Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Durante cuánto tiempo podrá Arabia Saudí seguir siendo el signatario virtual de los Acuerdos de Abraham?

Los vergonzosos normalizadores olvidan la legitimidad y la gloria de la resistencia

Es inconcebible que la Cumbre del Néguev de la semana pasada haya podido celebrarse sin que Arabia Saudí no sólo supiera de la reunión, sino que la bendijera. Desde que se firmaron los Acuerdos de Abraham, en nombre de la paz entre los árabes e Israel, Arabia Saudí ha sido la parte silenciosa y el signatario virtual de los Acuerdos, esperando el momento adecuado para hacer pública su posición. Los Acuerdos, en parte, tienen tanto que ver con la construcción de una coalición anti-Irán como con la paz regional, dejando de lado a los oprimidos palestinos. Para contrarrestar a Irán con la cooperación israelí, los saudíes no tienen que normalizar abiertamente los lazos con Israel.

Una de las razones por las que el Reino prefiere mantenerse en la sombra por ahora, es el hecho de que fue el único país árabe cuyo nombre está asociado a la iniciativa de paz que se adoptó como una idea panárabe para la paz permanente.

Ni siquiera Egipto y Jordania, como normalizadores anteriores, ofrecieron al resto del mundo árabe sus modelos de paz con Israel, para adoptarlos como política común de la Liga Árabe, pero sí lo hicieron los saudíes.

La Iniciativa de Paz Árabe pasó a la historia como una idea saudí, adoptada y apoyada por la mayoría de los Estados árabes en 2002, tras la Cumbre de la Liga Árabe de Beirut. A medida que más Estados árabes se unieron a la iniciativa, ésta pasó a conocerse como "Iniciativa de Paz Árabe". Sin embargo, el plan de paz, que sigue siendo rechazado por Israel, siempre será recordado como una iniciativa saudí, propuesta por primera vez por el antiguo príncipe heredero -y posteriormente rey-, el difunto Fahad Bin Abdelaziz (1921-2005). Básicamente, ofrece a Israel el pleno reconocimiento y la normalización por parte de todos los Estados árabes, a cambio de su plena retirada de todas las tierras árabes ocupadas y la creación de un Estado palestino.

LEER: La agenda del Néguev abarcó la retirada de Estados Unidos y la seguridad regional sin Palestina

Que los saudíes firmen públicamente los Acuerdos de Abraham, a estas alturas, es un retroceso humillante e inaceptable a los ojos de las masas del mundo árabe y musulmán, cuyo liderazgo reclama el Reino. Al fin y al cabo, Arabia Saudí, para la mayoría de los musulmanes del mundo, es más que un país más; es el Custodio de los Lugares Santos, un título que los reyes saudíes llevan utilizando desde hace décadas.

La idea de normalizar con Israel es una patata caliente en Arabia Saudí, después de décadas de proporcionar el trasfondo religioso que hacía que cualquier intento de normalización fuera difícil de vender, no sólo a la opinión pública saudí sino más allá del propio Reino. Los eruditos y predicadores religiosos saudíes, apoyados por las instituciones oficiales saudíes, han presentado durante décadas cualquier acercamiento a Israel como un pecado equivalente al de la apostasía. Cambiar una política de décadas hacia Israel es casi imposible. Requiere algunos preparativos de fondo.

Esto, en parte, explica el impulso del príncipe heredero y gobernante de facto, Mohammed Bin Salman, de abrir la sociedad saudí de una manera que, espera, deje de lado a los jeques y eruditos que pasaron décadas predicando contra Israel, tanto política como religiosamente.

Además, el Reino necesita algún tipo de concesión/precio compensatorio, a cambio de cambiar su política israelí y Riad espera que tal oferta venga, no de los israelíes, sino de los estadounidenses, a quienes les gustaría ver a Riad unirse a la banda de otros normalizadores árabes, más pronto que tarde. Estados Unidos todavía, dependiendo de quién esté en la Casa Blanca, reconoce la solución de dos estados como el mejor acuerdo posible en Palestina, una política saudí, hasta ahora.

Los saudíes podrían estar tranquilos por la posición de Israel sobre Irán y la seguridad regional más amplia. Y Riad está seguro de que cualquier acuerdo secreto que se haga, en este sentido, incluye a Arabia Saudí sin necesidad, aún no, de normalizar públicamente los lazos con el opresivo Israel. Arabia Saudí, dado su estatus y papel en la zona y en el mundo islámico en general, no se siente alentada por lo que los normalizadores han podido conseguir para los palestinos, hasta ahora.

LEER: La comunidad internacional invalida su supuesto apoyo a Palestina

Los ministros árabes, reunidos en el Néguev, no discutieron ningún tema "sensible" con sus anfitriones. Ni siquiera susurraron amablemente a su homólogo israelí que los palestinos encarcelados sin juicio deben ser liberados, y mucho menos que la ocupación de las tierras palestinas debe terminar. Ni siquiera plantearon el otro "tema sensible" de los derechos humanos. Por qué habrían de hacerlo, ya que sus propios gobiernos pisotean esos derechos todos los días, y no hay ninguna diferencia entre ellos e Israel.

Los normalizadores no tienen absolutamente ninguna influencia, como resultado de sus políticas israelíes, para mostrar a los demás para animarles, en particular a los saudíes, a unirse a ellos. ¡Un apalancamiento vergonzosamente nulo! Ninguno de los cuatro ministros árabes que participaron en la cumbre del Néguev puede ayudar a liberar a un solo palestino que languidezca ilegalmente en una cárcel israelí, no puede impedir la demolición de un solo hogar palestino, ni siquiera puede protestar por la próxima incursión en cualquier pueblo palestino, y mucho menos puede defender, ante sus amigos israelíes, la situación humanitaria en la asediada Gaza.

Incluso, como grupo, carecen de una posición unida que presione a Israel para que, no ponga fin a su ocupación, sino que suavice su barbarie, por no decir otra cosa. Al mismo tiempo, todos ellos han dado la espalda a todos los compromisos adquiridos, durante décadas, con sus hermanos palestinos. Humillante, sin duda.

Por principio, mantener cualquier tipo de vínculo con Israel, con su espantoso historial de derechos humanos y su continua ocupación de tierras palestinas y árabes, debería tener un precio para Israel. No sólo por el bien de los palestinos, sino por el bien de la seguridad regional, porque un Israel con armas nucleares y en constante expansión es una amenaza para la seguridad de todo Oriente Medio.

LEER: Los vergonzosos normalizadores olvidan la legitimidad y la gloria de la resistencia

Aunque el Reino, sin duda, anima a sus países "hermanos" más pequeños a estrechar aún más los lazos con Israel, todavía no ha visto la necesidad de unirse a ellos. Israel y Arabia Saudí comparten la opinión de que Irán es su enemigo común y aún pueden trabajar juntos y coordinar sus respuestas a Teherán, sin abrazarse públicamente.

En este sentido, la Cumbre del Néguev, que reunió a Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Marruecos y Egipto, fue un espectáculo político y una oportunidad para hacerse la foto con Irán, más que con la paz en Palestina. Si hay alguna sustancia detrás del espectáculo, entonces los saudíes ya forman parte de él y sea lo que sea, aparentemente, todavía no es suficiente para que se unan a la muestra pública de "amor" por el opresor Israel.

En el contexto regional, Riad podría seguir siendo el firmante más importante de los Acuerdos de Abraham, aunque sea virtualmente, sin perder ningún beneficio de normalización, aunque no salgan al escenario público a recogerlos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioRegión

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines