Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La Ciudad Vieja: El escenario de seguridad amenaza con estropear la temporada de Ramadán para los comerciantes

Una mujer palestina vende verduras mientras la policía fronteriza israelí monta guardia en la ciudad vieja de Jerusalén, el 31 de marzo de 2022, antes del mes sagrado musulmán del Ramadán [HAZEM BADER/AFP via Getty Images].

Los vendedores de la Ciudad Vieja de Jerusalén esperan una temporada económica exitosa en el mes de Ramadán, pero la incertidumbre del campo y del escenario político pone en duda sus expectativas este año.

Cientos de miles de fieles procedentes de Cisjordania y de ciudades y pueblos árabes de Israel acuden a Jerusalén Este durante el Ramadán.

De camino a la mezquita de Al-Aqsa y al salir de ella, los fieles pasan por los mercados de la Ciudad Vieja, que los vendedores consideran una valiosa oportunidad para comercializar sus productos.

Miles de fieles también compran y adquieren sus comidas de iftar en los mercados de la ciudad, si deciden quedarse en la Mezquita para realizar las oraciones de Tarawih.

Sin embargo, los vendedores de la ciudad afirman que los informes sobre posibles enfrentamientos en Jerusalén y el posible deterioro de la situación de seguridad durante el mes de Ramadán, han tenido un impacto negativo en sus negocios.

La atención se centra en la ciudad de Jerusalén ante el temor local e internacional de que estallen enfrentamientos entre los palestinos y la policía israelí, similares a los del año pasado, sobre todo porque el mes de Ramadán coincide este año con las fiestas judías, en medio de los preparativos de miles de colonos extremistas israelíes para asaltar la mezquita de Al-Aqsa.

Esperando una temporada exitosa

"Hemos traído la mercancía y esperamos lo mejor", dice Jamal Abu Sneineh, propietario de una tienda cerca del mercado de Khan Al-Zayt, en la Ciudad Vieja.

Lo hacemos todos los años, pero esperamos que este año sea diferente", dijo al corresponsal de Anadolu Agency, refiriéndose al año 2020, en el que se cerraron las puertas de Al-Aqsa debido a la pandemia mundial, y al año 2021, en el que se produjeron violentos enfrentamientos entre los palestinos y la policía israelí.

Abu Sneineh, cuya tienda incluye adornos y artesanía, indica que su temporada depende de los fieles que vienen de Cisjordania, de los palestinos de las ciudades árabes de Israel y de los residentes de la ciudad.

Israel sigue apoderándose de aldeas pertenecientes a palestinos en Jerusalén, desplazando a muchos de sus hogares - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

El vendedor palestino se abstuvo de pronunciarse por completo sobre la temporada actual, a la vista de los informes sobre posibles enfrentamientos tras las provocaciones de los colonos y los ataques de la policía israelí.

Pero espera que un gran número de fieles acuda a la ciudad y que la calma prevalezca este año.

Por otro lado, Issam Al-Zughayer, vendedor en la calle Al-Wad que lleva a la mezquita de Al-Aqsa, dibujó un panorama sombrío tras constatar que "Jerusalén se ha convertido en una ciudad fantasma".

Al-Zughayer declaró a Anadolu Agency: "Nuestros preparativos son vagos, dados los acontecimientos que están teniendo lugar. Jerusalén se ha convertido en una ciudad fantasma y no sabemos hacia dónde se dirigen las cosas".

Y añadió: "Para nosotros, todos los años esperamos la época del Ramadán, pero parece poco probable que la gente pueda venir. Invitamos al pueblo musulmán a venir al lugar donde el Mensajero, la paz sea con él, hizo su viaje nocturno".

Restricciones de Israel

Según Al-Zughayer, "la situación en Jerusalén es cada vez más difícil debido a las políticas y restricciones israelíes".

Las autoridades israelíes exigen a los residentes de Cisjordania que obtengan permisos para llegar a Jerusalén para rezar.

Al-Zughair señala que "la policía israelí detiene los autobuses de los palestinos en Israel cuando se dirigen a Jerusalén, los somete a registros y a veces los devuelve a sus ciudades y pueblos."

"Por otra parte, en el pasado, los fieles solían venir en gran número de todas partes, por lo que se veían jordanos, marroquíes y fieles de todos los países musulmanes y extranjeros", añadió.

LEER: La OCI condena la violenta escalada de Israel contra los palestinos

Al-Zughayer expresa su tristeza mientras señala la calle vacía frente a su tienda, diciendo: "Si miras, encontrarás una ciudad fantasma". En vísperas del Ramadán, la ciudad solía estar llena de gente, pero ahora es una ciudad vacía y triste".

Entre otros productos, Zughayer vende linternas de Ramadán. Solía llenar su tienda con sus brillantes colores y múltiples tamaños.

Dice: "La cultura de las linternas se transmite de una generación a otra. Antes de la electricidad, la gente utilizaba las linternas para viajar por la noche, para ver cómo estaban los demás y visitar a sus familias, incluso durante el mes de Ramadán".

Al-Zughayer señala que la popularidad de las linternas era grande en los años pasados, a diferencia de este año, debido al declive de las condiciones económicas, señalando que la compra de alimentos para el hogar es más importante que la de una linterna para muchos ciudadanos.

Una economía asediada

Durante muchos años, los mercados de Jerusalén dependían en gran medida de los residentes de Cisjordania que venían a Jerusalén, pero con la imposición del cierre israelí a la Ciudad a principios de los años 90, dependían de sus residentes y de los que podían acceder a ella.

"La economía de Jerusalén está asediada debido a las medidas israelíes y al asedio de la Ciudad ocupada", dijo Fadi Al-Hadmi, ministro palestino de Asuntos de Jerusalén.

En una entrevista con varios periodistas, entre ellos el corresponsal de Anadolu, consideró que "las medidas israelíes están expulsando la economía de Jerusalén, y los comerciantes de la Ciudad sufren estas medidas".

LEER: Israel mató a 355 palestinos e hirió a más de 16.000 en 2021

Al-Hadmi añadió: "La situación palestina se encarna en Jerusalén durante el mes de Ramadán, donde prevalecen la espiritualidad y la solidaridad, y se ejerce una forma de soberanía palestina en los barrios y callejones de la Ciudad Vieja, que irradia luz con la presencia árabe e islámica, a pesar de las oscuras sombras de la ocupación."

El ministro palestino continuó: "La ocupación quiere que los mercados y las calles de la ciudad estén vacíos y cambiar la cara y la identidad de la Ciudad. Está cruzando todas las líneas rojas al intentar cambiar la situación histórica y religiosa de la mezquita de Al-Aqsa".

Señaló que "Israel continúa con sus ataques a los fieles y a los guardias de la mezquita, así como con sus asaltos y violaciones de la santidad del mes sagrado".

Se están llevando a cabo intensos esfuerzos internacionales para garantizar que el Ramadán de este año sea tranquilo, y para desactivar posibles tensiones durante los próximos días del mes sagrado.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines