Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El blanqueo de dinero de Irán amenaza los mercados internacionales

Un hombre paga usando riales iraníes en una tienda, en Teherán el 31 de julio de 2019 [ATTA KENARE/AFP vía Getty Images].

Durante la mayor parte de dos décadas, la atención internacional sobre Irán ha apuntado uniformemente a las aspiraciones nucleares del país. Años de esfuerzos diplomáticos para reconciliarse con Teherán han girado en torno a esta cuestión. Sin embargo, la verdad es que, de todas las actividades perjudiciales orquestadas por el régimen, es la mala conducta financiera de Irán la que representa la amenaza global más inmediata.

Irán ha sido un activo patrocinador estatal de grupos militantes y yihadistas en todo el mundo desde poco después de la Revolución Islámica de 1979. Según funcionarios estadounidenses, hasta el día de hoy, Irán invierte cientos de millones de dólares anuales en grupos interpuestos que difunden la violencia y el radicalismo en toda la región. Sin embargo, más importantes que su financiación directa de la militancia son los planes de blanqueo de dinero del régimen, todos ellos realizados bajo la apariencia de negocios legítimos, que amenazan con socavar el comercio y las finanzas a escala mundial. A la par de la ayuda directa proporcionada por Irán a sus apoderados, están los ingresos que ayuda a generar a través de las redes del mercado negro.

Por ejemplo, desde al menos mediados de la década de 1990, Irán ha supervisado y ayudado a gestionar una serie de empresas ilegales utilizadas para financiar a su principal representante, el Hezbolá libanés. Estas fuentes de financiación incluyen vastas redes de producción y venta de drogas con base en América Latina; el tráfico de contrabando y otros bienes restringidos en Europa Occidental; y el contrabando de armas y otros bienes valiosos desde Líbano a través de Oriente Medio. Hasta la fecha, el gobierno iraní desempeña un papel central en la administración de estos negocios.

De todos los métodos empleados por Teherán para apoyar su vasta red de finanzas ilícitas, el más preocupante es el uso sin restricciones del sistema financiero iraní para el blanqueo de dinero y la creación de lagunas comerciales. Irán tiene un buen historial de movimiento de fondos estatales y beneficios de la industria de forma ilícita. A lo largo de la década de 2010, cuando la economía iraní se tambaleaba por las sanciones estadounidenses y europeas, recurrió a cualquier método que pudiera para eludir estas restricciones. Teherán empleó los servicios de cualquiera y de todos los que pudo para blanquear los ingresos procedentes del comercio que violaba las sanciones. En 2013, Teherán tenía agentes en lugares tan lejanos como Estocolmo y Estambul.

LEER: Los vergonzosos normalizadores olvidan la legitimidad y la gloria de la resistencia

Una de las primeras revelaciones importantes de los planes de blanqueo de dinero a gran escala de Irán se produjo tras la detención de Reza Zarrab, un empresario turco con fuertes vínculos tanto con el gobierno turco como con funcionarios iraníes. Zarrab fue detenido en Miami en 2016 por cargos de blanqueo de capitales y financiación de entidades designadas. Durante la investigación, salió a la luz que Zarrab había sido fundamental para ayudar a Irán a eludir el sistema internacional de pagos SWIFT a través de una red de bancos turcos, emiratíes e iraníes. Según los informes, el último paso en la transferencia de estos beneficios fue la compra de oro a través de instituciones financieras en Irán.

Poco después de que saliera a la luz la saga de Zarrab, surgió una historia similar en Estocolmo, donde un tranquilo y casi desconocido cambista llamado Hatam Khatoun Nema se vio implicado en una de las mayores estafas de blanqueo de dinero de la historia reciente. El empresario sueco-iraní dirigía una oscura empresa de Hong Kong, H M E A Co. Ltd., que blanqueaba cientos de millones de dólares a través de una red de empresas ficticias y negocios que se extendían desde Singapur hasta Panamá. Durante casi tres años, Nema ayudó a mover los pagos del petróleo que Irán vendía a China, su socio comercial y aliado geopolítico más importante.

Más recientemente, un artículo del Wall Street Journal expuso cómo Irán ha sido capaz de crear un sistema financiero en el que se aprovecha de los bancos internacionales para evadir el poder de las sanciones impuestas por Estados Unidos. De este modo, Irán puede continuar con su comportamiento tiránico, sin tener en cuenta a otros Estados, mientras pueda financiar a los apoderados que opera en Oriente Medio y más allá. La participación iraní en estas conspiraciones financieras parece no tener límites. Regularmente surgen informes sobre cómo las fechorías financieras de los ayatolás han afectado a países de la región.

Un vehículo de la policía iraní se ve estacionado fuera de una tienda de cambio de divisas en la capital, Teherán, el 10 de abril de 2018 [ATTA KENARE/AFP vía Getty Images].

En la primavera de 2021, el fiscal general de Bahréin anunció más revelaciones sobre la trama de blanqueo iraní que asoló el sistema bancario del país durante más de 12 años. Las investigaciones realizadas durante este periodo descubrieron las actividades del banco iraní Future (Mustaqbal) en el blanqueo de cientos de millones de dólares de beneficios iraníes a bancos de Teherán. Otros dos bancos iraníes, Melli y Saderat, también participaron en la red en connivencia con al menos otra institución financiera bahreiní. Sin embargo, los hallazgos más recientes, comunicados a finales de mayo del año pasado, son los más condenatorios para el gobierno iraní, ya que apuntan a la cooperación de la institución financiera más poderosa del gobierno de Irán.

Según los informes, el Banco Central de Irán dio instrucciones a Future Bank sobre el uso de un sistema de transferencia alternativo no aprobado para completar las operaciones bancarias con el objetivo de ocultar el origen y el movimiento de los fondos, beneficiando a los bancos iraníes. Esto permitió a la red eludir las sanciones internacionales y las restricciones a las transacciones impuestas a las entidades iraníes.

No se puede exagerar la importancia del Estado iraní en la coordinación de estos delitos financieros. De hecho, debido a la participación de Teherán en el blanqueo internacional de capitales, el organismo fundado por el G7 encargado de combatir las finanzas ilícitas, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), se vio obligado a incluir a Irán en una lista negra, designación que, a día de hoy, sólo ostentan Irán y Corea del Norte.

LEER: Aumentan las dudas israelíes sobre su confianza en Estados Unidos

Antes de dejar el cargo, el presidente moderado de Irán, Hassan Rouhani, pidió que el sistema financiero cumpliera con las medidas establecidas por el GAFI para reintegrar al país en el sistema financiero mundial. Pero, como han señalado los expertos, ni siquiera la adopción formal de las normas del GAFI impedirá las actividades de blanqueo de capitales de Irán.

La razón es el persistente esfuerzo de las instituciones iraníes por crear puertas traseras y lagunas sistémicas para seguir por el mismo camino. Como dijo un analista: "Teherán ha creado excepciones en los proyectos de ley que le permiten continuar con lo que ha estado haciendo... Los proyectos de ley han creado [métodos] para que Teherán siga financiando el terrorismo y eluda las sanciones".

Las mismas instituciones encargadas de evitar que el sistema financiero de Irán sea una herramienta de actividad ilícita son las que permiten que esta actividad criminal continúe. Las redes ilícitas de gran alcance de Teherán tienen y seguirán teniendo un grave impacto a escala mundial de dos maneras. Al eludir las normas de las sanciones internacionales, el blanqueo de dinero de Teherán socava la principal palanca utilizada contra el régimen iraní. Las cuestiones vitales de la producción nuclear y el apoyo al conflicto en la región no pueden ser influenciadas mientras Irán disponga de amplios recursos para eludir las sanciones.

Y lo que es más importante, las conspiraciones comerciales y monetarias de Irán infunden dinero tóxico a las instituciones y mercados mundiales. En los últimos años, decenas de miles de millones de activos han sido confiscados o designados como resultado de los vínculos con individuos y entidades iraníes. Para proteger la integridad de las redes financieras mundiales, la amenaza iraní debe ser reconocida como lo que es.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIránOriente MedioRegiónSmall Slides

Leila Hamedani es analista política independiente especializada en las relaciones bilaterales entre Oriente Medio y la UE. También colabora con Scoop NZ.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines