los colonos ilegales y su mortal provocación.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines