Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El partido 25 de julio de Túnez pide la disolución del Movimiento Ennahda

Tunecinos participan en una manifestación contra el presidente Kais Saied, en el 11º aniversario de la revolución tunecina en la capital, Túnez, el 14 de enero de 2022. [Nacer Talel - Anadolu News Agency]

El movimiento tunecino 25 de julio pidió ayer la "disolución del movimiento islámico Ennahda, la salida del régimen anterior y la consecución de los objetivos del movimiento 25 de julio".

El portavoz del movimiento, Farouk Khalfaoui, declaró a la prensa que su partido rechazaba "la injerencia extranjera en los asuntos internos de Túnez, especialmente por parte de Turquía", y pidió la expulsión del embajador turco.

"Exigimos al presidente, Kais Saied, que expulse al antiguo régimen", dijo Khalfaoui, afirmando que el régimen fue "durante una época en la que la gente pasó hambre, y la marginación y el desempleo prevalecieron".

Exigió un "juicio urgente" contra el ex presidente del Parlamento y jefe del partido Ennahda, Rached Ghannouchi.

El funcionario también pidió el "establecimiento de una nueva constitución".

LEER: Erdogan califica de "golpe a la voluntad popular" la disolución del Parlamento tunecino

Saied ha tenido un poder casi total desde el 25 de julio, cuando destituyó al primer ministro, suspendió el parlamento y asumió la autoridad ejecutiva citando una emergencia nacional.

El 29 de septiembre nombró un primer ministro y desde entonces se ha formado un gobierno. En diciembre, Saied anunció la celebración de un referéndum el 25 de julio para estudiar "reformas constitucionales" y la celebración de elecciones en diciembre de 2022.

La mayoría de los partidos políticos del país tacharon la medida de "golpe contra la Constitución" y los logros de la revolución de 2011. Los críticos afirman que las decisiones de Saied han reforzado los poderes de la presidencia en detrimento del parlamento y el gobierno, y que pretende transformar el gobierno del país en un sistema presidencialista.

En más de una ocasión, Saied, que inició un mandato presidencial de cinco años en 2019, dijo que sus decisiones excepcionales no son un golpe de Estado, sino medidas en el marco de la Constitución para proteger al Estado de un "peligro inminente".

Categorías
ÁfricaNoticiasSmall SlidesTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines