Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La agenda del Néguev abarcó la retirada de Estados Unidos y la seguridad regional sin Palestina

El ministro de Asuntos Exteriores de Bahrein, Abdullatif bin Rashid Al Zayani (izq.), el ministro de Asuntos Exteriores de Egipto, Sameh Shoukry (2do. izq.), el ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Yair Lapid (3ro. izq.), y el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken (3ro. der.), El ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita (2º dcha.), y el ministro de Asuntos Exteriores de los EAU, el jeque Abdullah bin Zayed bin Sultan Al Nahyan (dcha.), celebran una rueda de prensa conjunta durante la Cumbre del Néguev en el kibutz Sde Boker, Israel, el 28 de marzo de 2022 [Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel/Agencia Anadolu].

El Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken se reunió la semana pasada con los ministros de Asuntos Exteriores de Israel, Bahréin, EAU, Marruecos y Egipto en una cumbre sin precedentes celebrada en el Negev. El objetivo declarado de la cumbre era discutir la seguridad regional y la cooperación económica de acuerdo con los acuerdos de normalización de los Acuerdos de Abraham.

Sin embargo, los participantes tradujeron la seguridad regional y la cooperación económica entre centrarse en Irán, por un lado, y abordar el papel de Rusia en Oriente Medio y las repercusiones de la guerra de Ucrania en los precios mundiales de la energía, por otro. La cuestión palestina quedó relegada a un tercer plano.

Israel, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin aprovecharon su participación en la reunión para expresar su enfado por la política estadounidense hacia Irán y las posibles concesiones que se ofrecerán a la República Islámica en las negociaciones nucleares de Viena. A pesar de estar menos interesado en Irán y su papel en Oriente Medio, el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos se solidarizó con sus homólogos al criticar el declive del papel de Estados Unidos en la región, especialmente las escasas garantías de seguridad ofrecidas por Washington tras los ataques con misiles de los hutíes respaldados por Irán en Arabia Saudí y los EAU, sin ninguna respuesta estadounidense.

OPINIÓN: ¿Puede existir Israel sin Estados Unidos? Los hechos sugieren una realidad cambiante

Estados Unidos también excluyó el punto de vista israelí de las discusiones; Tel Aviv es escéptico sobre la viabilidad de cualquier nuevo acuerdo nuclear con Irán. Aunque los egipcios no consideran que la presión sobre Irán y el freno a su política hostil sean una prioridad estratégica, el ministro de Asuntos Exteriores, Sameh Shoukry, se unió a los demás para quejarse de la retirada de Estados Unidos de la región, afirmó la posición neutral de Egipto en la guerra de Ucrania y expresó que no estaba dispuesto a amenazar sus amplias relaciones con Rusia a petición de Estados Unidos.

Si Blinken había ido al Néguev para obtener compromisos de Oriente Medio para ayudar a aplicar las sanciones occidentales contra Rusia, incluido el aumento de las tasas de producción de petróleo para controlar los altos precios que imponía el bloqueo ruso, se fue con las manos vacías. En cambio, se quedó con la insistencia de Israel y los países árabes en la neutralidad con respecto a Rusia resonando en sus oídos.

En cuanto a la posibilidad de reanudar las negociaciones de paz entre la Autoridad Palestina de Ramala y el gobierno israelí, sólo Blinken y Shoukry la mencionaron. Los demás prefirieron ignorar toda la cuestión palestina, como si confirmaran que la normalización entre Israel y los árabes mediante los Acuerdos de Abraham significa la integración de Israel en un Oriente Medio en el que no existe un Estado palestino.

Cumbre Egipto-EE.UU.-Israel: ¿quién manda? ... - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Con la excepción de El Cairo, los gobiernos árabes participantes en la reunión del Néguev desean la normalización y la cooperación con Israel sin una solución a su conflicto con la Palestina ocupada y su pueblo. Abu Dhabi, Manama y Rabat ven a Israel bien como un socio regional cuyo papel en materia de seguridad regional puede desarrollarse para ayudar a contener las políticas iraníes y los peligros que suponen en el contexto de la retirada de Estados Unidos, o bien como un país con una economía fuerte con el que los árabes deberían comprometerse para desarrollar relaciones económicas y comerciales, así como el intercambio de tecnología e inversiones. O ambas cosas a la vez.

Desde la firma de los Acuerdos de Abraham en 2020, los EAU y Bahréin -así como Arabia Saudí, que no es signataria- han estado trabajando para reforzar su cooperación estratégica en materia de seguridad con Israel, además de sus vínculos económicos y comerciales. En cuanto se habló de posibles concesiones estadounidenses a Irán en Viena -como la eliminación del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de la lista estadounidense de "entidades terroristas", por ejemplo-, Abu Dhabi y Manama expresaron rápidamente su rechazo a la complacencia de Washington con Teherán y se unieron a Israel en el Néguev sobre la base de que "Irán es nuestro principal enemigo". Así lo expresaron muy claramente el ministro de Asuntos Exteriores de Bahréin, Abdul Latif Bin Rashid Al-Zayani, y su homólogo israelí, Yair Lapid, cuando hablaron de acuerdos de seguridad en Oriente Medio que preocuparían a Irán.

Marruecos, que fue uno de los últimos firmantes de los acuerdos, simpatizó abiertamente con el enfado árabe e israelí por la complacencia de Estados Unidos respecto a Irán. Además, el gobierno de Rabat está interesado en la cooperación económica y comercial bilateral con Israel, y quiere el apoyo de Tel Aviv en Washington para su política sobre la cuestión del Sahara Occidental.

La participación de Egipto en la reunión del Neguev puede explicarse bien por el tradicional temor de sus diplomáticos a ser excluidos de la coordinación de seguridad entre los gobiernos árabes e Israel, o bien por referencia a la reunión de Sharm El-Sheikh, celebrada unos días antes de la cumbre del Neguev, entre el presidente egipcio, el primer ministro israelí y el príncipe heredero de los EAU. Querían acordar una posición regional unificada sobre las repercusiones globales de la guerra de Ucrania y la presión estadounidense sobre los aliados de Oriente Medio para que condenen la invasión rusa. O, de nuevo, podrían haber sido ambas cosas.

Sean cuales sean los motivos de la participación de Shoukry, que fue el último en ser invitado a la reunión del Néguev, estaba allí para dejar constancia de la existencia de un consenso regional sobre las garantías de seguridad relacionadas con el Golfo e Israel (con la negativa explícita de Egipto a formar una alianza en Oriente Medio hostil a Irán), o con respecto a la confrontación de las amenazas a la seguridad alimentaria y las tasas de inflación debidas a la guerra de Ucrania. Egipto también participó para dejar constancia de su propia negativa a excluir la causa palestina de los esfuerzos de normalización en Oriente Medio. Esta postura coincidió con la adoptada por Jordania; el rey Abdullah acudió a reunirse con el presidente palestino Mahmoud Abbas en Ramallah mientras se celebraba la cumbre del Néguev.

OPINIÓN: La próxima crisis de Gaza podría ser la peor que hayamos visto nunca

¿Y qué pasa con Estados Unidos? A través de la participación de su Secretario de Estado, Washington pretendía enfatizar su apoyo a los Acuerdos de Abraham negociados por el predecesor del presidente Joe Biden, Donald Trump. Sin embargo, la administración Biden también quería tranquilizar a sus aliados de Oriente Medio sobre la continuidad de los compromisos de seguridad de Estados Unidos y la marginalidad de las concesiones ofrecidas a Irán. A cambio, buscaba promesas verbales de sus aliados para condenar a Rusia y ayudar a mitigar la subida de los precios mundiales de la energía aumentando la producción de petróleo del Golfo.

En lugar de ello, Blinken fracasó en ambos aspectos, y se encontró rodeado de aliados que dudan del papel actual y futuro de su país en Oriente Medio, y le recordaron las repetidas conversaciones de su administración sobre la retirada de la región y el giro hacia Asia. También le comunicaron su negativa a condenar a Rusia, con la que Israel necesita coordinarse en Siria y Egipto tiene amplias relaciones militares. Mientras tanto, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, así como Arabia Saudí, maniobran con Moscú para expresar su enfado hacia Estados Unidos y sus políticas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
IsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines