Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

No es de extrañar que Israel haya aumentado sus ventas de armas gracias a la guerra de Ucrania

Tanques israelíes son vistos en acción durante un ejercicio militar en los Altos del Golán anexionados por Israel el 7 de diciembre de 2021 [JALAA MAREY/AFP vía Getty Images].

Mientras Israel observa la evolución de la guerra en Ucrania con las implicaciones políticas y económicas en mente, también está pendiente de los acuerdos de exportación que probablemente impulsen su industria armamentística. Las exportaciones militares de Israel ascendieron a 9.000 millones de dólares el año pasado, frente a los 8.300 millones de 2020, lo que supone el 3% del gasto militar mundial.

Se espera que esas exportaciones vuelvan a aumentar este año debido a la invasión rusa de Ucrania. Israel es ahora el décimo mayor exportador de armas del mundo, según un informe reciente. La industria de alta tecnología del Estado ocupante espera seguir su ejemplo.

Algunas de las exportaciones de armas de los últimos años han sido a los Estados árabes del Golfo, que compraron armas y sistemas de seguridad sin ninguna publicidad, incluso antes de los acuerdos públicos de normalización. A principios de 2020, pagaron 800 millones de dólares a Israel por ellos, incluyendo software de defensa electrónica y de ataque.

La reciente Cumbre del Néguev también dará lugar a más ventas de armas al mundo árabe, ya que los regímenes tienen presente el desarrollo nuclear de Irán. El infame software de espionaje Pegasus se ofrecerá probablemente a cambio de los sobrevuelos israelíes.

¿Es el programa espía Pegasus de Israel un arma global para silenciar a los críticos? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

La cuota de Europa en las exportaciones de armas de Israel es del 30%; Asia y la región del Pacífico tienen un 44% combinado; América del Norte compra el 20%; y el resto se reparte entre América Latina y África. La guerra en Ucrania significa que más armas israelíes se dirigirán a Europa, en competencia con la industria armamentística estadounidense, de la que Europa importa actualmente el 54% del total de sus armas y sistemas de seguridad.

El anuncio de Alemania de un aumento de 100.000 millones de euros anuales en su presupuesto de defensa fue seguido con interés por Israel. Se espera que los alemanes exporten misiles antitanque y chalecos antibalas, y que vendan submarinos a los israelíes.

Se espera que el aumento del presupuesto de defensa de Suecia compre a Israel proyectiles para tanques por valor de decenas de millones de dólares. Gran Bretaña va a hacer lo mismo, a pesar de que ha reducido considerablemente su presupuesto de defensa en las últimas décadas. Mientras se sigue discutiendo su aumento, los británicos han comprado a los fabricantes israelíes material militar por valor de unos 11 millones de libras.

India es el segundo importador de armas del mundo, por delante de Egipto, Australia y China. Argumenta que no tiene otra opción que armarse contra China, que sigue creciendo en poderío militar y económico. Las exportaciones israelíes a la India ascienden a 1.000 millones de dólares al año. Los indios están autorizados por Israel a fabricar y exportar drones y munición de diseño israelí a todo el sudeste asiático. Se cree que los sistemas láser que se están desarrollando actualmente en Israel acabarán llegando también a India.

Coincidiendo con el estallido de la guerra en Ucrania, Israel organizó su feria anual de armas, con delegaciones de muchos países con un historial de derechos humanos lamentable. Las armas y municiones israelíes son "probadas en el terreno" contra los palestinos en los territorios ocupados, como reveló Yotam Feldman en su documental de 2013 The Lab. Por eso a Israel le interesa mantener su brutal ocupación militar: beneficia a la industria armamentística.

LEER: La comunidad internacional invalida su supuesto apoyo a Palestina

El Estado ocupante espera que la última guerra en Europa haga que los gobiernos europeos se den cuenta de su necesidad de armas israelíes. Israel puede ganar mucho dinero con la crisis de Ucrania, y no sólo de Europa. Tiene amplias relaciones militares con 130 países que llevan décadas invirtiendo en armas israelíes a través de importaciones, exportaciones, formación y otros tipos de cooperación en materia de seguridad y militar.

En Israel no existen restricciones legales relacionadas con cuestiones de derechos humanos a la hora de conceder licencias de exportación de armas. Las empresas israelíes pueden exportar armas y tecnología ofensiva a países que cometen flagrantes violaciones de derechos humanos y crímenes contra la humanidad, como Myanmar y Sudán del Sur. Tiene estrechos vínculos militares con el régimen del apartheid en Sudáfrica, la junta de Argentina y Ruanda durante el genocidio de 1994.

Es un hecho que la economía de Israel depende de la exportación de armas y que aprovecha sus frecuentes ofensivas militares contra los palestinos para comercializar su armamento de combate en todo el mundo. Según un fabricante de armas israelí en 2014, la industria armamentística de Israel se ve perjudicada si no hay operaciones militares a gran escala contra los palestinos.

No es de extrañar que, tras la guerra contra los civiles en la Franja de Gaza el pasado mes de mayo, la industria aeronáutica israelí cerrara un acuerdo con un país de Asia para adquirir drones militares por valor de 200 millones de dólares. En 2020, de todas las inversiones mundiales en Internet, un tercio se dirigió a empresas electrónicas israelíes, muchas de las cuales están dirigidas por graduados de las agencias de inteligencia del Estado de ocupación.

LEER: ¿Puede existir Israel sin Estados Unidos? Los hechos sugieren una realidad cambiante

Ya no es un secreto que las industrias militares israelíes operan sin supervisión ni transparencia, lo que permite a Israel seguir cerrando acuerdos de seguridad, militares y armamentísticos, con el apoyo de Estados Unidos y la UE, y establecer relaciones casi normales con regímenes represivos y de extrema derecha, desde Europa del Este y África hasta Brasil. Esto, a su vez, perjudica a grupos frágiles y perpetúa las divisiones étnicas, sociales, económicas y de otro tipo, incluso dentro de la propia sociedad israelí.

La ampliación del alcance de los conflictos armados en todo el mundo, el más reciente de ellos en Ucrania, impulsa la industria armamentística de Israel. Y mientras sus intereses militares y económicos dominen su política, le convendrá mantener la ocupación militar de Palestina y fomentar guerras sangrientas en todo el mundo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines