Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Puede existir Israel sin Estados Unidos? Los hechos sugieren una realidad cambiante

El primer ministro israelí, Naftali Bennett (R), y el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en Jerusalén, el 27 de marzo de 2022 [JACQUELYN MARTIN/POOL/AFP vía Getty Images].

Cuando las delegaciones rusa y ucraniana, reunidas en Turquía el 29 de marzo, llegaron a un acuerdo inicial sobre una lista de países que podrían servir de garantes de la seguridad de Kiev en caso de que se alcanzara un acuerdo, Israel fue uno de los mencionados. Entre los demás países figuraban Estados Unidos, Gran Bretaña, China, Rusia, Francia, Turquía, Alemania, Canadá, Italia y Polonia.

Podemos explicar la importancia política de Israel en las conversaciones ruso-ucranianas basándonos en los fuertes lazos de Tel Aviv con Kiev, frente a la confianza de Rusia en Israel. Sin embargo, esto no es suficiente para racionalizar cómo Israel ha conseguido adquirir relevancia en el que posiblemente sea el conflicto internacional más grave desde la Segunda Guerra Mundial.

Inmediatamente después del comienzo de la guerra, los funcionarios israelíes empezaron a moverse entre muchos países directa o incluso nominalmente implicados en el conflicto. El presidente israelí Isaac Herzog voló a Estambul para reunirse con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan. El resultado de esta reunión podría ser "un punto de inflexión en las relaciones entre Turquía e Israel", dijo Erdogan.

Aunque "Israel procede con cautela con Turquía", escribió Lavan Karkov en el Jerusalem Post, Herzog espera que "su reunión con... Erdogan inicie un proceso positivo hacia la mejora de las relaciones". La "mejora de las relaciones" no tiene que ver con el destino de los palestinos bajo la ocupación y el asedio israelíes, sino con un gasoducto que conecte el yacimiento marino Leviatán de Israel en el Mediterráneo oriental con el sur de Europa a través de Turquía. Este proyecto mejorará el estatus geopolítico de Israel en Oriente Medio y Europa. La influencia política de ser el principal proveedor de gas a Europa permitiría a Israel ejercer una influencia aún mayor sobre el continente y, sin duda, atenuaría cualquier crítica futura de Tel Aviv por parte de Ankara.

LEER: ¿Quién es el responsable de los continuos atentados en Israel?

Esa fue sólo una de las muchas propuestas israelíes. La oleada diplomática de Tel Aviv incluyó una reunión de alto nivel entre el primer ministro Naftali Bennett y el presidente ruso Vladimir Putin en Moscú, y una sucesión de visitas de altos funcionarios europeos, estadounidenses, árabes y de otros países a Israel. El Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, llegó a Tel Aviv el 26 de marzo y se esperaba que presionara a Israel para que se sumara a las sanciones occidentales lideradas por Estados Unidos contra Rusia. Poco de eso ha sucedido. La reprimenda más significativa en este sentido vino de la subsecretaria de Estado Victoria Nuland cuando, el 11 de marzo, pidió a Israel que no se convirtiera en "el último refugio para el dinero sucio que está alimentando las guerras de Putin".

Durante años, Israel ha esperado liberarse de su desproporcionada dependencia de Washington. Esta dependencia ha tomado muchas formas: ayuda financiera y militar, apoyo político, cobertura diplomática y más. Según Chuck Freilich, que escribe en Newsweek, "Al final del paquete de ayuda militar de diez años... acordado [entre Washington y Tel Aviv] para 2019-28, la cifra total [de ayuda estadounidense a Israel] será de casi 170.000 millones de dólares".

Muchos palestinos y otros creen que, si Estados Unidos deja de apoyar a Israel, este último simplemente se derrumbaría. Sin embargo, este podría no ser el caso, al menos no en teoría. Escribiendo en marzo de 2021 en el New York Times, Max Fisher estimó que la ayuda de EE.UU. a Israel en 1981 "equivalía a casi el 10% de la economía de Israel", mientras que en 2020 los casi 4.000 millones de dólares de ayuda de EE.UU. estaban "más cerca del 1%".

¿Qué tienen en común Estados Unidos e Israel? Brutalidad policial - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Sin embargo, este uno por ciento es vital para Israel, ya que gran parte del dinero se destina al ejército israelí que, a su vez, lo convierte en armas que se utilizan habitualmente contra los palestinos y los países árabes vecinos. La tecnología militar israelí está hoy mucho más desarrollada que hace 40 años. Las cifras del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI) sitúan a Israel como el octavo mayor exportador militar del mundo entre 2016 y 2020. Sólo en 2020, las armas israelíes tuvieron un valor de exportación estimado de 8.300 millones de dólares. Estas cifras siguen creciendo a medida que el hardware militar israelí se incorpora cada vez más a muchos aparatos de seguridad en todo el mundo, incluidos Estados Unidos y la UE, así como el Sur Global.

Gran parte de este debate tiene su origen en un documento de 1996 titulado "A Clean Break: A New Strategy for Securing the Realm". El documento fue redactado conjuntamente por Richard Perle, ex subsecretario de Defensa de Estados Unidos, y los principales líderes del movimiento neoconservador en Washington. El público objetivo de su investigación no era otro que Benjamin Netanyahu, que era entonces el recién elegido Primer Ministro de Israel.

Aparte de las detalladas instrucciones del documento sobre cómo Israel podría utilizar a algunos de sus vecinos árabes, además de Turquía, para debilitar y "hacer retroceder" a los gobiernos hostiles, también hacía importantes referencias a las futuras relaciones que Tel Aviv debería aspirar a desarrollar con Washington. Perle instó a Israel a "romper con el pasado y establecer una nueva visión de la asociación entre Estados Unidos e Israel basada en la autosuficiencia, la madurez y la reciprocidad, y no centrada en las disputas territoriales". Un nuevo Israel "autosuficiente" "no necesita a las tropas estadounidenses en ninguna capacidad para defenderlo". En última instancia, esa autosuficiencia "otorgará a Israel una mayor libertad de acción y eliminará una importante palanca de presión utilizada contra él en el pasado".

Un ejemplo es la relación de Israel con China. En 2013, Washington se indignó cuando Israel vendió a Pekín tecnología secreta de misiles y electroóptica estadounidense. Tel Aviv se vio obligado a recular. La polémica remitió cuando el jefe de expertos en defensa del Ministerio de Defensa israelí fue destituido. Ocho años después, a pesar de las protestas de EE.UU. y de las exigencias de que Israel no debe permitir que China opere el puerto de Haifa debido a las preocupaciones de seguridad de Washington, este se inició oficialmente en septiembre del año pasado.

LEER: Aumentan las dudas israelíes sobre su confianza en Estados Unidos

La estrategia regional e internacional de Israel parece avanzar en múltiples direcciones, algunas de ellas en directa oposición a las de Washington. Sin embargo, gracias a la continua influencia israelí en el Congreso de Estados Unidos, Washington hace poco por responsabilizar al Estado ocupante. Mientras tanto, ahora que Israel es plenamente consciente de que Estados Unidos ha cambiado su actitud política en Oriente Medio y se dirige hacia la región del Pacífico y Europa del Este, la estrategia de "ruptura limpia" de Tel Aviv avanza más rápido que nunca. Sin embargo, esto conlleva riesgos. Aunque Israel es ahora más fuerte, sus vecinos también lo son.

Por ello, es fundamental que los palestinos comprendan que la supervivencia de Israel ya no está vinculada a Estados Unidos, al menos no de forma tan intrínseca como en el pasado. Por ello, la lucha contra la ocupación y el apartheid israelíes ya no puede centrarse de forma desproporcionada en la ruptura de la "relación especial" que unió a Tel Aviv y Washington durante más de 50 años. La "independencia" de Israel con respecto a Estados Unidos conlleva riesgos y oportunidades que deben tenerse en cuenta en la lucha palestina por la libertad y la justicia.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines